Calderón ofrece conciliación, pero descalifica a quien no votó por él

viernes, 7 de julio de 2006
* Se impuso la fuerza de los pacíficos sobre la opción de la violencia, dice * Llama a discutir un proyecto común para México México, D F, 6 de julio (apro)- Una vez oficializada su victoria, que será legalmente impugnada por la coalición que encabeza Andrés Manuel López Obrador, el panista Felipe Calderón exhibió un discurso contradictorio: ofreció conciliación nacional y reconocimiento a sus adversarios, pero de inmediato descalificó a quienes, según él, representan la violencia porque no votaron por él "Ganó la fuerza de los pacíficos expresada en las urnas sobre la opción de la violencia", subrayó Calderón la tarde de hoy en el auditorio "Manuel Gómez Morín", del Partido Acción Nacional (PAN), que desde anoche estuvo pletórico de militantes que, una y otra vez, hicieron escarnio de López Obrador En los dos discursos que pronunció hoy, primero cuando superó a López Obrador en el cómputo distrital, poco después de las 4:00 de la mañana, y luego a las 18:00 horas, poco después de que el Instituto Federal Electoral (IFE) oficializó que obtuvo la mayoría de los votos en la jornada del domingo, Calderón ofreció regocijo a sus huestes al mencionar al candidato de la coalición "Por el bien de todos" Cuando citó por su nombre a sus cuatro contendientes para agradecer su participación en la contienda, que, dijo, quedó atrás, decenas de panistas aclamaron estruendosamente a Patricia Mercado, a Roberto Campa y a Roberto Madrazo, pero al mencionar a López Obrador estalló la silbatina y las mentadas de madre "¡Maldito!", "¡Muera el Peje!", "¡Que se vaya del país!", gritaron las huestes calderonistas, que ya de por sí se habían burlado en el curso de la tarde y noche de ayer y la mañana de hoy: "¡Chingue a su madre El Peje, chingue a su madre El Peje", "¡El Peje va a probar el chile nacional, El Peje va a probar el chile nacional!", y "¡El que no brinque es Peje, el que no brinque es Peje!" En ambas ocasiones, Calderón sonrió al escuchar la batida contra su adversario, a quien dijo respetar y compartir "su anhelo de justicia", y que le permitió ratificar su compromiso de campaña de "trabajar sin descanso por lograr la igualdad de oportunidades que permita superar la pobreza en la que viven millones de mexicanos" Consciente, según dijo, que el mandato de las urnas el domingo fue que los políticos se pongan de acuerdo, el virtual presidente electo dijo que es tiempo de iniciar una nueva etapa de conciliación nacional, sobre todo porque habrá un Congreso dividido "Por eso llamo a la conciliación a todos los mexicanos Convoco a mis adversarios, a los partidos políticos, a las fuerzas sociales del país, a los académicos, a los jóvenes, a las mujeres, a los ciudadanos, a discutir un proyecto común para México Desde hoy convoco a todos a que, con generosidad y patriotismo, logremos la integración de un gobierno de unidad nacional que me propongo encabezar", dijo Calderón asumió como suyos los anhelos y las razones de quienes no votaron por él, "porque esos votos hacen posible la democracia"; y reiteró su oferta de campaña de integrar un gobierno de coalición que congregue, en torno a un programa compartido de gobierno, una mayoría estable de legisladores en el Congreso "Hoy reitero mi disposición a hacerlo e invito a los partidos políticos, a sus dirigentes, a los funcionarios emanados de los mismos, a sus legisladores, a que exploremos esta vía de entendimiento", expresó Calderón ante dirigentes del PAN y de su equipo de campaña, a quienes también agradeció su participación Ofreció, ante ellos y ante centenares de simpatizantes que abarrotaron el auditorio, hacer realidad el lema del PAN: "una patria ordenada y generosa", y "una vida mejor y más digna para todos" Una patria, dijo, en la que prevalezca la ley, la seguridad pública y el Estado sea garante de una convivencia civilizada y pacífica, con pleno respeto al medio ambiente y una clara rendición de cuentas por parte de los gobernantes, así como "solidaria con los más pobres, con quienes viven en condiciones de miseria, con los indígenas, con los trabajadores, con los campesinos" Una patria, agregó, orientada a buscar la igualdad de oportunidades en educación, salud, vivienda, servicios básicos, y en la que las oportunidades de superación y de empleo sean el instrumento fundamental para sacar adelante a la familia El domingo 2 de julio, reiteró, más que un candidato o un partido, ganó México y la victoria es de todos: "Ganó la fuerza de los pacíficos expresada en las urnas sobre la opción de la violencia", insistió Calderón, quien dijo extender su mano a sus adversarios y citó al fundador del PAN, Manuel Gómez Morín: "El deber mínimo es el de encontrar, por graves que sean las diferencias que nos separen, un campo común de acción y de pensamiento, y el de llegar a él con honestidad, que es siempre virtud esencial y ahora la más necesaria en México Y la recompensa menor que podemos esperar, será el hondo placer de darnos la mano sin reservas" Al concluir su discurso, Calderón se marchó a seguir el festejo junto con la cúpula del PAN y su equipo de campaña, algunos de quienes se dijeron sorprendidos por la referencia a la "opción de la violencia" derrotada por él "Se refirió al EPR", bromeó el tabasqueño Gerardo Priego, secretario de Vinculación Ciudadana del CEN del PAN, aludiendo al guerrillero Ejército Popular Revolucionario "¿Verdad que sí, César?", le dijo a César Nava, vocero de ese partido --La verdad no oí --evadió Nava --¿Insistió en el discurso del odio, como "un peligro para México"? --No Aquí no hay odio "¡Muera El Peje!", gritaban mientras tanto, en el vestíbulo del edificio, bulliciosos militantes, mientras otros proclamaban: "¡Sí se pudo, sí se pudo!"