Universitarios podrían estar detrás de la desaparición de catedrático de la UAEM

martes, 15 de agosto de 2006
* Se ignora el paradero de Eduardo Bobadilla * Policías Ministeriales lo encuentran, pero lo dejan libre? * Los presuntos involucrados, absueltos; "carpetazo" a la averiguación Cuernavaca, Mor , 14 de agosto (apro)- Estudiantes universitarios supuestamente vinculados con el narcotráfico, podrían estar detrás de la desaparición del físico-matemático de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Eduardo Silvestre Bobadilla Rodríguez, ocurrida el 21 de octubre de 2002 Desde entonces, han resultado infructuosas las investigaciones realizadas por la Procuraduría de Justicia, según la cual, la desaparición del catedrático se podría deber a un conflicto pasional, una venganza religiosa y hasta la probable ejecución a manos de la delincuencia organizada Inclusive, los familiares de Bobadilla Rodríguez han recurrido hasta un médium quien, a través de supuestos poderes psíquicos, pretendió dar con su paradero De acuerdo con las primeras investigaciones, integradas en la averiguación previa SC/6ª/6531/20-10, Bobadilla despareció a las diez de la mañana de ese día, luego de que una mujer, hasta ahora no identificada, ingresó al salón donde impartía clases y, con engaños, lo hizo salir y dirigirse al estacionamiento de la Facultad de Técnicos Laboratoristas Allí, una camioneta Toyota lo esperaba con varios sujetos armados, quienes lo obligaron a subir para después darse a la fuga No se supo más del catedrático Un año después, las investigaciones señalaban que el presunto autor intelectual era un exalumno de Bobadilla, Marco Antonio González, arraigado en Estados Unidos, acusado de abuso sexual contra un menor de edad La procuraduría concluyó que el alumno tenía razones suficientes para atentar contra el profesor, debido a que, en diversas ocasiones, le manifestó su repudio, a raíz de una discusión entre ambos y en la que también se involucró a la pareja sentimental de Marco Antonio, Jaquelín Cardozo Reyes Con esta línea de investigación y después de citar a declarar a 45 estudiantes de la UAEM, fueron arraigados bajo sospechas de ser responsables Jaquelín Cardozo Reyes, Rogelio García Sedano, "El Largo", y Francisco González Cornelio, "El Taca" o "El Panchito" En tanto, González continúa en Estados Unidos A mediados de octubre de 2005, los presuntos involucrados fueron absueltos, y el caso no ha sido esclarecido, aunque las autoridades han dado ya "carpetazo" a la averiguación iniciada por familiares del catedrático Sin embargo, en el expediente obran pruebas testimoniales y reportes policíacos que indican haber visto con vida al catedrático tres meses después de su desaparición Una maña de diciembre de 2002, entró una llamada anónima al número de Emergencia denunciando que un grupo de hombres desconocidos introducía por la fuerza al profesor, quien iba vendado de los ojos, a una vieja construcción ubicada en las inmediaciones de la Avenida Universidad, a medio kilómetro de la UAEM Dos horas después, agentes de la Policía Ministerial del área antisecuestros logran ubicar el lugar, una "vieja vivienda" de una planta, con cuatro habitaciones, localizada en una zona casi desierta al norte de Cuernavaca, a un costado de la colonia Mojonera Cerca de 20 agentes irrumpieron en el lugar, en cuyo interior encontraron, en medio del cuarto más grande de la casa, a una persona sentada en una silla de madera, justo en el centro de la habitación El sujeto estaba vendado de los ojos y tenía los brazos amarrados por la espalda Amordazado, mostraba algunos golpes "Tranquilo, somos policías ¿Cómo te llamas?", le preguntaron los agentes, mientras le quitaban la mordaza Éste, exaltado, respondió "No me hagan nada; soy profesor de la Universidad del Estado de Morelos" Los agentes mantuvieron vendado al profesor mientras inspeccionaban la casa y continuaban interrogándolo Detrás del catedrático había un pequeño altar, con un pentagrama en el centro En uno de los cuartos, sobre una mesa, se hallaban un falso cráneo color negro, una daga de aproximadamente 30 centímetros, y algunas letanías religiosas sobre papel "bond" En la habitación principal, aún se escuchaba suavemente una música instrumental que provenía de una pequeña grabadora localizada al fondo, sobre una mesa, donde también se hallaban algunas escrituras membretadas con el pentagrama Los agentes continuaron preguntando el motivo de su estancia en el lugar "Me trajeron varias personas, pero no me han hecho nada Estoy bien", respondió Añadió que no podía decir qué hacía en ese lugar Ante la insistencia de los policías, dijo que estaba ahí "por su propia voluntad" y que no podía dar más detalles Y cuando el jefe de los elementos del área antisecuestros lo cuestionaba, recibió una llamada del "alto mando", quien le pidió interrumpir su trabajo, abandonara el lugar y dejara al catedrático como lo habían encontrado: amarrado y con los ojos vendados Esa fue la última ocasión que se le vio con vida Después de meses de investigación sin éxito, familiares del catedrático decidieron iniciar su propia búsqueda, y solicitaron la ayuda de un "médium", para que, a través de una sesión espiritista, lograran ubicar el paradero del físico matemático "Mí tío es miembro de una hermandad espiritista fundada al sur de la ciudad, por la colonia El Polvorín Ahí, se llevó a cabo la sesión", cuenta Laura Bobadilla, sobrina del profesor desaparecido "La sesión se llevó varios días, y en ella el médium intentó dar con su ubicación Participaron varios familiares: mi tía (Martha Ballesteros, esposa del catedrático), sus hermanos y miembros de la legión Fue hasta la tercera sesión, me parece, en la que, por fin, se tuvo avistamientos de él Sin embargo, no fue posible dar con el lugar exacto "El espiritista dijo que mi tío se encontraba aún con vida, pero las autoridades de la procuraduría insisten en dar por resuelto el caso supuestamente porque no se han encontrado signos de vida de él Tan es así que declararon a un periódico local que, tanto la universidad como las autoridades, ya habían entregado alguna cantidad de dinero a los familiares de mi tío, lo que es totalmente falso", añade La sobrina comenta que, durante la sesión, Eduardo Bobadilla fue visto por el médium en una zona boscosa "Lo veo --dijo el médium--, está vivo, está trabajando" detalló la sobrina "El médium manifestó que mi tío estaba trabajando en una zona donde había muchos árboles, en el interior de una como choza o una vieja vivienda y que, al parecer, narcotraficantes lo tenían trabajando en la elaboración de narcóticos, porque mi tío es físico químico" El último reporte policíaco, rendido el 26 de octubre de 2005 por el exsubprocurador de Asuntos Contra la Delincuencia Organizada, Antonio Juárez Chimalpopoca, informó que Bobadilla fue visto con vida en el norte de Morelos, así como en el estado de Querétaro y por la sierra de Guerrero, pero la versión nunca fue confirmada

Comentarios