Cuestiona Banxico los programas asistencialistas aplicados por Fox

jueves, 20 de julio de 2006
México, D F, 19 de julio (apro)- La falta de recursos ?pero también la ausencia de complementariedad entre programas sociales y políticas encaminadas a impulsar la eficiencia, competitividad y el crecimiento de la economía? provocó que los esfuerzos del gobierno en materia de alivio a la pobreza resultaran "insuficientes para atender las necesidades de la población", sostuvo ayer el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz Prueba de ello es que aún persisten en México niveles de pobreza y desigualdad muy elevados, denunció el funcionario del Banxico en la presentación del libro Reducción de la pobreza y crecimiento: círculos virtuosos y círculos viciosos, editado por el Banco Mundial (BM) En la región, sostuvo, sigue habiendo un alto porcentaje de la población por debajo de la línea de la pobreza, y una gran desigualdad en la distribución del ingreso, además de la persistencia de agudas desigualdades" En el caso particular de México, señaló Ortiz, la pobreza y desigualdad son aún muy elevadas, principalmente en las zonas rurales y en algunos estados de la República Ejemplificó con los casos de Chiapas, Oaxaca y Tlaxcala, donde el ingreso per cápita es de sólo 40% del promedio nacional, y significativamente menor al del Distrito Federal y estados del norte del país Reconoció que México y América Latina han tenido un desempeño favorable en términos de crecimiento, si se les compara con otros países que tenían niveles de desarrollo similares hace cuatro décadas y media Y dio estas cifras: entre 1960 y 2005, el PIB per cápita en México creció alrededor de 2% anual En América Latina el crecimiento fue de 15% Sin embargo, estas cifras son muy inferiores a las registradas en las economías del Este asiático, que crecieron en más de 5%, y a la de los países de reciente industrialización de la Unión Europea, que lo hicieron en 3% Dijo Ortiz: "Si México hubiera podido mantener el ritmo de crecimiento del PIB que registró entre 1960 y 1977, el nivel de ingreso per cápita actual sería 60% superior" (La información oficial señala que el PIB per cápita en México ronda los 9 mil dólares; es decir, según Ortiz, de darse la condición arriba apuntada, alcanzaría los 14 mil 400 dólares) Tache a Oportunidades El banco central indicó que los programas asistencialistas, como Progresa, primero, y luego Oportunidades, "no pueden ser la única política de impulso al bienestar, y no se les puede concebir como sustitutos de las políticas encaminadas a impulsar la eficiencia, la competitividad y el crecimiento de la economía" No puede pensarse, abundó, que las políticas públicas deban elegir entre acciones orientadas a promover el crecimiento y programas tendientes a aliviar la pobreza "Ambas acciones deben ir de la mano" Explicó: "Un mayor crecimiento económico abre espacios para que las políticas de abatimiento de la pobreza sean más efectivas y tengan mayor cobertura, mientras que dichas políticas deben ampliar las capacidades de los individuos de participar en el mayor ingreso generado, impulsándose así el crecimiento" En la presentación del libro del BM participaron también los coautores Guillermo Perry, economista en jefe para América Latina del organismo, y William Maloney, economista senior Señalaron que México, al igual que el resto de América Latina, debe luchar de manera más enérgica si desea alcanzar mayor crecimiento y competir con China y otras economías dinámicas de Asia En su texto, señalan que el comportamiento de la economía latinoamericana en las últimas décadas ha sido decepcionante, y la región se ha quedado atrás en comparación con las economías dinámicas de Asia Y ejemplifican: mientras China experimentó un crecimiento anual per cápita de aproximadamente 85% entre 1981 y 2000, y redujo la pobreza en 42 puntos porcentuales, el PIB per cápita de América Latina disminuyó 07% durante los años ochenta, y aumentó en alrededor de 15% al año en los noventa, "sin generar cambios significativos en los niveles de pobreza" Luego de la participación de académicos y especialistas en políticas sociales, el secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, cerró el encuentro con un discurso elogioso para la actual administración: Autocomplaciente, sostuvo que la política económica instrumentada ha traído como consecuencia, no sólo la estabilidad de la economía en general, sino "una mejora en las condiciones de vida de la población" Y en relación con el tema de la reunión, el secretario de Hacienda buscó refutar lo que planteó Guillermo Ortiz, en el sentido de que no están suficientemente entrelazadas las políticas sociales y las políticas de impulso al crecimiento Gil Díaz afirmó que el gobierno foxista ha hecho exactamente lo que plantea el libro del BM, en el sentido de entrelazar el ataque a la pobreza y las políticas a favor del crecimiento económico Y la prueba sería que cada vez se destina más gasto e inversión en salud y educación, lo que genera una mayor formación de capital humano, el cual se traduce en un mayor acceso al bienestar de las familias de menores ingresos, lo que "aumenta la productividad de las personas, al tiempo que les permite escapar de las trampas de la pobreza y contribuir al crecimiento económico", dijo Gil En lo que sí coincidió el secretario de Hacienda con el gobernador del Banco de México fue en que los recursos para el combate a la pobreza y la provisión de infraestructura son escasos, y sólo podrán obtenerse con una reforma hacendaria integral Sin embargo, reconoció que si en este sexenio no se logró la reforma, "será responsabilidad del próximo gobierno" llevarla a cabo, para lo cual deberá arribarse a los consensos necesarios para concretarla

Comentarios