Calderón: La extradición de capos detonará inversiones

viernes, 26 de enero de 2007
Berlín, 25 de enero (apro) - Una manifestación de apenas quince personas contra la violación a los derechos humanos en México, y la sola amenaza de que hubiera otras protestas aisladas durante su visita oficial a Alemania, motivaron que el presidente Felipe Calderón exigiera no confundir más la vigencia de las garantías individuales con la aplicación de la ley "Seré un presidente de leyes, en México se va a cumplir y hacer cumplir la ley tal y como juré ante el pueblo mexicano el 1 de diciembre", dijo durante una conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por la canciller alemana Angela Merkel El mandatario puntualizó además que las recientes medidas contra la delincuencia organizada ?como la extradición de capos del narcotráfico hacia Estados Unidos-- van a "detonar" las inversiones en México "Y queremos convertir a México, le he dicho a la canciller, en uno de los mejores destinos de inversión en el mundo, y lo vamos a lograr, un paso clave para ello es, precisamente, garantizar con la fuerza del Estado la legalidad", sentenció Cuando todo estaba preparado para recibir al mandatario mexicano en la residencia oficial Palacio de Bellevue, un grupo de jóvenes alemanes y algunos mexicanos lograron burlar el cordón de seguridad y, al pie de la escalinata principal, desplegaron mantas y lanzaron consignas contra la violencia en Oaxaca, a favor de los macheteros de San Salvador Atenco y, acusaron la existencia de un fraude electoral en las elecciones del pasado 2 de julio No obstante, la policía alemana los replegó de inmediato fuera del recinto oficial sin recurrir a los toletes En cuestión de dos o tres minutos sometieron a los jóvenes utilizando sólo sus manos, despejando el área para que entraran sin problemas Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala Calderón Hinojosa pudo entonces participar sin problema en la ceremonia de honores militares y firmar el libro de visitantes distinguidos en el mismo Palacio de Bellevue, en que el anfitrión fue Horts Köler, presidente de Alemania Ante la amenaza de otras protestas, las autoridades germanas cancelaron un evento en la Cámara México-Alemana de Comercio e Industria, y trasladaron un encuentro privado entre los empresarios y Calderón a un sitio que mantuvieron en secreto hasta el último momento En tanto, siete camionetas llenas de policías alemanes custodiaron los alrededores del hotel Adlon, en el que Calderón más tarde sostuvo encuentros privados con ejecutivos y dueños de grandes trasnacionales, como Bayer y Siemens Ya por la noche, en la conferencia de prensa, el mandatario se deslindó de la responsabilidad de haber cancelado la reunión en la Cámara de Comercio, dejando el tema únicamente en manos de las autoridades alemanas Sin embargo, la canciller Merkel eludió este tema Dijo que lo realmente importante estuvo en mejorar las relaciones comerciales entre México y Alemania De hecho, Merkel anunció en ese momento que México será uno de los invitados especiales a la próxima reunión del G-8, la que se realizará durante el año en curso Por la noche, Calderón viajó a Zurich para trasladarse este viernes al Foro de Davos

Comentarios