El fin de un tirano

lunes, 21 de agosto de 2006
Asunción, 21 de agosto (apro) - La noticia de la muerte de Alfredo Stroessner no sorprendió a nadie en el país donde gobernó con mano de hierro durante 35 años Se esperaba el desenlace luego de que su médico confirmó que el anciano exdictador, de 93 años, sólo pesaba 45 kilos Era el anuncio final para el hijo de un tenedor de libros de origen bávaro casado con una paraguaya y que, bajo el lema de "paz y progreso", hizo de la corrupción, el exilio, la persecución y la muerte, el mecanismo de sometimiento eficaz que sólo terminó con los cañones de su consuegro, el general Andrés Rodríguez, el 3 de febrero de 1989 Desde entonces pasó 17 años en Brasil, donde dio una sola entrevista al diario británico The Independent, para luego repetir, una y otra vez, que le estaba prohibido hacer declaraciones según el mandato del país, que lo acogió en pago a los grandes favores otorgados durante su gobierno de casi cuatro décadas Brasil había obtenido ventajas en el tratado de construcción de la mayor presa hidroeléctrica del mundo, Itaipú, a un costo de 20 mil millones de dólares, y había desplazado las preferencias políticas paraguayas de Argentina, cuyo gobierno militar había apoyado un levantamiento en su contra a comienzos de la década de los años 60 Con la muerte de Stroessner desaparece un icono físico, pero quedan claramente sus formas y maneras de gobernar La corrupción, su peor legado, sigue intacta Stroessner decía: "A los amigos, todo; a los tibios, la ley, y a los enemigos, palos" Fue un astuto jugador de la Guerra Fría Se alió a Estados Unidos y se declaró un ferviente anticomunista, fortaleciendo su relación con otros connotados dictadores de la región Disfrutó de la comodidad del silencio y el poco interés que, sobre Paraguay, habían puesto organismos e instituciones que luchaban por los derechos humanos Era la dictadura silenciosa, la que prohibía que dos personas juntas hablaran en las calles; la que impedía visitar países con los que no se mantenían relaciones diplomáticas; la que perseguía el pensamiento libre y los libros eran confiscados; las bibliotecas allanadas, y los medios de comunicación controlados Strossner hizo del miedo la segunda piel de millones de paraguayos Algunos aún lo recuerdan con la misma nostalgia que la que los rusos rememoran con carteles al gobierno de Stalin "Se vivía bien si uno no se metía en política", afirmaban los nostálgicos, mientras exclamaban que "eran felices, pero no lo sabían" Curiosa manera de definir su adhesión a la dictadura Esa autoconfesión muestra que no era posible expresar ni la felicidad de los fieles Fue la dictadura del silencio, del olvido y de la mediocridad Su gobierno invirtió en 35 años la criminal cantidad del 1 por ciento del Producto Interno Bruto Se mofaba de los mejor educados de su gabinete, humillándolos frente a su cohorte de analfabetos que lo adulaban y lo apoyaban Tenía un profundo resentimiento de los que sabían, a los que primero intentaba cooptarlos y, cuando no, los perseguía o los humillaba frente a sus más cercanos amigos, todos analfabetos Los biógrafos dicen de Alfredo Stroessner que abandonó su pieza de artillería en la batalla de Boquerón en la guerra contra Bolivia (1932-1935), o que retornó al país en la cajuela de un viejo auto estadunidense, que lo rescató de la frontera argentina para ponerlo por unos meses en el poder que luego, para escarnio de sus rescatadores, transformó en persecución, exilio o muerte Era astuto, selectivo en su persecución Casi no había una familia que no haya tenido alguien a quien él, ejemplarmente, castigó para escarnio y ejemplo de los otros Lascivo en su conducta, disfrutaba de un harén de adolescentes que uno de sus conspicuos adherentes preparaba para su disfrute sexual Terminó enamorado de una de ellas: María Estela Legal, "La Ñata", quien tenía 14 años de edad y con la que tuvo dos hijas, las cuales fueron llamadas ahora para participar de su agonía en Brasilia Fue un acto de misericordia de su hijo mayor, un excoronel de la fuerza aérea Todo casamiento de oficiales de las Fuerzas Armadas era autorizado por él Muchas veces, sus examantes fueron forzadas a casarse con militares, en un acto que implicaba sujeción y humillación al mismo tiempo Implacable con sus enemigos Stroessner era implacable con sus adversarios, a los que calificaba como enemigos de la República Fue reelecto seis veces con una oposición complaciente Acabó rompiendo el equilibrio en el Partido Colorado --que lo apoyó durante toda su gestión-- cuando sostuvo decididamente la toma del poder partidario por los denominados "militantes stronistas", los cuales, en 1987, previeron su caída, que se daría dos años después La paz de los cementerios duró buen tiempo Lo extrañan algunos que dicen que la democracia gerenciada por muchos de sus excolaboradores cercanos no ha podido conseguir la tranquilidad de "dormir con las puertas abiertas" Sin embargo, la economía paraguaya cayó a menos del 2 por ciento de crecimiento a comienzos de la década de los años 80, cuando había finalizado la construcción de las presas de Itaipú y de Yacyreta Para entonces, los indicios de inconformidad ya eran públicos Había utilizado el asesinato de Anastasio Somoza (1980) para realizar una redada contra sus adversarios políticos y extender el temor por unos años más, hasta que, en 1989 --después de varias horas de fiero combate-- se entregó en calidad de prisionero a las triunfantes fuerzas de la división de Caballería No pudo entender que su consuegro haya estado detrás del cruento golpe de Estado que puso fin a su mandato Brasil le concedió asilo Primero fue Uberaba y luego Guaratuba, para finalmente terminar sus días en Brasilia, la misma ciudad construida por Juscelino Kubishek, a quien dio refugio ?como se lo dio a Perón-- en territorio paraguayo Sus tiempos de exiliado pasaban entre los programas de Xuxa, una animadora infantil de curvilíneas formas que atrapaba la atención de la audiencia mayor, y los juegos del Corinthians, uno de los equipos de Sao Pablo En Paraguay, irónicamente, era seguidor del Club Libertad Se intentó traerlo a Paraguay en calidad de extraditado debido a sus múltiples violaciones de derechos humanos, pero los exhortos de la justicia paraguaya eran rechazados de manera constante por "defectos de forma" En realidad, la clase gobernante local tampoco quería que el molesto tirano que los moldeó viniera a hablar y a inquietar los fantasmas del pasado Murió Stroessner, la crónica simple de un símbolo de la dictadura latinoamericana Sin embargo, su modelo de gobierno, su forma de ejercer el poder, sus relaciones corruptas con el narcotráfico, el contrabando y la piratería, siguen intactos, casi como una ironía en un país absurdamente olvidado, al que él tuvo la capacidad de proscribirlo en el silencio, la ignominia y el miedo ________ *Benjamín Fernández Bogado Abogado y periodista paraguayo Director de Radio Libre