Aprueba el Senado de EU la construcción del cerco fronterizo

sábado, 30 de septiembre de 2006
Washington, 29 de septiembre (apro) - Por abrumadora mayoría, 80 votos contra 19, la Cámara de Senadores del Congreso federal de Estados Unidos autorizó la construcción de un cerco de más de mil 120 kilómetros en varios puntos de la frontera con México La medida legislativa que un día antes había sido aprobada en la Cámara de Representantes, cuenta con un presupuesto de poco más de mil 200 millones de dólares para levantar el cerco fronterizo, cuya intención es reducir el flujo de inmigrantes indocumentados Pese a las advertencias y reclamos de México emitidos en un comunicado de prensa de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), los legisladores estadunidenses se concentraron en demostrarle a sus ciudadanos que están dispuestos a sellar la frontera que comparte con nuestro país, antes que flexibilizar sus leyes de inmigración para resolver el problema de la presencia de unos 11 o 12 millones de inmigrantes indocumentados Tras la aprobación en la Cámara de Senadores, la legislación será promulgada en ley en los próximos días con la firma del presidente George W Bush, que ya se comprometió, sobre todo con su partido, el Republicano, a no vetar la medida Irónicamente, el canciller mexicano Luis Ernesto Derbez, dijo este viernes que solicitaría a Bush que vete la ley Durante un largo y tedioso debate, los senadores estadunidenses expusieron una enorme variedad de beneficios que le ven a la construcción del cerco en la zona limítrofe con México Entre algunos de estos beneficios, los senadores afirmaron que se reducirá la inmigración indocumentada, el tráfico de drogas, y permitirá que los agentes de la Patrulla Fronteriza se concentren en vigilar puntos de la zona limítrofe donde es imposible construir barreras físicas para bloquear el paso de personas El proyecto de ley refrendado en el Capitolio, ordena la construcción de un cerco doble de acero y de barreras de concreto móviles en varios puntos de la frontera sur de los estados de Arizona, California y Nuevo México Estipula también la utilización de equipo tecnológico y militar como vehículos aéreos y terrestres de rastreo de personas a control remoto, la contratación de mil 500 agentes para elevar a 14 mil 800 el número de efectivos de la Patrulla Fronteriza, la repatriación inmediata de inmigrantes indocumentados detenidos y la construcción de 6 mil 500 camas más para los centros de detención temporal de inmigrantes indocumentados La aprobación de la construcción del muro fronterizo que, además, representa el fracaso de todos los intentos del gobierno de Vicente Fox, por que Estados Unidos aprobara una reforma migratoria integral que beneficiara a los inmigrantes indocumentados mexicanos, ocurrió en el ultimo día de sesiones del actual congreso estadunidense, el cual a partir del próximo lunes inicia la campaña proselitista con miras a las elecciones legislativas federales de medio periodo del próximo 7 de noviembre La decisión del Senado, haciendo eco de la que tomó la Cámara de Representantes, desechó la posibilidad de incluir en el proyecto de ley una enmienda que permitiera la creación de un programa de empleo para trabajadores indocumentados y la regularización condicionada para algunos de los 11 o 12 millones de inmigrantes indocumentados La excluirse de la legislación el aspecto considerado como reforma integral, la decisión y acción del Congreso federal estadunidense dejó entrever que actuó únicamente con intereses electorales, debido a que la sociedad estadunidense en estos momentos no apoya la idea de hacer una reforma a las leyes migratorias En los comicios del 7 de noviembre están en juego las mayorías representativas que desde hace 12 tienen los republicanos en la Cámara de Senadores y de Representantes Los republicanos se han proyectado hasta ahora como los promotores de las medidas a favor exclusivo de sellar la frontera con México para impedir la entrada de indocumentados, al tiempo que los demócratas son los que respaldan medidas más humanitarias y menos radicales, sin embargo, el hecho de que hayan sido 80 de los 100 senadores los que apoyaron la construcción del cerco fronterizo, denota que en estos momentos en Estados Unidos no hay posibilidad, por lo menos en el corto plazo, para hablar de una reforma integral a las leyes de inmigración

Comentarios