Las botas nostálgicas

lunes, 5 de junio de 2006
Buenos Aires, 5 de junio (apro) - "Las Fuerzas Armadas representan a la oligarquía Las familias ricas siempre tuvieron un hijo cura, otro juez y otro milico (militar) Si no tuviera esperanzas de cambiar esto estaría en mi casa haciendo dulces", dice Hebe de Bonafini, la emblemática presidenta de las Madres de Plaza de Mayo En entrevista con Apro, Bonafini ya no cree que el ruido de las botas golpee a las instituciones argentinas, aun cuando un puñado de nostálgicos --civiles y militares-- se empeñe en reivindicar a la dictadura y a sus métodos de represión, con toda su gama de violaciones a los derechos humanos a cuestas, robo de bebés y su secuela de 30 mil desaparecidos "Son manotazos de ahogado", dice Bonafini Estos nuevos "manotazos" partieron de los brazos de tres mil personas --entre ellos cientos de militares retirados y un puñado en actividad-- que participaron, a fines de mayo, en la céntrica Plaza San Martín de Buenos Aires, en un acto de homenaje a las víctimas de la guerrilla que asoló el país en los años 70 Pero la reunión se transformó en un foco político de protestas y críticas contra el gobierno del presidente Néstor Kirchner Allí, desde un palco, el general retirado Miguel Giuliano dijo que, desde el regreso de la democracia en 1983, "las víctimas del terrorismo han sido las grandes olvidadas", y acusó sin nombrarlo al gobierno de tener "memoria subjetiva y hemipléjica" y utilizar el tema de los derechos humanos "con fines de revancha y cálculo político" Más aún: reivindicó a los represores de la dictadura, a los que llamó "camaradas que están siendo perseguidos, sufriendo el escarnio" Cerca del palco, un periodista de América TV que cubría el acto, era agredido a golpes por un grupo de hombres y mujeres al grito de "andáte zurdo", mientras uno de los asistentes --al notar que la escena estaba siendo filmada-- guiñaba un ojo a los agresores, afirmando con ironía que "estamos en democracia" y todos tienen derecho a expresar su opinión, aun el reportero, quien terminó con varios golpes en su cuerpo El coronel retirado José Luis García, secretario general del Centro para los Militares para la Democracia (CEMIDA), una entidad que aglutina a miembros de las fuerzas armadas que se opusieron a la dictadura, dice que esta "fue una reunión de exmiembros del régimen Fueron a rendir un homenaje a lo que ellos llaman víctimas de la subversión Pero fue un pretexto La causa real era expresar de alguna manera un resentimiento porque dicen que no le reconocen el sacrificio de asesinar a 30 mil personas Y esto es una barbaridad", señala en entrevista con Apro "No les tengo miedo" El acto cívico-militar dejó secuelas evidentes: cincos oficiales en actividad --tres capitanes y dos tenientes-- fueron sancionados con arrestos de entre 20 a 40 días Todos ellos pertenecen a la Compañía 601, cuyo jefe también fue sancionado por no haber impedido el accionar de sus subordinados Seis días después, el propio presidente Kirchner fue el encargado de contestarles: "No les tengo miedo" Ese fue el escueto mensaje que envió desde el Colegio Militar de la localidad bonaerense de El Palomar con motivo del Día del Ejército "Quiero que quede claro que, como presidente, no tengo miedo ni les tendré miedo; que queremos el ejército de (el general y padre de la Patria José de) San Martín () y no de aquellos que asesinaron a sus propios hermanos, que fue el de (los exdictadores Jorge) Videla, (Leopoldo), Galtieri, (Roberto) Viola y (Reynaldo) Bignone" "Hubo acciones y palabras rayanas con la apología del delito al reivindicar el terrorismo de Estado", indicó Kirchner, al referirse al acto de Plaza San Martín Pero mientras Kirchner hablaba, se escuchaba una voz femenina que gritaba: "Eso no es así" Era Cecilia Pando de Mercado, esposa del mayor del ejército Rafael Mercado, pasado a retiro por las reiteradas críticas públicas de su mujer hacia el gobierno La mujer intentó en vano acercarse al palco, pero fue disuadida por agentes de seguridad Pando cobró notoriedad cuando, en un reportaje televisivo, dijo que estaba de acuerdo y reivindicaba en un todo el accionar represivo de la dictadura Cuando su entrevistador le preguntó si reivindicaba incluso el robo de más de 600 bebés hijos de desaparecidos, la mujer no dudó en contestar en forma positiva Esta no era la primera vez que Pando interrumpía al presidente Lo había logrado el 8 de marzo pasado en la casa de gobierno cuando se recordaba el Día Internacional de la Mujer Ese día interrumpió el discurso presidencial para denunciar que Kirchner había dejado sin trabajo a su marido militar Ahora, Pando subió la apuesta: "Los terroristas están en el gobierno", dijo tras las críticas presidenciales Pero ese no fue el único hecho que enturbió la relación cívico-militar Cuando el presidente hablaba, un grupo de oficiales se retiró del acto El diputado Carlos Kunkel (justicialismo, en el gobierno) identificó a uno de esos oficiales como el teniente coronel Jorge Videla, hijo del exdictador Jorge Rafael Videla, actualmente bajo arresto domiciliario y quien encabezó el golpe militar del 24 de marzo de 1976 "Creo que el teniente coronel Videla se retiró del palco sin autorización y pudo incurrir en una falta militar", dijo el legislador Otros oficiales le dieron la espalda al presidente durante el discurso El coronel retirado García, del