México Seguro, un ensayo sangriento

domingo, 24 de septiembre de 2006
El programa foxista México Seguro, que en Nuevo Laredo concentró 600 elementos federales, no sólo fracasó en su propósito de abatir la violencia -en este año van 147 narcoejecuciones y decenas de secuestros-, sino que ha ocasionado que se extienda y recrudezca Destacados empresarios y políticos de la región afirman que el programa fue un desfile, una simulación y, peor aún, una complicidad con el narcotráfico NUEVO LAREDO, TAMPS- Cuando el gobierno de Vicente Fox puso en marcha aquí el programa México Seguro, los habitantes esperaban que los operativos policiacos barrieran las bandas del narcotráfico enfrascadas en una guerra por la plaza Pero la estrategia foxista para combatir frontalmente el crimen organizado se limitó a realizar patrullajes, instalar retenes y hacer unos cuantos cateos Algunos empresarios los calificaron como desfiles, y ciertos políticos los consideraron una simulación, mientras que los grupos de narcotraficantes no sólo se consolidaron, sino que se extendieron al resto de Tamaulipas y se esparcieron por el país El hecho es que, a más de un año de que empezó México Seguro, no ha habido detenciones de capos de importancia, y las investigaciones para desmembrar bandas, si es que siguen, no han reportado resultados Lo que sí aumentó fue el número de narcoejecuciones y la saña con que se cometen, así como el terror de la población Los 600 elementos de las Fuerzas Federales de Apoyo que, adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), arribaron el 13 de junio de 2005, no impidieron las 246 ejecuciones, los cientos de secuestros y las múltiples balaceras desatadas aquí desde que empezaron México Seguro y su variante Frontera Norte Además, aunque incómodas, las recientes críticas del embajador estadunidense Tony Garza sobre la casi ausencia de la ley en algunas regiones del país, cobran relevancia, justamente, con lo que pasa en Nuevo Laredo Los hechos que menciona el embajador Garza en su comunicado del 14 de septiembre -el secuestro de 25 personas que estaban en un hotel y que iban a trabajar a una empresa de Texas, así como la ejecución de seis jóvenes de 14 a 19 años-, se quedan cortos, pues habría que agregar que el narcotráfico ha hecho nugatorio aquí el derecho constitucional de información: Ninguna nota apareció sobre los dos casos mencionados en los periódicos ni en las estaciones de radio y televisión locales De acuerdo con algunas versiones, todos los medios siguieron la línea que, con sus respectivas amenazas, les hizo llegar el jefe de la plaza Pero además, ninguna corporación policiaca se dio siquiera por enterada del secuestro de las 25 personas que fueron confundidas con enviados del cártel de Sinaloa A su vez, reporteros locales aseguran que se han cometido ejecuciones que, además de no difundirse en los medios de comunicación, tampoco son registradas en los partes policiacos, debido a que las bandas de la ciudad están interesadas en quitar la atención de aquí y desplazarla a otras partes del país, como Monterrey En entrevista, el secretario general de gobierno, Antonio Martínez Torres, reconoce que estas situaciones recientes ponen en evidencia que sí hay espacios en los que el narcotráfico ha vulnerado ya el estado de derecho en Nuevo Laredo (Estos hechos) nos hablan de que tenemos que recuperar la jurisdicción del estado de derecho; obviamente, sí hay espacios y zonas en que está vulnerado Eso sólo un ciego lo podría negar Pero es responsabilidad de todos los órdenes de gobierno y de toda la sociedad que esos espacios se recuperen Aunque el funcionario estatal afirma que México Seguro sí obtuvo algunos resultados, pues en general el número de hechos violentos se redujo en este paso fronterizo, admite que en espacios significativos la violencia, en lugar de reducirse, se incrementó y recrudeció Sobre el fracaso del programa, Martínez Torres considera que la falla de México Seguro fue carecer de una labor de inteligencia que llevara al desmembramiento de las bandas, pero recalca que el gobierno de Tamaulipas cumplió con la parte que le fue asignada, consistente en depurar la Policía Municipal y equipar con tecnología de punta la vigilancia de las ciudades fronterizas Pero esta visión no es compartida por diputados panistas, quienes señalan que los gobiernos estatal y municipal han tomado la actitud de deslindarse de la problemática con el argumento de que se trata de delitos del fuero federal, además de que no han combatido la corrupción en las filas de las corporaciones estatales El diputado neolaredense Everardo Quiroz Torres denuncia que los gobiernos locales poco han hecho para combatir la delincuencia, y cita el hecho de que, a pesar de la crisis de violencia que vive Tamaulipas, el gobernador Eugenio Hernández Flores ni siquiera ha sesionado con el Consejo Estatal de Seguridad Pública ni ha presentado su Plan Estatal de Seguridad, a lo cual está obligado por ley En los últimos meses, los elementos de las Fuerzas Federales de Apoyo han ido abandonando paulatinamente esta ciud ad De los 600 uniformados que había al inicio del operativo, se calcula que no quedan ni 200, y ya los patrullajes son escasos Ni siquiera hay mando único, como se operó con el general Álvaro Moreno Todo pareciera terminado, sin reportar costos y resultados Ineptitud, simulación o complicidad El 13 de junio de 2005, con el espectacular arribo de elementos de la Policía Federal Preventiva, de la AFI y miembros del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (Gafes) comenzó la primera etapa de México Seguro, que se puso en marcha luego de la ejecución de Alejandro Domínguez Coello, quien sólo duró siete horas en el