Fonca, 18 años de subsidio a la creación

domingo, 7 de enero de 2007
México, D F, 7 de enero (apro)- Unos días antes de terminar su gestión, Sari Bermúdez, ahora expresidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), presentó en la megabiblioteca José Vasconcelos una memoria sobre los 18 años de existencia del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) Se trata de una lujosa edición de 329 páginas, en las que se hace un recuento numérico del organismo --cuestionado desde su creación, en 1988-- con el cual el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari dio respuesta a la iniciativa de un grupo de 27 intelectuales, encabezado por Octavio Paz, entre ellos, Alí Chumacero, Fernando Benítez, Jaime García Terrés y Elena Poniatowska, que desde 1975 propuso la idea de un Fondo de las Artes En el texto de presentación del documento, Bermúdez destaca que el Fonca "convoca democráticamente a los artistas y a sus equipos de trabajo a presentar proyectos innovadores, y asigna sus recursos de acuerdo con las decisiones de jurados integrados por miembros respetados de la sociedad, creadores especializados en las diferentes disciplinas artísticas apoyadas por el Fonca, y no por funcionarios públicos Estas características han hecho que, desde sus inicios, el Fonca represente un cambio significativo en el panorama de la política cultural del país" Atribuye a una "política de rendición de cuentas y transparencia" --ya ampliamente cuestionada por su parcialidad e ineficiencia-- la publicación de este volumen Olvidó sin embargo la exfuncionaria, que, desde la primera asignación de becas, el organismo fue puesto en entredicho No ha faltado quien vea en el financiamiento a través de becas, una forma de desactivar la crítica y de silenciar la conciencia intelectual También se le ha cuestionado que, al ofrecer becas a los artistas, atiende sustancialmente a la parte de la creación, sin promover se cierre el círculo de la puesta en el mercado de las obras producidas y el consumo por parte del público, con lo que muchas de las producciones financiadas con estos recursos, principalmente aportados por el Estado, quedan sin salir a la luz De la misma forma, sus mecanismos de entrega de becas, siempre han dejado a una parte de la comunidad artística en el descontento De hecho, cuando se dieron a conocer los primeros beneficiarios de estas becas, la revista Proceso, tituló en una nota: "Las becas del Fondo: 30 ganadores, 1,538 dolidos o resentidos" Es obvio que han sido muchos más quienes sólo han tenido la expectativa de un apoyo, que quienes realmente lo han recibido Según las cifras de la memoria, entre marzo de 1989 y diciembre de 2006, el Fonca otorgó 10 mil 274 estímulos; esto es, mil 408 millones de pesos, "directamente y sin intermediarios, a la creación artística" Y destaca, como dando respuesta a uno de los cuestionamiento hechos al organismo, que con ello "se ha convertido en uno de los pilares del quehacer artístico mexicano, apoyando la formación de una masa crítica de creadores, capaz de sostener un intenso movimiento cultural" El mismo promotor de la idea de un Fondo para las Artes, Paz, cuestionó en lo que años después se había convertido el Fonca: "El Fondo ha funcionado relativamente bien, al menos en el campo de la literatura, que es el que conozco mejor Sin embargo, se han limitado a dar becas y no han explorado otras vías para fomentar la creación artística" Y lamentó: "Se ha intentado cooptar y atraer a los jóvenes y neutralizar a los talentos independientes Practican un mecenazgo que equivale a la castración Para el burócrata, el ideal es la unanimidad, el consenso, para el verdadero intelectual el ideal, es la diversidad, el culto a la diferencia" Hacia principios del sexenio foxista, el sistema de becas volvió a ser cuestionado por un grupo de artistas e intelectuales, por no fomentar la creación de consumidores de productos culturales Pedían que el subsidio se diera mejor al público o se destinara a la infraestructura cultural, no a los creadores La llegada de una nueva administración podría ser buen pretexto para que las autoridades culturales evalúen críticamente la existencia y objetivos del organismo Aunque la designación, por parte de Sergio Vela, presidente del Conaculta, de Raúl Zorrilla como nuevo secretario ejecutivo del Fonca, en sustitución de Mario Espinosa, deja ver por principio de cuentas que no existe la intención de desaparecer al organismo

Comentarios