Apoyos con privilegios se pagan

domingo, 27 de agosto de 2006
En la parte económica del último informe de gobierno, el guión ya está escrito El propio presidente Vicente Fox lo ha venido reiterando hasta el cansancio: crecimiento económico con estabilidad, baja inflación, bajas tasas de interés; más empleo; pocos mexicanos ya sin servicios de agua potable, electricidad, teléfono, televisión y hasta lavadora (y "no de dos patas"), destaca Proceso en su edición de este domingo 27 de agosto También: una reducción sustancial de la deuda externa, de 70 mil millones de dólares a 40 mil millones; disminución del riesgo-país y mejor ambiente para la inversión extranjera; mayor consumo; más ahorro y más financiamiento; más construcción de viviendas; más servicios de salud; más recursos para los estados Y, gracias al entorno externo: ingresos petroleros extraordinarios y altas reservas "Todo eso y más se merecen los mexicanos", dijo Fox el pasado jueves 24 Y todo eso es gracias a la estabilidad económica que, dice siempre, "paga y paga bien" También, que "la disciplina fiscal y presupuestal es el mejor patrimonio de este país y es el mejor camino para avanzar en reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida de las familias en México" Es costumbre del gobernante "inflar" la información para que los logros aparezcan como éxitos sin igual Pero los pecados de a de veras son otros, y que previsiblemente serán omitidos en el último informe de gobierno foxista Uno, sin duda, tiene que ver con el cúmulo de privilegios para unos cuantos, sobre todo a empresarios que le han servido al gobierno y que se han servido de éste Fuera del emblemático caso del banquero Roberto Hernández, la lista es larga No se habían cumplido dos semanas de realizados los comicios del 2 de julio y ya el presidente Vicente Fox concedía un nuevo privilegio a un nutrido grupo de empresarios Justo cuando ha faltado claridad respecto de quiénes apoyaron financieramente la campaña de Felipe Calderón, y contradiciendo incluso el argumento de fondo de su frustrada reforma fiscal integral ?equidad en el pago de impuestos, ampliar la base tributaria y recaudar más--, decidió que las empresas que importen y vendan jugos, néctares y otras bebidas envasadas, agua natural incluida, no paguen el Impuesto al Valor Agregado, dice el reportaje que aparece este domingo 27 de agosto en Proceso

Comentarios