Ejecutado, presunto hijo de un exjefe policial en Monterrey

viernes, 25 de agosto de 2006
* Suman en la capital de Nuevo León 35 las muertes violentas relacionadas con el crimen organizado Monterrey, N L, 24 de agosto (apro)- Un nuevo atentado cobró la vida de un joven la madrugada de hoy, cuando viajaba a bordo de un vehículo Hummer en San Nicolás de los Garza, en compañía de tres personas, con lo que suman 35 las ejecuciones vinculadas con la delincuencia organizada durante este año en la capital nuevoleonesa La víctima Ignacio López Becerra, de 31 años, presuntamente es hijo de Ignacio López Araiza, quien fuera comandante del grupo antirrobos de la Policía Ministerial y fuera cesado recientemente, por lo que se investiga algún vínculo del ataque con el expolicía El ataque se registró poco después de las 5:00 horas en el cruce de las avenidas Fidel Velásquez y Fray Luis de León, cuando dos vehículos se aproximaron al Hummer, color negro, con placas RZT 3876, y lanzaron ráfagas de metralla AK-47, de las cuales 20 impactaron en la camioneta Regados en el lugar de los hechos, fueron localizados 70 casquillos El conductor del vehículo, Ignacio López Becerra, fue atendido por socorristas de la Cruz Roja y trasladado al Hospital Universitario de Monterrey, donde murió Presentaba siete impactos de bala en la cabeza Jesús Alonso Moreno Garza, de 18 años, uno de los acompañantes de López Becerra, recibió ocho impactos de bala y también fue trasladado al Hospital Universitario; su estado se reporta grave Además fueron identificadas Nora Belén Leal Garza y Laura Quiroz Barroso, ambas de 25 años, quienes resultaron ilesas Laura Quiroz, fue interrogada por el Ministerio Público y en su declaración, dijo que habían asistido a un baile en el bar Los Rieles, en San Nicolás de los Garza Conforme a la versión de testigos, los dos vehículos en que viajaban los agresores, salieron del estacionamiento del bar, siguiendo al Hummer Los hechos violentos de hoy activaron el llamado Código Rojo, por lo que los diferentes cuerpos de seguridad realizaron una intensa movilización durante las primeras horas del día, pero su esfuerzo fue en vano, pues no pudieron localizar a los agresores Además, Quiroz Barroso, dijo que notaron la presencia de los dos vehículos que los seguían e intentaron huir, pero al resentir los impactos de metralla, el conductor intentó evadirlos y subió a la banqueta, para luego impactarse en un jardín de niños