Juárez, el buen ciudadano

lunes, 21 de agosto de 2006
México, D F, 21 de agosto (apro)- El 10 enero de 1861, un día antes de entrar triunfante en su carruaje descubierto a la Ciudad de México, tras haber terminado la Guerra de Tres Años, Benito Juárez declaró: "Dos cosas colmarán mis deseos: la primera, el espectáculo de vuestra felicidad, y la segunda, merecer de vosotros para legarlo a mis hijos, el título de buen ciudadano" Esta frase da título a la exposición El buen ciudadano: Benito Juárez (1806-2006) que el próximo 22 de agosto se inaugurará en las salas temporales del Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, en el marco de las celebraciones por el bicentenario del natalicio de Juárez Curada por la historiadora Guadalupe Jiménez Codinach, la muestra tiene como propósito recrear la vida y obra del prócer oaxaqueño Dice la información oficial del recinto que la albergará: "No se trata de un homenaje o de una apología: se busca comprender quién era él; cómo se formó su carácter; qué experiencias, cuáles lecturas y qué ejemplos forjaron su personalidad; su trayectoria política; sus ideales y proyectos; su idea de nación y su empeño por ser un buen gobernante; sus limitaciones; sus decisiones; sus gustos musicales y gastronómicos" Para Jiménez Codinach, autora de La Gran Bretaña y la Independencia de México, 1808-1821, entre otros libros, y curadora de exposiciones como México: su tiempo de nacer y Semilla de libertad: Miguel Hidalgo y Costilla, 1753-2003, la frase dicha por Juárez resume que buscó la felicidad de su patria y no la riqueza ni el honor para sí En su opinión, definitivamente el político y creador, junto con Miguel Lerdo de Tejada de las Leyes de Reforma, fue uno de los constructores de la nación mexicana en el siglo XIX: "Fue buen ciudadano, pero como todo ser humano, a veces acertó y a veces, no" Sin embargo añade que, en términos de su obra, se debe recordar que enfrentó situaciones de guerra civil, la intervención extranjera que buscaba imponer a Maximiliano de Habsburgo como emperador en México y, pese a ello, "su actitud como estadista ha sido reconocida dentro y fuera de nuestras fronteras" Dicha exposición ha sido dividida en cinco áreas La primera será una introducción Se dará cuenta del Recinto Parlamentario donde Juárez participó como diputado y presidente de la República, y se abordarán las constituciones y legislaciones que contribuyeron a la construcción de México como nación: Cádiz (1812); Apatzingán (1814); Federal (1824); Siete Leyes (1836); Bases Orgánicas (1824), y Federal (1857) En la segunda parte se mostrará la vida de Juárez entre 1806 y 1853, con el subtítulo "De la sierra de Ixtlán al exilio", y se podrá saber sobre sus padres y familiares, su formación y primeras experiencias; sus influencias y maestros; su vida como abogado, profesor y rector; su matrimonio con Margarita Maza y la creación de su familia; su labor como gobernador y la persecución y cárcel que vivió, pues estuvo preso en dos ocasiones Así se parte a la tercera sección que aborda su vida entre 1853 y 1855, donde fue prisionero, migrante y revolucionario Se trata su traslado de San Juan de Ulúa a Nueva Orleáns, su desempeño como trabajador migrante en esa ciudad estadunidense, la elaboración del Plan de Ayutla y su regreso de Nueva Orleáns a Acapulco La siguiente tocará los gobiernos paralelos de 1858 a 1867; la Guerra de Reforma de 1858 a 1861; y la República itinerante y el Segundo Imperio, de 1863 a 1867 Finalmente, la última área, la Restauración de la República (1867-1872) con los subtemas: El solitario de Palacio, Regreso a casa, Proyecto de gobierno: logros y obstáculos, y Últimos actos Se exhibirán objetos que pertenecieron a Juárez, a su familia, a sus contemporáneos y a la época, solicitados a acervos públicos, así como a los descendientes del prócer, entre ellos: muebles, documentos, fotografías, indumentaria, obras de arte, creación artística popular y otros objetos decorativos, así como el famoso carruaje propiedad del Castillo de Chapultepec