El manicomio de afuera

lunes, 26 de junio de 2006
México, D F, 26 de junio (apro)- El director de escena Noé Lynn y la escritora y periodista Susana Cato han unido sus esfuerzos con la Casa del Teatro para revivir el proyecto de Teatro Clandestino, con la puesta en escena de El manicomio de afuera, obra que aborda el tema coyuntural de las elecciones y que se estrenó el pasado 10 de junio para concluir su primera temporada precisamente el domingo 2 de julio, día de las elecciones Teatro Clandestino surgió en 1995 en un momento de grave crisis política, social y económica en México, y fue definido por Vicente Leñero como "un teatro de urgencia" Fue así como surgieron una serie de montajes (Las cenizas del poder, Los ejecutivos, Todos somos Marcos, etc) que abordaron conflictos coyunturales del país en el momento en que estaban ocurriendo, en un abordaje casi periodístico "Un teatro de reflejo" Tal es el caso de El manicomio de afuera, texto que plantea como escenario donde se dirimirá el futuro de México no las urnas, ni el IFE o el TRIFE, tampoco la Presidencia de la República, sino un manicomio, como una forma de exorcizar el fraude electoral La actriz Thais Valdés, gran figura del cine cubano contemporáneo (Nada, Alicia en el país de las maravillas, entre otras) y residente en nuestro país desde hace tres años, es la protagonista, junto con Rogelio Guerrero, de este montaje que --afirma-- "me ha permitido conocer la situación política que se está viviendo en México, experimentarla como mujer, como ser humano y como actriz" Thais se dice comprometida con México, por lo que le ha gustado mucho involucrarse y apostar desde la escena por el país Como ciudadana de una nación a la que se le ha acusado de falta de democracia, de ausencia de elecciones reales, Thais tiene la posibilidad de ofrecer una visión doblemente crítica de los procesos electorales que vive México Desde esta perspectiva, Valdés considera que el principal valor de la obra de Susana Cato está en la invitación a tomar una postura y participar en el destino del país: "Tanto en Cuba, donde las elecciones están encausadas siempre hacia una misma dirección, como en México, donde la democracia es joven, tenemos que comprometernos, dejar a un lado la apatía y votar por la persona que decidas a partir de una opinión, un criterio "En Cuba también hay mucha apatía política por diferentes razones, y creo que siempre es importante, desde la posición que nos toque vivir, en este caso nosotros como artistas, promover que la gente tenga una opinión y la manifieste con seguridad y libertad, y si hay cosas que cambiar más adelante pues que se haga, pero que no haya apatía", afirma la actriz Las acciones de la obra ocurren en el interior de un manicomio, donde dos seres perturbados se dan cuenta de que afuera está ocurriendo un proceso electoral, por lo que se cuestionan el significado del voto hasta que dos "mapaches" electorales ingresan a su celda con urnas robadas para llenarlas con boletas a favor de un partido determinado Por un momento, el espectador no sabe dónde está la verdadera locura, ya que cada uno de los personajes sufre su propio encierro, esté dentro o fuera del manicomio "Por eso, la obra propone que cada cual tenga la libertad de manifestarse Este tipo de trabajo es de lo mejor que puede hacer el teatro, una forma atractiva y explícita de que el público tenga otra visión de la realidad, mucho mejor que los spots de la televisión", agrega Valdés De esta forma, el público puede disfrutar en forma breve (40 minutos), pero intensa y honesta, la obra de Cato Después de sus presentaciones en la Casa del Teatro, El manicomio de afuera realizará una breve temporada en el Teatro Sergio Magaña, a finales de julio

Comentarios