Bolivia: Rumbo a la Asamblea Constituyente

lunes, 26 de junio de 2006
La Paz, Bolivia, 26 de junio (apro) - En estos días los electores bolivianos son testigos de los esfuerzos finales de autoridades, partidos políticos y organizaciones sociales para conquistar su voto con innumerables propuestas que van desde ideas inverosímiles hasta planteamientos prudentes, pero que comparten un mismo fin: obtener la más amplia representación posible en la Asamblea Constituyente y decidir así el texto de la nueva Constitución Política del Estado que entrará en vigor antes de que finalice el año 2008 En el debate electoral día a día se conocen planes de cambios en áreas estructurales como la economía y la política, pero también sugerencias para legalizar los matrimonios gay, autorizar el aborto, imponer la pena de muerte, abolir el servicio militar obligatorio, cambiar los símbolos patrios, instaurar el uso obligatorio de idiomas nativos (quechua y aymara) en los funcionarios estatales, eliminar el carácter oficial de la religión católica; incluso, elegir a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia mediante el voto popular, con campañas y propagandas incluidas El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Héctor Sandoval, calificó como "desastrosa" esa última propuesta, al declarar que "sería inconcebible ver a un juez haciendo campaña" Su afirmación es apenas una de miles que se han registrado desde que el pasado 1 de mayo se inició la propaganda electoral, que deberá expirar el 29 de junio para que tres días después, el domingo 2 de julio, los bolivianos acudan a las urnas y decidan lo que el analista Carlos Cordero denomina como "un nuevo pacto social para las próximas décadas" "Punto de quiebre" La efervescencia de las declaraciones de los involucrados en el debate electoral contrasta, sin embargo, con lo que todos los medios de información han identificado como la "apatía" de los electores, que lindante con la indiferencia, se ha limitado a seguir las polémicas entre contrincantes políticos a través de la radio, la prensa y la televisión Las tradicionales concentraciones y "actos de masas" han desaparecido Carlos Cordero cree que una elección nacional, una elección municipal, un referéndum, una elección de prefectos y cuatro presidentes de la República en apenas tres años pueden haber "desgastado" el ánimo de los votantes Para otro analista, Marcelo Varnoux, "poca gente sabe lo que puede hacer una Asamblea (Constituyente), y la misma confusión existe en los partidos", mientras que para la politóloga Jimena Costa "las campañas se han concentrado en ámbitos locales y regionales, antes que nacionales" En lo que sí coinciden los tres analistas es en que la Asamblea Constituyente marcará "un punto de quiebre" en la historia contemporánea de Bolivia para dar luz a un nuevo Estado, diferente al que dibuja hasta el presente la actual Constitución Política del Estado, vigente desde 1967, y apenas remozada con un grupo de reformas parciales aplicadas el 2005 Un total de 3 millones 723 mil 368 personas están habilitadas para votar el domingo 2 de julio, es decir el 499 por ciento de la población, que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas, llega a 8 millones 274 mil 325 Según la Constitución Política del Estado, los bolivianos pueden votar a partir de los 18 años de edad Los ciudadanos tomarán dos decisiones cuando acudan a las urnas: en una papeleta votarán para elegir a los representantes a la Asamblea Constituyente y en otra deberán marcar "sí" o "no" a la vigencia de las Autonomías Departamentales Esta segunda votación tiene el carácter de referéndum En la votación para la Constituyente se elegirán a 255 asambleístas, 210 de ellos en las 70 áreas territoriales establecidas por la Corte Nacional Electoral (dos por la primera mayoría y uno por segunda mayoría) y 45 en los 9 departamentos en que está organizada Bolivia (cinco por cada uno, de los cuales dos corresponderán a la mayoría y uno a la segunda, tercera y cuarta fuerza, respectivamente) La Corte Nacional Electoral entregará credenciales a los constituyentes electos el 1 de agosto y la Asamblea Constituyente se instalará