Fascistas hablando de fascismo

martes, 6 de junio de 2006
México, D F, 5 de junio (apro)- Manuel Espino, quien cobra cada mes 105 mil 318 pesos con 96 centavos como presidente del Partido Acción Nacional (PAN), es un personaje que sorprende, pero no por su deslumbrante inteligencia, sino por su desparpajo para las banalidades y, a menudo, para los exabruptos que revelan su fanática personalidad La más reciente desmesura de Espino, que en el lenguaje de los peinadores políticamente correctos implicaría un desafío al estado de derecho y a las instituciones nacionales --un peligro para México, pues--, fue descalificar al Instituto Federal Electoral (IFE) por multar al PAN por la violación del expresidente español José María Aznar a la Constitución de México, al hacer proselitismo a favor de Felipe Calderón "El IFE se pasó de la raya", clamó el iracundo Espino y, aunque consideró la multa de 150 mil pesos una bicoca, le pareció "peligroso" --otra vez el peligro tan anidado en las mentes extremistas-- "ponerle un bozal" a tan ilustre personaje y a otros exmandatarios que emitan opiniones sobre asuntos internos de México "Eso es caminar en reversa, eso es asumir atribuciones que ni en los tiempos del fascismo asumían quienes regulaban procesos electorales", exclamó, el viernes 2, el presidente nacional del PAN, alguna vez un partido respetable por el nivel cultural y la coherencia de sus líderes Lo novedoso en la manifestación de Espino no es su ya habitual ignorancia sobre la historia y los regímenes políticos --como si en dictaduras fuera posible celebrar elecciones libres--, sino que hable de fascismo quien lo representa y está al frente de un partido que depuso principios por una cruzada de odio, y que olvidó su historia de búsqueda democrática para volverse prisionero de los mismos intereses que repudió Al emitir juicios sobre la sanción del IFE a su partido, el señor Espino olvida, entre otras cosas, que todavía está vigente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cuyo artículo 33 es inequívoco: "Los extranjeros no podrán de ninguna manera inmiscuirse en los asuntos políticos del país" Y eso fue exactamente lo que hizo Aznar al expresar, el 21 de febrero, que el candidato presidencial de la extrema derecha de México debía ser sucesor de Vicente Fox: "Espero, deseo, que Felipe Calderón sea el nuevo presidente de México, por el bien de los mexicanos y por el bien de este país" Si a Espino no le gusta tal artículo, como a mí no me gusta precisamente porque --coincido con él-- inhibe la libre manifestación de las ideas, tuvo oportunidad como diputado de presentar una iniciativa para reformarlo, y no lo hizo, al contrario de su candidato Calderón, quien tuvo la puntada de proponer, en una de sus escasas participaciones en la tribuna de la Cámara de Diputados, cambiar el nombre oficial de los Estados Unidos Mexicanos y llamarlo sólo México Pero tras los reclamos de esa expresión, que en la Secretaría de Gobernación pasó desapercibida, Espino dijo que en el PAN no "lloriqueaba" por otras intervenciones en los asuntos mexicanos, como la también insolente intervención de funcionarios del gobierno de Venezuela con perredistas afines Ahora Espino, el fascista, habla de fascismo en el IFE, aunque sigue siendo omiso en la abierta intervención en asuntos mexicanos de otro español, por cierto pupilo de Aznar, Antonio Solá, en el entrenamiento a Calderón y que cobra de los dineros que recibe el PAN por prerrogativas El ocultamiento de Solá es otra manifestación elocuente de los extremistas de derecha, la hipocresía, cuando es público que ese militante del Partido Popular es el cerebro propagandístico de la guerra sucia del PAN y Calderón, y que al ser pillado se le trató de ocultar como empleado de la empresa que preside un prominente dirigente de la Organización Nacional del Yunque en Chihuahua, Jorge Manzanera Ignoro si Solá ?socio del despacho Ostos & Solá, de Madrid-- es también miembro de la sucursal que El Yunque tiene en Europa, inclusive en el mismísimo Vaticano, pero nada más falta que, de consumarse su expulsión por un acto de arrojo de Gobernación, diga que se trata de una decisión del fascismo No sería extraño A veces, como en el caso de Espino, los fascistas hablan de fascismo Apuntes La guerra sucia suele revertirse y mancha hasta a sus promotores: entre Calderón y la Presidencia de la República --o sea, Fox y Ramón Muñoz Gutiérrez-- hay un pleito La razón es que la propuesta de Los Pinos era iniciarla un mes antes de las elecciones del 2 de julio, pero la desesperación del candidato y Solá fue arrancarla con tres meses de anticipación Ahora se ven los efectos negativos de tal estrategia La culpa es de ellos, se queja Muñoz, "Julio Vértiz", para los ensarapados de El Yunque, el candidato a senador que, de manera ilegal e inmoral, sigue ostentando el poderoso cargo de principal consejero de Fox? Es inminente la disolución de la Oficina de la Esposa del C Presidente, encabezada por otro miembro de la cofradía ultraderechista, Emilio Goicoechea Los empleados de Marta Sahagún comienzan a emigrar, con jugosas liquidaciones encubiertas bajo la engañifa de "retiro voluntario" La señora, que se presentó de blanco a la boda de la hija de su marido --algo que ninguna persona educada puede hacer en un festejo así--, prepara la finca de La Estancia, aun con los muebles europeos cortesía del matrimonio Josefina Hernández-Cosme Mares, los constructores del sexenio? Comentarios: delgado@procesocommx y wwwprocesocommx

Comentarios