Eduardo Matos Moctezuma: Una carrera controvertida

lunes, 22 de enero de 2007
México, D F, 22 de enero (apro)- Aunque la información oficial del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) considera al arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma (México, DF 1940) como "un hombre convertido en una especie de héroe cultural en su país", la palabra más puntual para definir su trayectoria sería "controvertida" La vida, profesión, amores, pérdidas y "extraordinarios logros científicos y culturales" de quien fuera director del proyecto Templo Mayor, de la zona arqueológica y del museo del mismo nombre entre 1978 y 2001, se narran en el libro Breaking through Mexico?s past: digging the aztecs with Eduardo Matos Moctezuma ("Penetrando por el pasado de México, excavando a los aztecas con Eduardo Matos Moctezuma"), editado por la University of New Mexico Press y realizado por los investigadores Leonardo López Luján y David Carrasco La versión en español, anunciada por el INAH, llevará por título Los rompimientos del Centauro, conversaciones con Eduardo Matos Y según informes del Instituto, aglutinará pasajes desconocidos del arqueólogo Entre ellos han comenzado a difundirse en los medios de comunicación algunos que no son inéditos Se difundió, por ejemplo, que el investigador quiso ser torero y era un gran amante de la ópera Hechos revelados hace 14 años a esta reportera cuando, con motivo de su ingreso a El Colegio Nacional, fue entrevistado en la casa que habitaba en San Pedro Mártir "Recuerdo que tenía un amigo que era novillero --dijo entonces-- y nos íbamos a recorrer algunos pueblos Lo acompañaba, lo observaba y también sentía deseos de ser torero Llegué a torear una o dos veces en ranchos, pero no como profesional En la actualidad me gustan los toros, conozco profundamente lo que es la fiesta brava, pero sólo asisto cuando hay un buen torero" También contó que en 1977, siendo presidente del Consejo de Arqueología, actuó en el Palacio de Bellas Artes, en la ópera Turandot como el príncipe persa, dirigido por José Solé Además, que su verdadero acercamiento a la arqueología mexicana se dio cuando ya laboraba en el INAH, siendo aún estudiante, pues inicialmente quiso estudiar la cultura egipcia: "Yo no conocía prácticamente nada de las culturas prehispánicas de México, porque mis estudios primarios los hice en el extranjero, pues mi padre tenía un cargo diplomático Fue en la escuela de Antropología donde cambié lo egipcio y me dediqué a lo mesoamericano" Sus primeras excavaciones las hizo hacia 1960 con Román Piña Chan, en Comalcalco, Tabasco Aunque terminó la carrera en 1962 y se graduó en 1965 La trayectoria de Matos Moctezuma dista mucho de constreñirse sólo a simpáticas anécdotas Su labor al frente del megaproyecto Plan Teotihuacán, que formó parte de uno de los doce "proyectos especiales" de arqueología --impulsados por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari con recursos millonarios--, fue más que polémica Pretendía crear un mall comercial, Plaza Jaguares, dentro de la zona arqueológica en terrenos donde se encontraron murales precolombinos El reportero Roberto Ponce consignó en la revista Proceso del 23 de mayo de 1994, que en el folleto promocional de la plaza aparecía una fotografía de Matos Moctezuma, explicando a Salinas de Gortari los murales "justo a un lado de los pilotes levantados para el centro comercial" El argumento del arqueólogo y las autoridades del INAH entonces fue que se buscaba reubicar a los vendedores ambulantes Años más tarde, poco antes de dejar la dirección del Instituto, María Teresa Franco, se refirió a ese punto y confesó que fue un equívoco De hecho, el proyecto se paró y porque se reconoció que en ese sitio aún había importantes vestigios arqueológicos por descubrirse Tanto la entonces directora del INAH como Rafael Tovar y de Teresa, quien era presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), como el propio Matos Moctezuma, fueron denunciados penalmente por presuntos daños al patrimonio cultural de la nación El tema fue uno de los primeros que debió afrontar el nuevo presidente del Conaculta, Sergio Vela, ante la prensa, luego de que nombró a Franco como directora del Instituto Nacional de Bellas Artes Presto, el Jurídico del INAH informó, sin aportar documentos, que la averiguación previa 1274/FEDEC/96 iniciada por el líder sindical Felipe Echenique quedó sin efectos La información asegura que la Procuraduría General de la República determinó que Franco, Enrique Nalda, Alejandro Martínez Muriel, Matos Moctezuma, Joaquín Álvarez y otros funcionarios, no causaron "ninguna afectación al patrimonio arqueológico"

Comentarios