en Sucre el 6 de agosto, día en que se recuerda la fundación de Bolivia De acuerdo con la Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente, este órgano tiene la misión de "efectuar una reforma total de la Ley Fundamental del Estado Boliviano" La Asamblea Constituyente sesionará por un periodo no mayor a un año y aprobará el texto de la nueva Constitución Política del Estado con dos tercios de votos Concluido este trabajo, el gobierno convocará a un referéndum constituyente en el que los votantes decidirán si aceptan o rechazan la carta magna Si triunfara el rechazo, continuará en vigencia la actual En el referéndum sobre las Autonomías Departamentales, en tanto, los ciudadanos deberán responder con un "sí" o "no" a la siguiente pregunta: "¿Está usted de acuerdo, en el marco de la unidad nacional, en dar a la Asamblea Constituyente el mandato vinculante para establecer el régimen de autonomía departamental, aplicable inmediatamente después de la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado en los departamentos donde este referéndum tenga mayoría, de manera que sus autoridades sean elegidas directamente por los ciudadanos y reciban del Estado Nacional competencias ejecutivas, atribuciones normativas administrativas y los recursos económicos financieros que les asigne la nueva Constitución Política del Estado y las Leyes?" El resultado del referéndum sobre las Autonomías Departamentales, según la Ley que lo convocó, tiene un carácter "vinculante" a la Asamblea Constituyente Esto significa que los constituyentes deberán incorporar en la nueva Constitución la decisión del electorado Los Departamentos donde gane el "sí" por simple mayoría de votos accederán al régimen de las autonomías departamentales inmediatamente después de la promulgación de la nueva Constitución Los protagonistas Según la Corte Nacional Electoral, 25 partidos y agrupaciones ciudadanas participarán en las elecciones para la Asamblea Constituyente con 2 mil 124 candidatos A diferencia de las elecciones nacionales del 18 de diciembre de 2005, hasta hoy ninguna empresa especializada ha realizado una encuesta nacional sobre la intención de voto, por lo que no existen referencias de posibles resultados Sin embargo, según el analista Cayetano Llobet, es "altamente probable" que se registren porcentajes de votación similares a los de las últimas elecciones, cuando el Movimiento al Socialismo (Mas), partido del actual presidente de la República, Evo Morales, alcanzó un 537 por ciento de los votos, seguido de Poder Democrático y Social (Podemos) con el 285 por ciento y el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) con un 64 por ciento de la votación "Creo que es altamente probable porque los únicos cambios políticos significativos en los últimos cinco meses, desde la posesión de Evo Morales como presidente de la República el 22 de enero, han sido cambios a favor de la imagen del primer mandatario", dice Llobet, quien cita medidas gubernamentales como una drástica reducción del gasto gubernamental, la nacionalización del gas y el petróleo, y la "revolución agraria" como disposiciones que "por tener matices populistas" han mejorado sustancialmente la imagen presidencial Voceros de Podemos, el principal partido opositor liderado por Jorge Quiroga, expresidente de la República y candidato derrotado en las elecciones de diciembre, afirman que, incluso, si un partido obtuviese una mayoría superior al 50 por ciento de los votos en la elección del 2 de julio, el sistema de elección de los asambleístas, que otorga representantes a ganadores y perdedores, "evitará la existencia de una fuerza hegemónica en la Asamblea Constituyente, obligando a pactar acuerdos y no a imponer fórmulas" El Mas también considera esa posibilidad, pero para enfrentarla concibió una estrategia política que sus adversarios califican como "antidemocrática", la cual consiste en presentar a sus candidatos en fórmulas de otros partidos que esperan obtener un segundo lugar en las áreas territoriales de votación Según la normativa electoral, un área territorial (de las 70 en todo el país) elige a tres representantes a la Asamblea Constituyente, dos