Maquillaje de última hora

domingo, 25 de junio de 2006
Casi al final de una campaña desastrosa, los priistas empiezan a ver con esperanza sus últimas encuestas, que igualan a Roberto Madrazo con Felipe Calderón, y apuestan a que ganarán a López Obrador gracias a su voto duro y a la estructura partidista, expone Proceso en su edición 1547 Pero su optimismo se topa con datos duros y nuevos problemas: casi todas las encuestas muestran un escaso crecimiento de tres puntos, y están brotando otros conflictos de los obreros que tradicionalmente apoyaban al partido y que ahora, al igual que el magisterio hace unos meses, rechazan a Madrazo Y es que la CROC ratificó este jueves 22 que dará su apoyo al candidato de la alianza Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, y que hará campaña en contra del panista Felipe Calderón Aún así, hay contento tricolor porque en sus últimas encuestas internas Roberto Madrazo tiene 31 puntos en las preferencias ciudadanas, empatado con Felipe Calderón, y se sitúa a tres puntos de López Obrador, lo que para los priistas representa también un empate técnico Dicho sondeo es similar al que publicó la empresa Demotecnia, que preside María de las Heras, el pasado día 22 en el periódico Milenio, donde el perredista tiene 354% de las preferencias, Calderón 305 y Madrazo 296 Otro ingrediente de la esperanza priista son las encuestas que ellos mismos hacen circular con algarabía: una, del Gabinete de Comunicación Estratégica, que el 14 de junio difundió que mientras Calderón descendía de 36 a 327%, Madrazo subía cinco décimas y pasaba de 226 a 271%; y otra, la de Indemerc-Harris, levantada del 12 al 18 de junio, según la cual Madrazo subió 37 puntos porcentuales y llega al cierre "con grandes posibilidades", refiere Proceso este domingo 25 de junio