México, de espaldas a Cuba

domingo, 13 de agosto de 2006
México está pagando los costos de la "fracasada" política exterior de Vicente Fox hacia Cuba: sin interlocución alguna con el gobierno de Fidel Castro, poco o nada puede hacer para "acompañar" en función de los intereses mexicanos cualquier proceso político que ocurra en la isla, expone Proceso en su edición de este domingo 13 de agosto Deterioradas como nunca las relaciones bilaterales, México no tiene capacidad para mediar entre actores de Cuba en una eventual crisis política interna, ni para evitar que otros países, sobre todo Estados Unidos, intenten influir en el devenir de la isla Es el panorama que observan tres exembajadores de México en Cuba al analizar el papel del gobierno de Vicente Fox ante la isla a partir de la crisis de salud del presidente Fidel Castro Ellos son: Pedro Joaquín Coldwell, exgobernador de Quintana Roo, exsecretario de Turismo y actual legislador electo del PRI; Ricardo Pascoe Pierce, exdiputado, exintegrante de la dirigencia del PRD y actual catedrático de la Universidad Iberoamericana, así como Roberta Lajous, diplomática de carrera, exdirectora del Instituto Matías Romero, exrepresentante alterna de México ante Naciones Unidas y actual coordinadora de Relaciones Internacionales del PRI Los tres fueron embajadores en Cuba en momentos de crisis diplomática entre los gobiernos de La Habana y México Los tres exembajadores parten de un hecho: debido a la vecindad entre México y Cuba, cualquier cambio en uno de los dos países afectará al otro para bien o para mal, dicen en la entrevista que publica Proceso, en su edición 1554 de este domingo 13 de agosto

Comentarios