Las atribuciones jurídicas y el compromiso con la cultura

lunes, 1 de enero de 2007
México, D F, 26 de diciembre (apro)- El presupuesto para el sector --aprobado por la Cámara de Diputados el pasado fin de semana-- provocó la indignación de parte de la comunidad cultural por no haber alcanzado la cifra que la Comisión de Cultura de esta cámara había ofrecido el lunes 18: una bolsa cercana a los 11 mil millones de pesos Los artistas e intelectuales que encabezaron una marcha de protesta por el recorte presupuestario el martes 19, han expresado también su enojo por la actitud tomada por Sergio Vela, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), al no querer involucrarse en la lucha por más recursos, pretextando que la discusión del presupuesto corresponde a las secretarías de Educación Pública (SEP) y de Hacienda y Crédito Público (SHCP) Ciertamente, desde hace tiempo diversos especialistas en temas de política cultural, entre ellos el dramaturgo y abogado Víctor Hugo Rascón Banda, han explicado que al ser un organismo desconcentrado de la SEP, el Consejo está impedido de pelear directamente por su presupuesto Pero el mismo Rascón Banda cuestionó durante la marcha la ausencia de las autoridades culturales El poeta Eduardo Hurtado dijo incluso, en entrevista con Proceso, que con su actitud Vela deja ver que "no pateará el pesebre" No deja de sorprender la actitud pasiva de Vela, quien llegó al cargo apenas los primeros días del pasado mes de diciembre, pues se esperaba que siendo él mismo artista y con experiencia en la administración cultural, se comprometiera más en la defensa del sector, y ello implica la asignación de los presupuestos Más aún cuando hasta su antecesora, Sari Bermúdez, quien sí llegó al puesto de presidenta del Conaculta en medio de serios cuestionamientos, realizó en varias ocasiones labores de cabildeo en la Cámara de Diputados, en oposición a determinados proyectos del gobierno del cual formó parte La primera vez, por ejemplo, fue en mayo de 2001 cuando el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB), organismo descentralizado del gobierno federal, subastaría seis obras de arte La entonces funcionaria fue a cabildear ante los diputados y se logró la modificación de los artículos 59 y 65, y la adición del 64, de la Ley de Protección al Ahorro Bancario, con lo cual se evitó la subasta y las obras pasaron a formar parte del acervo del Museo Nacional de Arte Más recientemente, en noviembre de 2004, cuando se discutía en la Cámara de Diputados el presupuesto para 2005, Bermúdez --acompañada de Jorge von Ziegler, entonces director general de Bibliotecas del Conaculta-- fue al Palacio Legislativo a cabildear se le asignaran 521 millones de pesos para la construcción de la megabiblioteca Diputados del PRD le cuestionaron en aquel momento haber cabildeado sólo para el proyecto calificado de "faraónico", olvidándose del presupuesto general para el subsector cultura, sobre todo porque meses antes, con un argumento similar al que ahora da Vela, había evitado ir a presentar ante los diputados su proyecto de Ley de Fomento y Difusión de la Cultura La exfuncionaria jamás recibió sanción alguna por haber cabildeado ante los diputados ese par de asuntos que le interesó sacar adelante Así pues, cobran mayor significado las palabras de Hurtado a Proceso sobre el nuevo presidente del Conaculta: "le corresponde esta lucha, su obligación es defender al enorme gremio que representa y luchar por un presupuesto por lo menos a la altura del que se ha tenido en los últimos años" Incluso, su negociación ya no tendría que ser ahora con los diputados, quienes ya aprobaron el presupuesto, pues según ha dicho el escenógrafo Gabriel Pascal, presidente de la Academia Mexicana de Arte Teatral, aún hay posibilidades de que el Ejecutivo federal reasigne un porcentaje presupuestario al sector cultura, por lo cual la negociación sería ya con quien le dio el cargo que ahora ocupa

Comentarios