Cárceles, escenarios de la nueva guerra salvadoreña

lunes, 15 de enero de 2007
San Salvador (apro) - Las grandes paradojas salvadoreñas: es el único país del mundo que lleva el nombre de Dios, pero es uno de los tres más violentos del planeta Su principal presidio se denomina "La Esperanza" pero, al entrar a él, se pierde toda fe El presente año fue denominado oficialmente "Año de la Paz", pero se inauguró dramáticamente con una matanza en la cárcel de Apanteos, donde 21 reclusos fueron asesinados con lujo de barbarie Tras 15 años de pacificación, después de una cruenta guerra civil en el que murieron 75 mil personas, otras 8 mil fueron desaparecidas y más un millón de habitantes exiliados, El Salvador continúa en un mar de intempestiva violencia Al revisar opiniones de la ciudadanía en los chat de un periódico matutino, se revela que la violencia está en muy arraigada en el pensamiento colectivo En la práctica, también lo muestra la propensión de los salvadoreños hacia el armamentismo Baste decir que en una nación de 6,7 millones de habitantes hay medio millón de armas en manos civiles Respecto de la última matanza carcelaria, un grupo importante de opiniones, en chat y en llamadas a radios locales, se refería a que no "había por qué preocuparse por la muerte de asesinos y pandilleros" Otro sector se manifestó acerca de que "estuvo bien que los mataran"; otros, que la culpa era de los mismos pandilleros, y sólo un exiguo sector cree que los responsables son las autoridades del régimen penitenciario De hecho, la manipulación oficial de los factores miedo y la violencia ha hecho que programas cuestionados y, al final errados, como "Manos Duras" y "Súper Mano Dura" ?que pretendían eliminar a las pandillas "maras"--, tuviera millones de adeptos en los últimos eventos electorales El remedio fue peor que la enfermedad, según analistas nacionales y extranjeros, puesto que los niveles de violencia crecieron a tal grado que El Salvador es ahora el país más violento, homicida y peligroso de Latinoamérica, con una tasa de homicidios de 57 por cada 100 mil habitantes La última masacre de Apanteos no supera a la ocurrida en 2004 en la penitenciaría central "La Esperanza", cuando 32 reclusos fueron asesinados también con lujo de barbarie; es decir, decapitados, lapidados y muertos a garrotazos Entre 2004 y 2006 hubo asesinatos selectivos, como el de la líder de una banda, Margarita Grimaldi, quien se dedicaba a robar furgones con mercadería, para luego vender los productos en el "mercado negro" Grimaldi murió a manos de un grupo de pandilleras La sospecha generalizada y no probada es que fue ultimada "por encargo" Otro hecho de gran repercusión ocurrido el año pasado fue la fuga, a plena luz del día, de un grupo de 27 reos de alta peligrosidad, de la cárcel de Cojutepeque Los reos abrieron boquetes en las paredes, llegaron a una casa del vecindario y salieron a la calle, donde una caravana de vehículos los esperaba y los condujo a rumbos desconocidos De hecho, los recapturados no llegan a diez El pasado 5 de enero, en la cárcel de Apanteos, ubicada a unos 70 kilómetros de San Salvador, unos mil 800 reos se amotinaron y comenzaran a destruir sus catres y las paredes que los separaban de los recintos donde se encontraban los reos comunes Horas más tarde, 21 reos fueron asesinados con tubos, palos y ladrillos, en su mayoría del área de los "civiles" ?no pandilleros?que, de acuerdo con las autoridades, se trató de asesinatos selectivos Alberto Uribe, vocero de la Dirección de Centros Penales, si bien reconoce que la masacre en Apanteos tiene que ver con la falta de una "política criminal no adecuada" y ausencia de coordinación entre la fiscalía, policía y órgano judicial, no descarta que, tras el motín, estén bandas bien organizadas que luchan por control del mercado de drogas y que se trate de una "purga interna" La masacre ocurrida en Apanteos dejó escenas impactantes que los parientes de los presos asesinados no terminaban de comprender Mario Omar Rendón, quien llegó a reconocer a su hermano a la morgue de Santa Ana, sólo logró identificar