El hallazgo de Felipe

sábado, 24 de junio de 2006
Nueva Rosita, Coah , 23 de junio (apro)- Eran casi las siete de la mañana cuando las cuadrillas de rescate salieron de la bocamina En sus rostros había inquietud Para los deudos, fue imposible franquear el cerco policiaco Con miradas suplicantes, observaron el paso de los camiones que transportaban a los rescatistas Media hora después, sonó un teléfono celular en medio del bullicio de las 65 familias Una voz grave dijo: lo tienen Momentos después, llegó el equipo forense que se sumaba a los peritos congregados en los patios de la Mina 8 "Unidad Pasta de Conchos", donde nadie, salvo autoridades y empleados de Industrial Minera México (IMMSA), podían acceder A esa hora se sabia que el día sería asfixiante, como toda la semana en que los casi 50 grados centígrados no fueron suficientes para retirar a más de un centenar de familias que esperaban el hallazgo de tres de sus hombres muertos, por un estallido fatal ocurrido el pasado 19 de febrero, que los mantiene a la expectativa y, aún con cierta esperanza, a pesar del tiempo y de todo La confirmación llegó Cerca de las 11:00, Araceli Muñoz, leyó un escueto comunicado Pero, para entonces, don Gregorio Torres y doña Lucía Reyna, ya estaban enterados de que a Felipe de Jesús, el mayor de sus ocho hijos, lo habían encontrado No lo esperaban Desde el siniestro que cobró la vida de los 65 carboneros en Pasta de Conchos, a ellos siempre se les dijo que Felipe estaba "muy adentro" Los primeros días pensaron que podía estar vivo, pero después, los desengañaron y les llegaron a decir que la explosión fue tan fuerte que quizá ni las cenizas podrían identificar Hoy descubrieron que Felipe de Jesús murió a los 49 años, luego de que una viga le cayó encima A los dos ancianos les duele que su hijo haya muerto antes que ellos La espera de cuatro meses terminó, pero no la marca de la tragedia que enlutó a su numerosa familia Les queda el consuelo de tener ocho hijos más Felipe era el único soltero A las 13:00 horas, una camioneta cerrada, con logotipos de la Policía Ministerial, pasó de prisa, seguida de un convoy de agentes, funcionarios y peritos Vino el reconocimiento y volvió el llanto, como si hubiera sido hoy y no hace cuatro meses cuando perdieron a su primogénito Don Gregorio, el patriarca, evitó más pena En el caserío desprovisto de servicios, reflejo de la pobreza de los trabajadores del carbón, como casi todos los lugares donde no viven los ricos empresarios propietarios de las exploraciones o los directivos de gigantes compañías como Grupo México en esa región, Felipe de Jesús fue velado durante 40 minutos En el panteón Santa Rosa, del municipio de Muzquiz, a 70 kilómetros de Pasta de Conchos, donde viven los Torres Reyna y donde creció y vivió Felipe de Jesús, sus restos fueron depositados ante cientos de personas La jornada fue corta, pero a ellos se les hizo eterna porque era la acumulación de los cinco días de esperanza, los más de cuatro meses de espera y las horas transcurridas desde el hallazgo, hasta que les fue devuelto Las familias solidarias que abandonaron el estacionamiento de la Mina 8, regresaron a su sitio de guardia Los funcionarios judiciales volvieron a sus casas, porque es fin de semana, los rescatistas descansaron, luego de ser vacunados La sorpresiva recuperación del cuerpo de Felipe alentó la esperanza sobre el hallazgo de otros obreros muertos en los cañones y galerías de Pasta de Conchos, a la altura del Diagonal 9, el punto de referencia que se evoca desde hace cuatro meses y que hasta hoy parecía imposible atravesar

Comentarios