Al filo del México bárbaro

domingo, 20 de agosto de 2006
El presidencialismo mexicano ya no da más Se agotó Y ni con el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) México saldrá de la crisis en que derivó la elección presidencial del 2 de julio Por el contrario, se acentuará, sintetiza Diego Valadés Ríos, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM en una entrevista que publica Proceso en su edición 1555 de este domingo 20 de agosto Y es que, según este especialista en derecho constitucional, ni la designación de alguno de los contendientes ?Felipe Calderón o Andrés Manuel López Obrador?, ni una eventual anulación de la elección, garantizan la gobernabilidad del país, a menos de que la próxima legislatura haga en tres meses lo que dejaron de hacer sus predecesores en los seis años del gobierno de Vicente Fox: acordar las reglas de un sistema presidencial democrático Prevé que el futuro se complicará conforme avance el calendario político El 1 de septiembre, cuando se instale la LX Legislatura, los nuevos congresistas se encontrarán con un país en crisis y tendrán sólo tres meses para alcanzar acuerdos Si fracasan, dice, a partir del 1 de diciembre México será un país ingobernable, con un gobierno orientado por la coacción y la cooptación, con una separación social que podría derivar en el México bárbaro, advierte en la edición de Proceso que circula a partir de este domingo 20 de agosto

Comentarios