a su hermano, Francisco Gutiérrez, por su tatuaje en la pierna derecha y una quemadura en el pecho, ya que su rostro estaba desfigurado Ordenes desde la cárcel En los últimos años, jefes de la Policía Nacional Civil (PNC), han denunciado que secuestros, extorsiones y asesinatos son ordenados, vía telefónica, por líderes de bandas criminales y pandillas presos en distintos penales A mediados de 2006, las autoridades penitenciarias "descubrieron" un teléfono celular en el recto de un miembro de la Pandilla 18, en la cárcel de máxima seguridad de Zacatecoluca, conocida como Zacatraz, como sátira a la desaparecida prisión estadunidense de Alcatraz En El Salvador más de 14 mil personas están presas cuando la capacidad instalada es de un poco más de 6 mil Además, el 30 y 40 por ciento de los reos están sin condena Los programas de prevención y de rehabilitación son casi nulos, por lo que los reos pasan el tiempo ociosamente Recientemente se ha sabido también que la Fiscalía tiene en su poder unas 20 mil órdenes de captura por diferentes y graves delitos, según fuentes oficiales En marzo de 2006, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), junto con organizaciones salvadoreñas y hondureñas, expuso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la problemática que enfrentan los privados de libertad en esos países En esa misma fecha, la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) y la Asociación de Jueces Democráticos e Independientes (JDI) informaron sobre las condiciones de hacinamiento que se viven en las cárceles de El Salvador, debido a las políticas de "mano dura", que los últimos dos gobiernos han impulsado, medidas que han producido el encarcelamiento de miles de pandilleros Según se aseguró entonces ?y que no ha cambiado hasta la fecha--, la infraestructura de los centros penitenciarios se encuentra totalmente deteriorada y no reúne las condiciones mínimas de seguridad, de acuerdo con los estándares establecidos en la normativa internacional sobre la materia Los internos no cuentan con acceso a agua potable, ni servicios de salud adecuados Tampoco se cumplen las condiciones mínimas de higiene y muchos deben dormir en el suelo Esta semana, la CDIH expresó nuevamente su "preocupación por las muertes violentas" en el penal de Apanteos "La CIDH ha sostenido que es necesario que el Estado adopte todas las medidas que sean necesarias para proteger la vida e integridad personal de las personas recluidas en las cárceles, incluida una solución a los altos niveles de hacinamiento La CIDH reitera que las obligaciones estatales en materia de derechos humanos comprenden la obligación de adoptar todas las medidas necesarias para solucionar de manera adecuada la situación carcelaria actual y evitar que se repitan tales hechos", dice un comunicado del organismo hemisférico La procuradora para la Defensa de Derechos Humanos, Beatrice de Carrillo, dijo que lo ocurrido en Apanteos fue "una monstruosidad", al solicitar la destitución del director del penal de Apanteos, Neftaly Portillo, porque consideró que sus actitudes han dejado "mucho que desear" En medio de las celebraciones de la firma de la paz, a comienzos del año, para lo cual el gobierno ha organizado tres actos: uno, en El Salvador; otro, en la sede de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, y uno más en España, los salvadoreños siguen en una vorágine de violencia comparable sólo con la misma guerra que terminó hace 15 años De hecho, no han desaparecido los delitos de secuestros, masacres y asesinatos atroces, todos ellos con fines de causar terror De no implementarse una política criminal y penitenciaria responsable, las cárceles salvadoreñas continuarán en hacinamiento, se dejarán en manos de bandas criminales bien organizadas, y la sociedad seguirá pasiva y espectadora de masacres como la de Apanteos y fugas como las de Cojutepeque, opina el experto en seguridad pública, Oscar Fernández Luego Como ya ha ocurrido, los medios presentarán los casos como otra "purga interna" o producto de "actos satánicos"( 15 de enero de 2007)

Comentarios