cargo de director de Seguridad Pública Municipal Esa etapa consistió en desplazar a la Policía Municipal de sus labores de vigilancia para depurar y capacitar a dicha corporación Los federales fueron alojados en las instalaciones del Primer Regimiento de Caballería Motorizada de la Defensa Nacional y, según revelaron después los propios policías, tenían la oferta de pago de mil pesos diarios para viáticos y un bono de 9 mil 800 pesos Pero como la violencia, en lugar de disminuir, se multiplicó con la presencia de los federales, el 6 de agosto de ese mismo año -luego de la ejecución del regidor Leopoldo Ramos Ortega, quien presidía la Comisión de Seguridad Pública en el Cabildo- comenzó la segunda etapa del programa, que consistió en establecer un mando único para todas las corporaciones A ese puesto fue asignado el general Álvaro Moreno Pero, las ejecuciones no cesaron Los primeros días de marzo de 2006, fueron asesinados por la mafia el director interino y un oficial de la Policía Estatal Preventiva, así como el director del sistema de seguridad C-4 Luego de esto, el 13 de marzo, el secretario de Seguridad Pública, Eduardo Medina Mora, anunció -igual, con bombo y platillo- una variante de la estrategia: Frontera Norte, que consistiría en una inversión de 135 millones de pesos en la depuración, capacitación y equipamiento de las policías municipales y estatales El gesto de bienvenida para esta nueva etapa fue la ejecución de cuatro agentes federales de investigación de la SSP En lo que va de 2006, según estadísticas del Centro de Estudios y Promoción de los Derechos Humanos (Cefprodhac) de Reynosa, se han cometido en Nuevo Laredo 147 narcoejecuciones, de las cuales 13 fueron contra elementos policiacos Además, desde abril están desaparecidos la juez de lo Civil Diana Margarita Canales y José Luis Jácome, quien se desempeñaba como director del C-4 en esta ciudad El mismo informe del Cefprodhac asienta que ha habido 38 denuncias por secuestro en lo que va del año, pero se estima que la cifra de levantados y desaparecidos es mucho mayor El alcalde de Laredo, Texas, Raúl Salinas, reveló que al menos 12 estadunidenses han sido secuestrados este año en Nuevo Laredo El fracaso de México Seguro ya es aceptado hasta por el secretario de Marina, Marco Antonio Peyrot González, quien el pasado 19 de septiembre reconoció que este programa fue rebasado por la delincuencia Por su parte, el dirigente de la Coparmex en el noreste del país, Jorge Pensado Robles, plantea que, después de México Seguro, la violencia que se concentraba en la franja fronteriza de Tamaulipas -así como en las ciudades de Juárez, Tijuana o Culiacán-, ahora abarca todo el estado y ha llegado a otras entidades del país Pensado afirma que en la capital tamaulipeca, que se consideraba libre de esta problemática, ya se han dado denuncias de empresarios que han sido extorsionados por grupos ligados a la mafia En Ciudad Victoria, dice, ya se ha empezado a vender protección, como desde hace años se hace en Nuevo Laredo Y en Tampico, la cosa está aún peor El dirigente empresarial no duda en señalar que México Seguro es un rotundo fracaso, y que ello se debió a que sólo fue una expresión mediática que, en el fondo, no llevaba ninguna estrategia Fueron simples desfiles, sentencia Y para el diputado local del PRD Julio César Martínez Infante, el programa México Seguro realmente nunca existió, sino que fue sólo simulación y dinero tirado Fue sólo una forma de dar maquillaje a una situación negativa que estaban criticando desde Estados Unidos, afirma Aclara que al gobierno de Fox, más que de ineptitud, en este caso sólo se le puede acusar de complicidad, porque no es posible que teniendo la estructura, el equipo, el personal capacitado y la concentración de tantos elementos en Nuevo Laredo, no hayan sido capaces de resolver ni un solo caso de los cientos de ejecuciones que se han registrado en los últimos meses Una clara muestra de que no había intención real de que los operativos sirvieran para combatir el crimen, dice, se dio cuando el pasado 7 de marzo, fueron ejecutados el director de la Policía Estatal Preventiva, Víctor Berrones Lara, y el agente Norberto Vázquez Eguía, pues a pesar de la sobrevigilancia que había en la ciudad, los cuerpos policiacos no respondieron a los llamados de apoyo de los policías y tardaron más de media hora en llegar al lugar de la balacera Por el contrario, apunta, la presencia de las fuerzas federales en la frontera para lo único que sirvió fue para que los ciudadanos tamaulipecos fueran objeto de abusos y extorsiones O como ocurrió en Reynosa, donde tres estudiantes fueron asesinados por policías federales que los confundieron con narcotraficantes, y ese crimen sigue impune A su vez, el diputado del Partido del Trabajo Alejandro Ceniceros manifiesta que al aumentar la violencia, se fortalece la duda razonable sobre el propósito real con el que llegaron las corporaciones federales a esta frontera El legislador local expresa que, según la vox populi fronteriza, las corporaciones federales llegaron para apoyar al grupo de Sinaloa en su guerra contra el cártel del Golfo, que supuestamente tiene el respaldo de las policías locales y estatales De otra forma, continúa, no puede entenderse que estos operativos hayan sufrido el síndrome del cornudo, pues la mayoría de los habitantes fronterizos saben quiénes son y dónde viven los jefes de las bandas, dónde venden droga y cómo operan Un caso concreto es el de Reynosa, donde existe una calle conocida como la Calle del Gramo, porque los que buscan droga ya saben que allí la pueden encontrar Todos parecen saberlo, menos los policías Por eso es evidente que todo es una farsa, remata l

Comentarios