CEMIDA, opinó: "Yo me pregunto si al hijo de Hitler le hubiesen dejado estar a pocos metros del presidente alemán de posguerra Y aquí, al hijo de Videla le permitieron compartir el palco con Kirchner Entonces, el hijo (del exdictador) se levanta y se va murmurando contra el presidente, y un grupo de amigos le da la espalda (al mandatario) y expresa su disconformidad Aquí hubo fallas que no tienen explicación racional Las organizaciones incurrieron en una ineptitud total porque no se puede dejar entrar a personas que uno sabe que irán a abuchear al presidente", señaló García agregó: "Kirchner perdió la paciencia y dijo cosas que estuvieron fuera de lugar ¿A quién no le tienen miedo? El Ejército quiere olvidarse de ese proceso horrible, asesino, y está haciendo ahora buena letra Han quedado algunos, los hijos de manzanas podridas que no hay que dejar que subsistan Pero no puede enojarse con el resto" La oposición también criticó al presidente Federico Pinedo, del derechista Propuesta Republicana (PR), dijo que "el jefe de Estado no tiene que hacer que sus subordinados se sientan parias en su propia tierra", mientras Ernesto Sanz (Unión Cívica Radical,/UCR socialdemócrata) sentenció: "El presidente no tiene razón para decir que no tiene miedo porque no hay militares complotando" Para el exministro de Defensa, Horacio Jaunarena (UCR), "hay malestar" en las fuerzas armadas por "la visión sesgada" de la época de la represión Aclaró, sin embargo, que "de ninguna manera esto implica un riesgo institucional" Fuentes militares citadas por el conservador diario La Nación dijeron que "muchos oficiales se sintieron molestos con la dureza del discurso presidencial" Para el analista Fernando Laborda, "la dureza del discurso fue () un ejemplo más de una política militar condicionada por objetivos vinculados con la construcción de poder político personal Si de cara a los comicios del año próximo el propósito de Kirchner es consolidar un polo de centroizquierda, sus exhibiciones de fuerza ante los militares podrían llegar a serle de utilidad", escribió el analista Kirchner selló una alianza con los organismos de derechos humanos, con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo a la cabeza, para revisar el pasado y juzgar a los represores de la dictadura, logrando la nulidad de las leyes de perdón (Obediencia Debida y Punto Final) que en 1986 pusieron fin a los juicios por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura Un día después del acto cívico-militar en Plaza San Martín, Kirchner reunió a decenas de miles de personas en la histórica Plaza de Mayo para conmemorar un nuevo aniversario del Día de la Patria En el palco, junto a él, estaban las principales dirigentes de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo En su discurso, el presidente dijo que en la plaza estaban los 30 mil desaparecidos por la dictadura Bonafini fue una de las dirigentes que estuvieron en el acto En entrevista con Apro dice no preocuparse por estos "nuevos manotazos de ahogado" de los nostálgicos de la Junta Militar "Ellos perdieron; nosotros hemos vencido al verdugo Ellos no pueden salir a la calle; todos los condenan y repudian Estos son manotazos de ahogado, no una escalada", dice Juicios y liceos El ruido de las botas militares que durante varios días replicaron en Argentina coincidió con dos hechos que no pasaron desapercibidos por la sociedad Primero, el proyecto de reforma en los planes de estudio de las fuerzas armadas que, en un primer momento, incluyó el cierre de los liceos militares Segundo, el inminente inicio de los primeros juicios orales contra represores "Los proyectos me parecen fantásticos Hay que reformar el código de justicia militar y los planes de estudio Hay que hacer a los militares más humanos, no tan salvajes A ellos los prepararon para torturar Es una cosa extraordinaria que se cierren los liceos, que estudien en la universidad como todos", dice Bonafini Sin embargo, el cierre de los Liceos fue dejado de lado por ahora de los planes oficiales, según anunció el gobernador de la provincia andina de Mendoza, Julio Cobos, tras reunirse con el presidente El mismo Cobos estudió en un liceo militar La polémica se enmarca en el comienzo, en este mes, de los primeros dos juicios orales contra represores de la dictadura, tras la derogación de las leyes de perdón Los dos primeros en ser juzgados serán dos expolicías: Miguel Etchecolatz y Julio Simón, alias el Turco Julián, uno de los más sanguinarios torturadores de la dictadura Etchecolatz era director de Investigaciones de la temible policía bonaerense y, como tal, era "amo y señor" de ocho centros clandestinos de detención Se le acusa de seis desapariciones Su juicio se inicia el 20 de junio en la ciudad de La Plata, 60 kilómetros de Buenos Aires En otra causa, por apropiación de bebés, fue condenado a siete años de prisión Ocho días después comenzará en un juzgado de la capital el juicio a Simón por el secuestro, tortura y homicidio de un matrimonio que permanece desaparecido El Turco Julián torturó y mató a detenidos-desaparecidos en el campo de concentración bonaerense El Olimpo, donde sus víctimas lo señalaban como un nazi y un sádico Otros cientos de militares y policías aguardan su turno para sentarse en el banquillo Los cálculos sitúan la cifra en un millar "Si no tuviera esperanza --dice Bonafini-- estaría en mi casa haciendo dulces"

Comentarios