Abundancia de modelos

domingo, 7 de enero de 2007
México, D F, 7 de enero (apro)- Mortales de toda mi consideración: espero, por su bien, que no les haya inquietado en lo más mínimo la carta del Asno de Buridán en este buzón, en la que sostiene que si le es difícil ser, es porque tiene demasiados modelos de cómo ser No es que esté del todo equivocado, no, pero en lo que acierta, más que a otra causa, lo debe a la virtud, por así llamarla, que también asiste a su pariente, el burro flautista Si, cierto es que ustedes, los humanos tienen abundancia de modelos de lo que es el hombre, de arquetipos que les han proporcionado sus creencias religiosas, sus fantasiosas creaciones artísticas y saberes científicos, pero esa abundancia, en vez de ser un perjuicio, es una bendición Pensar que esa profusión de modelos contribuye, porque los confunde, a que no puedan ser, como afirma nuestro buen Asno en su carta, es un error ¡Y cuidado con pensar así¡, ya que el hacerlo es ir contra la libertad, la pluralidad y estimular, dar amparo y defender, se quiera o no, la vía estrecha del pensar y del ser, que puede llevarlos a la inquietante realidad del pensamiento único, realidad que se está convirtiendo en uno de los problemas más agudos de su actual vivir, pues, como dicen, donde todos piensan igual, poco se piensa Esa idea, la de que tienen exceso de modelos que seguir, lo cual les sumerge en la confusión y los desorienta, es un error viejo que viene desde la filosofía de la Edad Media; error que la moderna ciencia de la etología sigue manteniendo cuando pretende que todo comportamiento animal es paradigmático y puede servir de ejemplo y guía para explicar y comprender a los humanos, lo que no es tan cierto, pues los hombres no son por completo gansos, ni ratas, ni siquiera chimpancés Como tampoco números, como pretende la economía por lo general Eso es una gran fortuna, pues les confiere una gran ventaja sobre los otros seres del planeta Tierra Por eso, al contrario del Asno de Buridán, digo y sostengo: ¡Que Bueno que tengan tantos arquetipos o paradigmas, como quiera llamarlos, que los analizan, describen y definen como seres¡ ¡Animo! Que la abundancia de los mismos no los confunda, que no los desoriente y menos aún los convierta, por indecisos y extraviados; esto es, por carecer de criterio propio, en seres sin cualidades Reflexionen Todos esos arquetipos o modelos de conducta humana les ponen en la libre vía de poder ser como más les apetezca, ni lo duden De acuerdo, esos modelos o paradigmas de la persona son, en esencia, algo así como los ismos en el arte: diferentes modos de ver, según la sensibilidad condicionada por el sistema de ideas prevalecientes en determinados momentos de la historia, sí, pero también son modelos de los que pueden ser, si lo desean, como individuos Y eso es una gran cosa, ya que ese poder ser como más les cuadre les ofrece la oportunidad de ponerse fuera del alcance de la amenaza que significa el pensamiento único Basta que para ello que lo deseen y estén dispuestos a asumir la responsabilidad que ese acto de decisión pueda acarrearles ¿Es mucho el precio? ¡Atrévanse! Puede que se dé el caso que ni tengan que pagar nada No los engaño Se lo dice no uno que pretenda colmar de crema sus tacos, no, sino un ser por tradición sabio, y como de sabios es cambiar de opinión, hizo del transformismo, del cambio, todo un arte de la fuga y así poder escapar de los impertinentes que constantemente le molestaban para saber cual era su destino Mi caso, ustedes perdonaran que lo ponga como ejemplo, muestra y demuestra que el ser, de lo que sea, muy bien puede consistir en un estado de metamorfosis continua, de cambio constantes, de devenir permanente Repito: ¡atrévanse!, pues, de acuerdo con mi experiencia, considero que ustedes, hombres, con tantos arquetipos de la conducta humana a su disposición, pueden muy bien, usándolos convenientemente, intercambiándolos, imitar mis graciosas huidas y sortear así todas las trampas que puedan tenderles el pensamiento único Con ellos lograrían dos cosas: ser lo que más les acomode y les convenga y, al mismo tiempo, metamorfosearse con ello en combatientes de la libertad y el pluralismo ¡Que bueno que cuenten con esa oportunidad! Por su bien, les aseguro que eso es lo que deben hacer No echen en saco roto mi recomendación, más les vale, tengan en cuenta y no olviden que entre mis dones de sabio, tengo la de adivino Proteo

Comentarios