Defiende el Episcopado a sacerdote sentenciado por pederasta

martes, 26 de septiembre de 2006
* El fallo contra De Maria y Campos, "rodeado de irregularidades" * Fue dictado en forma apresurada, afirma la diócesis de León * Buscará abogado para revocar la sentencia Guanajuato, Gto , 25 de septiembre (apro)- La diócesis de León y su obispo José Guadalupe Martín Rábago ?presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)-- han asumido una férrea defensa del sacerdote José Luis de María y Campos, quien el viernes pasado fue notificado de la sentencia de seis años de prisión y el pago de 25 mil pesos, al encontrarlo la juez del caso culpable de abusos sexuales y corrupción de menores, en agravio de tres niños Según la denuncia, el sacerdote de María y Campos cometió estos abusos con quienes eran sus monaguillos en la Cuasi Parroquia de María Auxiliadora, en la colonia Santa María de Cementos, en León, entre 2004 y 2005 Fue denunciado inicialmente ante el propio obispo Martín Rábago, quien ignoró la queja de la madre de uno de los menores, y se limitó a ofrecerle ayuda sicológica, por lo que la mujer acudió ante la procuraduría de Justicia del estado Cinco días después de que el caso fue denunciado públicamente por la madre de una de las víctimas, de María y Campos ?sobre quien ya pesaba la orden de aprehensión--, fue localizado en Jalisco y trasladado al Centro de Readaptación Social de León, donde permanece preso desde marzo del año pasado En ese entonces, abierta la investigación judicial, el obispo Martín Rábago anunció que el Tribunal Eclesiástico haría lo propio e, incluso, publicó una carta en el semanario católico Gaudium, en el que ofreció disculpas a los feligreses: "El caso en cuestión está en la fase de investigación, y colaboraremos para que se esclarezca la responsabilidad de quien está siendo señalado Recordemos el principio jurídico: nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario El Tribunal Eclesiástico Diocesano ha recibido las indicaciones para que se inicie el proceso y se lleve en conformidad a las normas canónicas, especialmente a las directrices emanadas de la Congregación Divina para la Doctrina de la Fe, para este tipo de delitos "Desde ahora, y antes de que concluya la investigación, quiero manifestar a la comunidad que, ante los indicios que van apareciendo, el Presbiterio y yo, el obispo, nos sentimos profundamente apenados; mostramos solidaridad a las familias presuntamente afectadas y pedimos perdón a toda la comunidad católica que siempre se ha mostrado respetuosa, comprensiva y cercana a sus sacerdotes", dice la carta Transcurrido un año y emitida la condena por la juez Nora Patricia Neri, el Obispado de León emitió ayer un comunicado, en el que, en contradicción con la postura asumida hace 18 meses, afirma que la sentencia está "rodeada de irregularidades", y que fue dictada en forma apresurada Respaldado por el abogado del sacerdote, Juan Raymundo Padilla Lucio, el obispo de León expresa en el comunicado que "las declaraciones de quienes se dicen víctimas del delito ?es decir, los tres menores que entonces tenían entre 10 y 13 años de edad-, "se encuentran plagadas de dudas, reticencias, son oscuras (sic) y lo que es más, resultan falsas" Para la diócesis, "esta situación devela las condiciones por las que muchos de nuestros hermanos reciben sentencias faltas de objetividad, por lo que en otros casos y, en particular en éste, pedimos que las autoridades se apeguen a la rigurosa búsqueda de la verdad? Continuamos orando por la justicia y la paz" Además, el abogado ?quien fue magistrado del Poder Judicial del estado- acusó al Ministerio Público y a la propia juez de apresurar la sentencia, manipular pruebas en contra del sacerdote y pasar por alto otras a su favor, y de incurrir en una anomalía al notificar la sentencia al sacerdote, sin que ésta estuviera firmada por la juez Ante ello, Padilla Lucio advirtió que recurrirá a las siguientes instancias en busca de conseguir la revocación de la sentencia "Apelamos de inmediato? El expediente ya está listo para irse a la segunda instancia Puede suceder que ordenen la reposición del procedimiento por las violaciones a éste o a la Constitución", aseveró el defensor del presbítero, quien "se encuentra tranquilo", según dijo "No he visto otro tipo de inculpado o reo que haya sido tan visitado como el padre", señaló Padilla Lucio, quien además criticó a los medios de comunicación por "poner en primera plana" noticias como esta, a la que se suma, aunque con señalamientos totalmente opuestos, el exhorto del cardenal Norberto Rivera al también sacerdote Nicolás Aguilar para que se entregue a la justicia y responda a las múltiples acusaciones de violación y abusos que presuntamente cometió, también contra menores de edad Apoyo incondicional En realidad, el apoyo ofrecido por el presidente del Episcopado Mexicano para resolver el caso, ha sido más bien canalizado a defender al sacerdote De María y Campos López La señora Dolores N, madre de una de las víctimas y principal denunciante, contó a Apro cómo, a pesar del testimonio expuesto por el menor ante el Ministerio Público --las pruebas sicológicas y la declaración hecha ante el Tribunal Eclesiástico a fines de marzo del año pasado--, de ésta última instancia no volvió a tener noticia El 22 de marzo, ante los presbíteros Jesús Alfredo Lugo Azuela, vicario judicial; José Salomé Lemus Domínguez, juez instructor y relator; Carlos Muñoz Hernández, y el notario Oscar Joaquín Hernández Correa, el menor describió las condiciones en que de María y Campos lo invitaba a él y a otros niños a su casa, donde cometía los abusos sexuales La causa quedó asentada bajo el expediente 03/05 del Tribunal Eclesiástico "El me decía que yo le gustaba, que yo era guapo, que yo le importaba mucho Me daba regalos como comida, ropa, una televisión, un DVD, películas? Que si yo no decía nada, me iba a dar todo lo que yo quisiera Que si no, le iba a hacer algo a mi mamá o a mi abuelita Sí eran una relación concreta y completa? distinto de manoseos, sí fue más allá Esa es la verdad, no le quito nada", señaló

Comentarios