Arraigado en la sociedad, el prejuicio hacia la comunidad gay

viernes, 25 de agosto de 2006
* Se cometen más ejecuciones contra homosexuales que hacia lesbianas * Piden incorporar en la legislación la figura de "crímenes por odio" México, D F, 24 de agosto (apro-notiese)- A pesar que la Comisión Ciudadana Contra Crímenes de Odio por Homofobia (CCCCOH) ha registrado 332 asesinatos de homosexuales en nueve años, este tipo de crímenes no conmueven a la sociedad, e incluso se les busca justificar socialmente, lamentó Alejandro Brito, integrante de ese organismo de la sociedad civil Al participar en el segundo día de actividades de la 19½ Semana Cultural Lésbica Gay, el también director del suplemento Letra S, Salud, Sexualidad y Sida, explicó que los crímenes de odio por homofobia se definen como los cometidos contra una persona sólo por el hecho de ser homosexual El prejuicio hacia personas con esa orientación sexual está arraigado en la sociedad, por lo que es frecuente que ni siquiera las familias de las víctimas quieran dar seguimiento a los casos, debido al estigma Aunque también se ataca y asesina a mujeres lesbianas, acotó, "parece que es más imperdonable para la sociedad que un hombre se relacione sexualmente con otro", pues de los 332 casos registrados por la CCCOH, sólo quince fueron contra mujeres Para evitar que estas muertes sigan invisibilizadas socialmente, Brito aseveró que es necesario se incluya en la legislación mexicana la figura de "crimen de odio" como una agravante no sólo en el asesinato, sino en otros delitos cometidos contra personas por motivo de su orientación sexual, su condición de género o de raza, entre otros Un caso emblemático El periodista se refirió al caso del activista Octavio Acuña, quien fue asesinado el 21 de junio de 2005 en la condonería de su propiedad, en el estado de Querétaro "En este caso se dio una cadena de actos homofóbicos que fueron desembocando en otros más, todos filtrados por el prejuicio contra los homosexuales" Primero, en 2004, Octavio y su pareja fueron discriminados por policías municipales cuando paseaban por un parque, diciéndoles que "hay lugares especiales para gays" Cuando el activista y psicólogo denunciaron el hecho ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ésta actuó negligentemente, al no dar seguimiento cabal a la agresión de que habían sido objeto En 2005, cuando Octavio fue apuñalado a plena luz del día, las autoridades policiacas interrogaron primero a Martín, su pareja durante siete años, haciéndole preguntas prejuiciadas como "¿quién era la mujercita y quién el hombrecito (en su relación)?" Además, se impidió a Martín acceder al expediente del homicidio por considerarlo ajeno a la familia Mientras las organizaciones civiles insistían en que el crimen tuvo como causa la homofobia, instancias gubernamentales lo negaron sistemáticamente Finalmente, a tres días de cumplirse un año de la muerte de Acuña, la policía presentó al presunto autor intelectual: un joven travesti Se explicó que todo había sido un crimen pasional causado por los celos en la supuesta relación entre Octavio y el travesti "Todo el asunto, desde la negligencia de las autoridades, al no responder al llamado de nuestro compañero cuando fue discriminado, la investigación contra su pareja y amigos para encontrar lo que después fabricaron: un crimen pasional entre homosexuales, todo está permeado por la homofobia", afirmó Brito

Comentarios