por la fórmula ganadora y uno por la perdedora El Mas espera obtener dos representantes ganadores con su sigla y un tercero con la fórmula que obtenga el segundo lugar, pero que presente candidatos leales al oficialismo Los temas El debate electoral sobre las decisiones que debe adoptar la Asamblea Constituyente se ha dividido en dos temas fundamentales: el modelo económico y la estructura del Estado Sobre el primero el Mas plantea, según sus documentos oficiales, "la liquidación del neoliberalismo" y la implantación de un sistema "solidario" donde el Estado sería el principal protagonista, es decir como dueño de todos los recursos naturales, partícipe mayoritario de toda la cadena productiva, regulador del mercado y distribuidor de la riqueza hacia los sectores desposeídos para que, en un plazo de cinco años, la pobreza disminuya de 63 a 49,7 por ciento en el 2011 Podemos y otras fuerzas de la oposición, con diferencias de tono, no creen que sea conveniente retornar a un modelo estatista y, por el contrario, son partidarios de mayor apertura a la inversión extranjera, más libertad a las fuerzas del mercado e integración plena del país al circuito económico mundial a través de un Tratado de Libre Comercio (TLC), aunque también apuntan a una mejor distribución de los excedentes económicos en favor de los sectores más pobres Respecto a la estructura del Estado el Mas propone que, además de los tres poderes establecidos (Legislativo, Ejecutivo y Judicial), se cree un "cuarto poder", denominado "Poder de Control Social", a través del cual los sectores populares tengan la potestad de fiscalizar a los otros poderes Sus principales adversarios creen que debe otorgarse mayor "capacidad de decisión y participación" a los sectores sociales más postergados, pero bajo un modelo democrático de respeto a las mayorías y minorías En relación al referéndum para las autonomías departamentales, el presidente Evo Morales declaró que votará por el "no" "No quiero mentir Jamás vamos a manejarnos con propuestas bajo la manga Quiero decir con mucha sinceridad Yo quería apostar a que en todo el pueblo boliviano gane la autonomía Después de ver, en estos cuatro o cinco meses de presidente, cómo manejan los prefectos la autonomía me he quedado decepcionado (Ellos) quieren una autonomía para la burguesía Sólo quieren una autonomía para los ricos y no para los pueblos compañeros Entonces no sirve para nada No sirve para los bolivianos", dijo El voto por el "sí" a las autonomías departamentales es apoyado en Bolivia principalmente por los departamentos productores de gas y petróleo (Santa Cruz, Tarija y Sucre) que esperan mejores beneficios económicos Cuentan con el apoyo de otros departamentos tradicionalmente olvidados por el poder central (Pando y Beni) y por numerosos sectores sociales que desde hace décadas luchan por la descentralización y la autonomía En los departamentos del occidente del país (La Paz, Oruro, Cochabamba y Potosí) el respaldo al "sí" es menos evidente, pero tampoco ha sido cuantificado con precisión desde el punto de vista estadístico "La verdadera beligerancia llegará una vez que se instale la Asamblea Constituyente y se vaya gestando el intento de refundación del país", afirma la analista Jimena Costa, para quien en esta época preelectoral "apenas se han perfilado las posiciones de los actores políticos, que sí actuarán con mayor ímpetu cuando, tras el resultado de las urnas, cuantifiquen su presencia en la Constituyente" En sus últimos comentarios sobre lo que el gobierno y el Mas esperan de la Asamblea Constituyente, el presidente Morales afirmó que una de las principales tareas de ese órgano deliberativo será cambiar lo que denomina como "las leyes neoliberales" "De un sopapo vamos a cambiarlas", advirtió "Con las elecciones nacionales hemos ganado el gobierno, pero todavía no hemos ganado el poder El poder para el pueblo, para eso es la Asamblea Constituyente", dijo Morales, marcando el tono de la etapa previa a la elección de constituyentes y al referéndum sobre las autonomías departamentales que el próximo domingo 2 de julio volverán a concentrar sobre Bolivia las miradas del mundo

Comentarios