En Oaxaca, la violencia es del gobierno, asegura el historiador Anselmo Arellanes

viernes, 28 de julio de 2006
* La presión popular puede hacer que caiga el gobernador Ulises Ruiz * Dice que el pueblo debe recuperar la fiesta tradicional de la Guelaguetza Oaxaca, Oax , 27 de julio (apro)- El historiador Anselmo Arellanes Meixueiro consideró que los atentados con bombas molotov a dirigentes magisteriales y la balacera perpetrada a universitarios en Radio Universidad el pasado fin de semana son actos de violencia del gobierno; es fascismo puro, de un gobernante desesperado que ya no está gobernando, dijo Las autoridades están buscando salidas, como mediatizar y asustar a mucha gente, por eso recurre a medidas reprobables Sin embargo, "el gobierno está equivocado si cree que va a amedrentar a la gente o con desaparecer a alguien se va a terminar el movimiento magisterial y popular", recalcó el investigador Y es que el gobierno no se ha dado cuenta de una cosa: en caso de que un dirigente cayera el movimiento no se disolverá porque tiene el sabor comunitario, puntualizó Arellanes Meixueiro La asamblea estatal del magisterio actúa como una asamblea comunitaria donde decide la gente y los que están al frente sólo son voceros de una gran comunidad, por lo que lamenta que el presidente Vicente Fox Quesada "esté nadando de a muertito" y no solucione ni el caso de Oaxaca ni otros casos que existen en el país El historiador insiste en considerar a Ulises Ruiz Ortiz como exgobernador, prueba de ello es que se agarra de donde puede, incluso intentó reunirse con Felipe Calderón en Huatulco Aunque la dirigencia magisterial de la sección 22 llevó al Congreso local su demanda para que se someta a juicio político al mandatario, es difícil que proceda por la vía legal, dice, pero aún existe otra vía, la del terreno de los hechos, es decir, la presión de la gente Para el autor de la publicación Oaxaca, reparto de la tierra, alcances, limitaciones y respuestas, es difícil que el Senado se quiera aventar el boleto, lo que hará que el pueblo siga su demanda por vías alternativas a través de la presión Respecto a la Guelaguetza Popular Alternativa, opinó que ésta vino a recuperar la memoria histórica de esta efemérides que se la "habían apropiado un grupo de mercachifles que tienen el control económico del estado, junto con algunos extranjeros" En el ámbito cultural, dijo que no hay duda de que esta decisión que tomó el magisterio es un rescate a los mitos y memoria de los oaxaqueños, muestra de ello es que ese espectáculo rebasó todas las expectativas al concentrar a más de 20 mil personas durante seis horas Reiteró que esa fiesta fue verdaderamente popular donde no hubo discriminación a los pueblos o que la gente haya ocupado lugares en filas de 400 pesos sin pagar un solo quinto En la Guelaguetza Popular se demostró que cuando la gente quiere rescatar su cultura lo puede hacer y al mismo tiempo también demuestra que se pueden hacer las cosas sin necesidad de un manejo sucio y costoso, sino de la colaboración de maestros y del propio pueblo Señaló que "este es un logro y si se instituye será del pueblo y él sabrá cómo se hace y no que se hagan cuatro o seis Guelaguetzas en estos momentos" E incluso, dijo, puede hacer la octava para fin de mes y puede hacerlo cuando quiera porque sale de la gente y la gente va a cooperar con su Guelaguetza; es decir, que no tiene porque comercializarse o utilizarse como mercancía Y ojalá que no vuelva a ser una pasarela política para nadie, ni para los organizadores ni para el gobierno como se hacía antes para alegrar las buenas conciencias, añadió el historiador v

Comentarios