La obra de Lisa Yuskavage, en el Museo Tamayo de Arte Contemporáneo

lunes, 3 de julio de 2006
México, D F, 3 de julio (apro)- El Museo Tamayo Arte Contemporáneo presenta la obra de la norteamericana Lisa Yuskavage, nacida en Filadelfia en 1962 Dieciséis pinturas al óleo y dos acuarelas, de gran formato, conforman esta particular e interesante propuesta plástica a manera de miniretrospectiva Su temática retoma las poses de mujeres desnudas provenientes de la cultura popular, así como de revistas de moda y de fotografía erótica, cuyas características interactúan con técnicas pictóricas y lumínicas del periodo barroco Tobias Ostrander, curador de la exposición, ha manifestado que "la obra de Lisa Yustakavage es una obra melancólica, donde las figuras tienen una presencia no sólo sexual, sino sensual, que se conjuga con el interés, en cierto punto, de hacer una crítica a las cuestiones morales o convencionales de algunos segmentos de la sociedad" Yustakavage ha dicho que uno de sus intereses a lo largo de su carrera ha sido crear obras con sentidos fantásticos que no se alberguen en la realidad, así como disfrutar su obra al hacerla Calificada durante la década pasada como una artista posfeminista, la pintora afirma que no comparte este calificativo, pues piensa que "su interés consiste en retomar la pintura para hablar de la mujer" Resulta interesante conocer y abrir un espacio al desnudo femenino visto por una mujer y proponer las reglas del juego de manera contemporánea La figura femenina, como tema principal de su trabajo, es abordado de manera simbólica y, además, su inquietud por retomar los elementos de luz y color, donde la oscuridad y la luz interactúan para dar vida a obras en las que se recuerda el trabajo de Caravallo, ha dicho su curador La obra expuesta fue realizada entre 1992 y 2005, por lo que en la primera etapa se puede apreciar con obras que tienen relación con su personalidad La artista afirma que son obras complejas con un significado y un modo de presentarse muy simple Al mismo tiempo considera el trabajo como un laboratorio, en el que al empezara la obra se debe pensar en qué va a trabajar, cómo se va llevar a cabo y hacía dónde va llegar; ir descubriendo en este proceso, y ahí afirma que es cuando se da el trabajo espontáneo, al grado de no parar hasta agotar las ideas y ver el flujo de los resultados Con el paso del tiempo, su trabajo se fue dando con imágenes fuertes y directas con retratos que se conocen como "Cara de niños o de bebes", donde el uso del color toma un lugar preponderante Con todo esto logra proponer un dilema entre realidad y ficción La exposición estará abierta al público hasta el próximo 17 de septiembre en el Museo, que se encuentra ubicado en Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec Escultura de Carlos Bracho Carlos Bracho (1899-1966), perteneciente al movimiento de escultura mexicana de principios del siglo XX, se exhibe a manera de muestra monográfica en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kalho La investigadora y curadora María Estela Duarte manifestó que está es la primera ocasión en que se realiza una exposición individual del artista de origen veracruzano, ya que su trabajo siempre lo hizo fuera de los reflectores, y aunque participo en varias exposiciones colectivas, está es la primera individual Allegado al pintor Diego Rivera, Bracho realizó sus esculturas más importantes que son: La raza, El campesino de apodera de la tierra, El abrazo y La cabeza Verde Integrada por 75 obras, entre fotografías, documentos facsímiles provenientes de los archivos de Xalapa, material hemerográfico, revistas, catálogos originales, herramientas de trabajo y una veintena de esculturas en yeso, bronce, terracota y madera, podrán apreciarse para dar una idea completa del escultor, que abarca diferentes periodos, como La academia, París, época nacionalista, próceres y un apartado de sus procedimientos de trabajo Bracho también tuvo un intenso trabajo docente en la Academia de San Carlos En 1921, el gobernador Adalberto Tejada, lo envió a Paris como becario por dos años y él se mantuvo por sus propios medios ocho años más A su regreso, en 1931, participó en el movimiento nacionalista En Veracruz realizó varias esculturas, muchas de las cuales se desconoce su paradero La muestra se presenta en el Museo casa Estudio Diego Rivera y Frida Kalho, ubicado en la calle de Altavista, esquina con Diego Rivera, colonia San Ángel Inn