La época de oro del teatro guiñol

lunes, 24 de julio de 2006
México, D F, 24 de julio (apro)- A pesar de que nunca ha tenido una escuela formal de teatro de títeres, México cuenta con una importante tradición en la materia Una de sus etapas más brillantes está representada por la Compañía de Autómatas Rosete Aranda, originaria de Huamantla, Tlaxcala, la cual tuvo su primer y más importante período de 1835 hasta los inicios de la Decena Trágica en 1913, época que coincide con la muerte de don Leandro Rosete Aranda (1909), quien fue el artífice y soporte principal del elenco En los años 30 del siglo XX surgió un importante movimiento de teatro guiñol encabezado por los hermanos Germán y Lola Cueto, así como un grupo de escritores, músicos, pintores y escultores, gente como Angelina Beloff, Germán List Azurbide, Enrique Asad y Roberto Lago, quienes decidieron convocar a algunos colegas y formar el primer grupo de teatro guiñol mexicano, la mayoría de ellos integrantes del movimiento estridentista y fundadores de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR) Narciso Bassols, entonces secretario de Educación Pública, y Carlos Chávez, director del INBA, reconocieron el potencial del teatro guiñol como vehículo de expresión, comunicación y alfabetización, que empataba con la política cultural del México posrevolucionario En este contexto surgieron las primeras contrataciones de lo que, con el tiempo, se convirtió en el Teatro Guiñol de Bellas Artes, que vivió sus mejores épocas en los años 30 y 40 y que operó con altibajos artísticos durante más de 30 años Esta época fue denominada época de oro del guiñol, por el nivel de los artistas que participaron en el movimiento, y que, entre otras cosas, crearon una serie de muñecos de gran calidad plástica Desafortunadamente muchas de estas piezas y su documentación correspondiente, se extraviaron con el paso del tiempo, particularmente a raíz de los sismos de 1985 En la actualidad, el INBA tiene bajo su custodia una colección de 565 muñecos originales de los más de mil guiñoles que fueron construidos con tzompantle, medias y otros materiales durante esa época Esta colección de muñecos dio origen a una investigación profunda encabezada por Francisca Miranda, investigadora del Centro de Investigación Teatral "Rodolfo Usigli", que recientemente fue presentada en formato de CD-Room, realizado en colaboración con el Centro de Teatro Infantil y Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble Época de oro del teatro guiñol de Bellas Artes, catálogo digital razonado, ordena y da cuenta del valor histórico y artístico de las 565 piezas que integran la Colección de Teatro Guiñol del INBA, e incluye la reconstrucción de un catálogo de 66 obras (con guiñoles y sus fichas respectivas); una cronología de las actividades desarrolladas por los grupos de 1932 a 1965; un texto inédito sobre Comino, Historia de un muñeco contada por él mismo, de María de los Dolores Alva de la Canal; 286 fotografías; 71 bocetos originales de personajes y decorados; dos telones; 41 programas de mano y carteles; 67 libretos inéditos; siete entrevistas realizadas a protagonistas del movimiento o sus familiares; 15 biografías, y una relación de 238 obras presentadas durante más de 33 años de labor permanente Dicho catálogo puede ser consultado en las instalaciones del CITRU