Luis Garcia Guerrero sorprende en el MAM

lunes, 7 de agosto de 2006
México, D F, 7 de agosto (apro)- El Museo de Arte Moderno (MAM) de la Ciudad de México presenta, en cuatro núcleos de grandiosidad plástica, una muestra retrospectiva del insólito artista guanajuatense Luis García Guerrero (1921-1996) Hacia 1949, García Guerrero se establece en la capital de México y se matricula en la Escuela de Pintura y Escultura La Esmeralda, recibiendo clases del pintor Raúl Anguiano y, con Carlos Alvarado Lang, aprende la técnica de grabado en la Academia de San Carlos Esta retrospectiva, con curaduría de Claudia Morales, jefa de investigación del MAM, y apoyos de Arturo López, está conformada por 75 piezas de pequeño formato, seleccionadas entre más de 200 obras de coleccionistas para despejar los enigmas de un pintor inclasificable La subdirectora del recinto, Laura González Matute, comentó que García Guerrero es un artista al que críticos e historiadores del arte mexicano no han podido ubicar exactamente dentro de una etapa precisa o en ningún movimiento específico Imposible encasillar su arte Señaló: "Basten los ejemplos de artistas adscritos al movimiento muralista mexicano, o en el caso de la obra de caballete, aquellos que se ubican, a partir de los años 20, como representantes de la llamada Escuela Mexicana de Pintura? "O bien, a las tendencias socializantes en el arte de los años 30, donde la problemática política ocupó un lugar preponderante por las fases de la guerra, y a las que, posteriormente, se añadieron a otros movimientos como el surrealismo, la tendencia metafísica o el realismo mágico, así como la llamada ?Generación de la Ruptura? de los años cincuentas, cuando se abrió paso a la abstracción, dejando atrás el figurativismo" Bajo todos estos parámetros, "antes de ubicarlo dentro de un movimiento específico", coincide en que García Guerrero fue en esencia un creador "que tuvo la iniciativa del color, el manejo del pincel, el dibujo equilibrado y la propuesta de una composición", tomándolo como "pintor virtuoso que disfrutó su oficio con pasión" y, por ende, "es complejo ubicarlo en una corriente estilística determinada" Retratos, paisajes, naturalezas muertas y figura humana fueron los temas que el pintor abordó durante su carrera artística Especialmente en sus grafías, se reconocen los rumbos a la abstracción Solitario, autodidacta, García Guerrero logró un lenguaje propio, que lo llevó a depurar su propuesta artística, sin hacer concesiones para satisfacer un mercado del arte Su trabajo refleja la libertad creativa que cautivó a coleccionistas, quienes se interesaron por su trabajo Fue en 1957 cuando Inés Amor, directora de la Galería de Arte Mexicano, le organizó su primera exposición y, a finales de esa década, él decidió dedicarse de lleno a la pintura La selección de cuadros pequeños consigue en mostrar "la grandiosidad en la meticulosidad del artista", afirmó Luis Martín Lozano, director del MAM Dividida en cuatro núcleos temáticos, aunque sin títulos, el espectador podrá disfrutar de las distintas corrientes por las que transitó el pintor En un primer núcleo se muestran esbozos de su trabajo creativo, a través de ciertos dejos figurativos, naturalezas muertas, contornos femeninos y personajes del pueblo, así como retratos que confirman cómo García Guerrero fue introduciendo naturalezas muertas con formas geométricas El segundo núcleo refleja su visión adentrándose en etapa de madurez: García Guerrero pinta frutas, verduras, alacenas y paisajes El tercer núcleo corresponde a aquellos cuadros en los que las frutas no tienen puntos de perspectiva y, finalmente, el último bloque reúne lo que son sus piezas terminales, donde agrega diferentes elementos compositivos, mezclando frutas y naturalezas muertas, aparecen las flores, y se añade una serie de grabados con animales y frutos, completando la retrospectiva Afortunadamente, existe un catálogo con piezas de la obra y fotografías personales de Paulina Lavista, acompañadas del texto esclarecedor que firma Luis Martín Lozano y una cronología realizada por el investigador Arturo López Esta exhibición de Luis García Guerrero, singular talento guanajuatense, permanecerá abierta al público hasta el 17 de septiembre en las instalaciones del MAM, en Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec