El código Da Vinci

lunes, 5 de junio de 2006
México, D F, 5 de junio (apro)- Poco importó que las primeras críticas la destrozaran o que diversas facciones de la comunidad católica lanzaran consignas en su contra Desde el pasado 19 de mayo, la gente atiborró las salas cinematográficas para presenciar el tan popular fenómeno literario convertido en película: 77 millones de dólares sólo en la taquilla estadunidense Aunque, desgraciadamente para los productores de la cinta, la versión cinematográfica de El código Da Vinci se vio opacada por la cinta X -Men 3: La última batalla, la cual se colocó como la cuarta película más taquillera de la historia en un fin de semana con 104 millones de dólares en Estados Unidos El revuelo causado por la polémica en torno al libro y la gran expectativa de ver en pantalla a Tom Hanks y Audrey Tauttou dirigidos por Ron Howard acrecentaron el morbo y las ganas de ver en pantalla un tema tabú: el matrimonio de Jesús y María Magdalena, cuya descendencia, según el libro, vive hasta nuestros días Los canales culturales de televisión de paga, como The History Channel o National Geiographic, también aprovecharon la oportunidad para lanzar diversos DVD dedicados a explorar el misterio Inclusive, un par de historiadores (Michael Baignet y Richard Leigh) intentaron ganar una demanda por plagio --que puso en peligro el estreno de la cinta-- argumentando que Dan Brown había robado las ideas centrales de su obra El enigma sagrado ("Holy Blood, Holy Grail"), alegato que, por supuesto, perdieron El código Da Vinci también generó unión entre miembros de la comunidad católica Por ejemplo, los obispos estadunidenses (Catholic Comunication Campaign) se unieron para lanzar en la web el sitio wwwjesusdecodedcom, el cual está dedicado a aclarar los supuestos planteados por El código, como la cuestión del matrimonio de Jesús, su decencia, el papel del Opus Dei (congregación de la que se proyecta una imagen negativa en la cinta), o bien, cuestiones relacionadas con historia del arte que supuestamente son erróneas La conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) no se quedó atrás, y alertó a los feligreses de falsedades y ataques a la Iglesia Por su parte, el director Ron Howard comentó a la prensa que los detractores utilizan la historia de pretexto para hacer escuchar sus ideas El mismo Tom Hanks fue un poco menos expresivo, y sólo comentó que quien se sintiera ofendido, que no la viera ¿Dan Brown, El Código y Shakespeare? Para el actor Alfred Molina, tanto el libro como la película El código Da Vinci, que tanta polémica han causado en el mundo católico, son tan sólo una obra de ficción, construida con la misma esencia que Shakespeare y demás autores de ficción utilizan, y que, como tal, está abierta a la interpretación de los espectadores "Dan Brown --comenta Molina-- nunca ha dicho que la historia sea verdad, lo que ha dicho es ?que tal si hubiera pasado?, que es lo que toda buena ficción hace, de eso está fabricada; lo hizo Shakespeare Toda ficción está conformada por una serie de elementos que encienden tu imaginación" Molina niega que las críticas del Vaticano tuvieran algún impacto durante el proceso de la película, porque las filmaciones suelen ser muy herméticas y su trabajo no era controversial o peligroso "No hacíamos una cinta condenando al catolicismo, era una obra de ficción", agrega "La forma en que reacciona la gente es algo muy personal Los temas de la sociedad secreta o el Santo Grial, no son históricamente significativos, sino que son depositarios de nuestros deseos y nuestra imaginación Y los llenamos con lo que nosotros deseamos que sean", señala Alfred Molina interpreta al obispo Aringarosa, miembro del Opus Dei, un personaje que fue definido por el actor como: capaz de hacer el mayor bien, así como el mayor mal Tanto en la cinta como en el libro, el obispo intenta por todos los medios necesarios, evitar que los secretos detrás del código sean revelados al mundo Con respecto al libro de Dan Brown, Molina declaraque le parece un gran page turner, una historia muy bien estructurada, la cual disfrutó muchísimo; pero admite que en un principio no leyó el libro por placer, sino para saber si la historia podía convertirse en película, de ser así, él debía estar preparado Y así fue, sólo que en sus planes, él interpretaría al personaje que le tocó a Tom Hanks