Descarada intromisión

domingo, 27 de agosto de 2006
Colocado en el centro de la actual crisis político-electoral, el Poder Judicial de la Federación (PJF) ha sufrido varios descalabros que afectan su independencia e imparcialidad durante en el sexenio de Vicente Fox, aseguran especialistas en derecho constitucional, en el reportaje que aparece este domingo 27 de agosto en la edición 1556 de Proceso Y aducen que dicho poder no sólo retrocedió en garantizar los derechos ciudadanos, sino también incumplió las expectativas de hacer justicia a las víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos, como las matanzas estudiantiles de 1968 y 1971 Los académicos Miguel Eraña, de la Universidad Iberoamericana, y Miguel Carbonell, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, sostienen que la Presidencia de la República ha influido en el conservadurismo que durante este sexenio mostró la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y citan como ejemplos de esa intromisión los nombramientos de los magistrados Margarita Luna Ramos y Sergio Valls Hernández, quienes llegaron al máximo tribunal respectivamente en febrero y octubre de 2004, con el apoyo de Los Pinos y el aval del Senado A partir de esos nombramientos ?que según los especialistas tienen visos de inconstitucionalidad? reforzó su poder el del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Mariano Azuela Güitrón Eraña y Carbonell señalan los desatinos de las altas instancias judiciales en la transición política, así como los motivos del conservadurismo de este poder bajo la conducción de Mariano Azuela, destaca la edición 1556 de Proceso