En un 10 % de los casos, la hepatitis B se convierte en crónica

martes, 27 de junio de 2006
* Puede desencadenar cirrosis hepática e, incluso, cáncer de hígado México, D F, 26 junio (apro-Notiese)- La hepatitis B es una infección que en el 10 por ciento de los casos se convierte en crónica, lo que puede desencadenar cirrosis hepática e, incluso, cáncer de hígado La presencia de este tipo de virus suele pasar inadvertida, pues sus síntomas se confunden con los de otros padecimientos, pero el individuo que la porta es capaz de transmitirla por medio de sus secreciones corporales Las personas que viven con VIH/sida están particularmente expuestas a la hepatitis B, pues ambas infecciones comparten las vías de transmisión, como la sexual y la sanguínea De acuerdo con el doctor David Kershenobich, investigador de la Unidad de Medicina Experimental de la Facultad de Medicina de la UNAM, entre dos y 16 por ciento de la población mexicana ha estado expuesta a la hepatitis B La tasa varía de acuerdo con el grupo poblacional al que pertenece la persona, donde los profesionales de la salud se encuentran en los primeros lugares de riesgo No todos aquellos que adquieren la hepatitis B la desarrollan de manera crónica En 90 por ciento de los casos la inflamación del hígado se resuelve de manera natural, pues el organismo es capaz de producir anticuerpos que acaban con la infección No obstante, el 10 por ciento restante no logra eliminar al virus, por lo que su infección se torna crónica Esto facilita que el hígado desarrolle fibrosis, cirrosis o cáncer En el caso de las personas que viven con VIH/sida existe una alta tasa de coinfección con hepatitis B Luis Adrián Quiroz, de la organización civil Derechohabientes Viviendo con VIH/sida del IMSS (DVVIMSS), afirmó, en entrevista, que "en Estados Unidos hay una gran incidencia, sobre todo en San Francisco y Nueva York, de coinfección de hepatitis B y VIH; la relación prácticamente es de uno a uno" El activista estima que la situación en México puede ser muy parecida Por su parte, el doctor Kershenobich dijo que la prevalencia de hepatitis B en la población mexicana está alrededor de 04 por ciento, aunque es importante acotar que "los datos con los que contamos no son completamente sólidos Los casos están empezando a aparecer, sobre todo con el advenimiento de nuevos medicamentos, pues el paciente ha ido adquiriendo la responsabilidad de detectar al virus" En cuanto a las personas que viven con VIH, el médico explicó que sí se encuentran en particular vulnerabilidad ante la hepatitis B en dos sentidos "Puede ser que el paciente ya tenga la infección por VIH o el sida, lo que debilita su sistema inmunológico y así contrae la hepatitis B, pero también es importante considerar que las vías de transmisión son las mismas" Esto significa que puede haberse adquirido ambos virus al mismo tiempo El de la hepatitis B es un virus altamente contagioso que puede transmitirse por sangre, saliva, fluidos sexuales, orina y prácticamente cualquier secreción corporal Por ejemplo, si a una persona se le diagnostica hepatitis B, su núcleo familiar se debería realizar pruebas para detectar el virus, pues la simple convivencia en el hogar puede propiciar el contagio Opciones terapéuticas Luis Adrián Quiroz señala que, en México, el examen para detectar hepatitis B no se ha adoptado como un examen de rutina, ni siquiera para las personas a las que se les detecta el VIH "Hay que empezar a exigir un examen de rutina, pero también hay que ir por la prevención", dice El doctor Kershenobich coincide en que "todos los enfermos que están inmunosuprimido, llámese VIH, cáncer o cualquier enfermedad crónica, deberían estar vacunados contra hepatitis B y A Lo que más les conviene es prevenir todo lo que pueda prevenir desde el punto de vista infeccioso" A pesar de que la vacuna contra la hepatitis B existe desde hace más de 20 años, la vacunación universal en México inició apenas en 1999 Aunque esto significa que ya hay 14 millones de niños inmunizados contra la infección, no se han implementado estrategias para cumplir con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, de que se vacune a la totalidad de la población Ante la escasez de vacunación, las pocas pruebas de detección realizadas, la facilidad con que se contagia la infección y su difícil identificación por medio de sus síntomas ?que pueden llegar a confundirse con una gripe--, la hepatitis B crónica requiere de un tratamiento específico que evite su desarrollo hacia afecciones serias del hígado Hasta hace poco, el tratamiento utilizaba el principio del interferón, una proteína naturalmente producida en el cuerpo para luchar contra los virus activando el sistema inmunológico Su objetivo fundamental es mejorar la respuesta inmune del individuo para tratar de eliminar el virus Estos medicamentos se administran por vía parenteral; es decir, son inyectados, y a decir del investigador, "son útiles, pero se acompañan de efectos secundarios, como la disminución de los glóbulos blancos" Por ello, se desarrolló una nueva clase de medicamentos, análogos de nucleósidos, que inhibe la polimerasa, enzima del virus, con lo que logran bloquear la información que transporta el ADN del virus y evitan así que éste se replique Entre estos tratamientos, el primero disponible en México es Hepsera, del laboratorio GlaxoSmithKline, cuyo principio de acción no es mejorar la capacidad inmunológica, sino detener la replicación del virus "Este tipo de medicamentos son muy útiles porque no dependen necesariamente de la respuesta inmune de la persona", detalló David Kershenobich "Por ejemplo, una persona con VIH, que ya tiene comprometido su sistema inmune, al tomar este medicamento bloquea directamente al virus de la hepatitis B Además tiene la ventaja de que se administra por vía oral y no tiene efectos secundarios importantes" Al no alterar la cantidad de glóbulos blancos, como lo hace el otro tipo de medicamentos, Hepsera es más conveniente para tratar la hepatitis B en alguien que ya viva con VIH Al ser un tratamiento a largo plazo (que debe tomarse durante uno, dos o más años), éste fármaco también resulta favorable pues no interfiere con los tratamientos antirretrovirales, sino que los complementa, consideró el médico Hepsera ya está disponible en México La Secretaría de Salud lo registró desde el 6 de febrero de 2005 y acaba de ser incluido en el Cuadro Básico de Medicamentos del Sector Salud el 25 de mayo pasado, lo que facilitará su acceso a la población que lo requiere a través de los servicios públicos de salud "Es muy bueno que ya exista esta opción para la población asegurada, y por ello es importante agilizar la compra por el sector salud, para facilitar su acceso a los pacientes, para el beneficio para todos", subrayó Luis Adrián Quiroz "Se necesita una prueba específica para detectar la hepatitis B, pero no está tan al alcance ni la ofertan los servicios de salud En el país no hay una estructura de atención específica para esta infección", concluyó

Comentarios