Recrudece EU medidas contra "polleros" e indocumentados

martes, 1 de agosto de 2006
* Se agilizará el proceso de deportación de los ilegales Washiington, 31 de julio (apro) - De conformidad con el compromiso político del presidente George W Bush, de fortalecer la vigilancia en la frontera con México, el gobierno estadunidense anunció el recrudecimiento de los mecanismos legales para combatir al trafico de indocumentados y agilizar el proceso de deportación de los ilegales "Como toda una nación de leyes, es importante que sean procesados rápido y de manera justa todos aquellos que cruzan ilegalmente nuestras fronteras o que trafican drogas", declaró Alberto Gonzáles, procurador general de Justicia, al anunciar el nuevo conjunto de mecanismos jurídicos para contener al flujo de inmigrantes indocumentados En coordinación con el Departamento de Seguridad Interior, Gonzáles anunció que, en cinco distritos federales, cuya jurisdicción abarca la frontera sur de Estados Unidos que colinda con el territorio mexicano, se integrarán 20 nuevos asistentes fiscales para acelerar los trámites judiciales de toda persona nacional o extranjera que cometa delitos relacionados con el ingreso ilegal a territorio estadunidense, trafico de personas y armas "Estos nuevos fiscales ayudarán a garantizar que se apliquen nuestras leyes de manera agresiva, sobre inmigración y drogas", subrayó Los 20 nuevos fiscales, que asumirán sus puestos las próximas semanas, se integrarán a las fiscalías federales del Distrito Sur de Texas, del Distrito Oeste de Texas, del Distrito de Arizona, del Distrito de Nuevo México y del Distrito Sur de California El Departamento de Justicia índicó que los nuevos fiscales se encargarán "únicamente" de los delitos de tráfico de indocumentados; ingresos sin inspección a Estados Unidos; reincidencia en el ingreso sin inspección; posesión de armas ilícitas como extranjero; contratación ilegal de inmigrantes indocumentados, y trafico de personas y fraude de documentos Además del aumento del personal en las fiscalías federales, el gobierno de Bush añadió que destinará otros dos millones de dólares para dar las garantías y facilidades de trabajo de los 20 fiscales El Departamento de Justicia subrayó que, por medio del Programa de Instrumentación de la Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado de Drogas (OCDETF, por su sigla en ingles), los 20 nuevos fiscales obtendrán recursos para que, en los mismos distritos de la región fronteriza, puedan procesar a personas relacionadas o responsables del trafico ilegal de narcóticos Por su parte el Departamento de Seguridad Interior, dijo que, en los próximos meses, identificará a "varios abogados" que serán designados como Asistentes Especiales de las Fiscalías, para procesar las ofensas relacionadas con las leyes de inmigración El recrudecimiento de las medidas contra los indocumentados en el gobierno de Bush, es una respuesta a las crecientes exigencias de la sociedad estadunidense, la que, pese a estar dividida con respecto de la aprobación de una reforma a las leyes de inmigración, quiere que antes de que aumente el problema con la inmigración indocumentada, que ya vive y trabaja en Estados Unidos, el gobierno federal haga todo lo que necesario para evitar que sigan llegando indocumentados por la frontera norte de México El caso de la inmigración indocumentado es ahora un tema político que tendrá repercusiones en las elecciones federales legislativas del próximo 7 de noviembre, en las que, además de estar en juego la composición de la Cámara de Representantes del gobierno federal y de un tercio de la de Senadores, está el control entre los representantes, y que, por que el momento, está en manos del Partido Republicano al que pertenece Bush Michael Chertoff, secretario de Seguridad Interior, aplaudió la decisión del Departamento de Justicia, de incrementar el número de fiscales en la frontera sur de Estados Unidos "Ayudará a procesar a todos aquellos criminales y traficantes que crean la violencia a lo largo de nuestra frontera, y que significan un riesgo para todos aquellos que viven y trabajan en nuestras comunidades fronterizas", subrayó Chertoff Desde 2000 a la fecha, se incremento en un 29 por ciento el número de fiscales en los distritos sureños de Estados Unidos, donde actualmente trabajan 561 En el mismo periodo, el Departamento de Justicia aumentó en 40 por ciento el número de fiscales dedicados exclusivamente a los casos de delitos relacionados con la inmigración