Nicaragua: "Redimensión" sandinista

lunes, 8 de enero de 2007
San Salvador, 8 de enero (apro) - Daniel Ortega, de 61 años, llega nuevamente al poder en Nicaragua el próximo 10 de este mes para intentar "redimensionar" al sandinismo No será fácil, pero es el propósito Nicaragua, una de las naciones más pobres de Latinoamérica, tiene grandes esperanzas, pero sobre todo expectativas de dar un vuelco e iniciar un proceso en el que cinco años de gobierno no serán suficientes para el cambio, especialmente porque casi 70% de su población es pobre Ortega, excomandante guerrillero y uno de los artífices del derrocamiento armado de la dictadura de Anastasio Somoza en 1979, vuelve a gobernar después que en 1990 fue derrotado en las urnas por Violeta Barrios de Chamorro; lo cual se repitió frente a Arnoldo Alemán (1995) y frente a Enrique Bolaños (2001) El líder del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tuvo que esperar 16 años para retornar al poder, prometiendo acabar con lo que más afecta al país: la pobreza Las elecciones, una de las más observadas del continente, le dieron una indiscutible victoria frente a la derecha catalogada de "neoliberal" ¿Reinvención? ¿Reedición? No se sabe exactamente Algunos analistas y adversarios de Ortega califican el proceso de "continuidad", porque Ortega hizo en años pasados un "pacto político" muy cuestionado con el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) ?de derecha--, liderado por el expresidente convicto por corrupción, Arnoldo Alemán, con quien se repartió el poder del sistema judicial, legislativo y electoral La anulación de ese "pacto" no ha sido aún declarada Por otra parte, para llegar al triunfo, Ortega se alió hasta con sus otrora más enconados adversarios: exsomocistas, exGuardias Nacionales (GN) de la dictadura y excontras, los que alentados, entrenados y financiados por Washington impusieron una guerra fraticida en este pequeño país centroamericano "Bueno, hay que aclarar que el sandinismo no es una corriente teórica, sino un estado de ánimo del pueblo nicaragüense, que rescata la gesta de la soberanía por la que luchó el general Augusto César Sandino Lo que hay que descifrar es si hay una reedición o una reinvención de la Revolución (1979-1990), o hay una continuidad de la historia de Nicaragua, es decir, de los pactos entre familias que controlan el poder político", comenta a Apro el politólogo Dagoberto Gutiérrez "No hay que confundir los términos En 1990 la revolución sandinista fue derrotada en las urnas; la victoria reciente de Ortega podrá ser un triunfo del candidato sandinista o la reinvención del sandinismo como proceso revolucionario Eso se verá de manera sencilla cuando Ortega defina si estará con la Casa Blanca, con la oligarquía nicaragüense o con el pueblo Hoy por hoy Ortega trata de hacer equilibrios", evalúa Gutiérrez Observadores nicaragüenses estiman, no obstante, que Nicaragua ha entrado en nuevo estadio de su proceso democrático Para formar su gabinete Ortega ha llamado a personas de diferentes sectores, incluso a algunos que no son de su entorno de confianza, como es el caso del designado a la embajada en Washington, Arturo Cruz, un reconocido sociólogo --hijo de un enemigo de Ortega en los ochenta-- y quien en las últimas elecciones había apoyado a un rival del sandinismo "Eso muestra que se están creando las posibilidades de un proyecto nuevo de nación Hay una amplitud grande, que no es táctica, dado que el mundo ha cambiado y no estamos en la era de confrontaciones bélicas como las que se impusieron durante la revolución Hay que tomar en cuenta que Nicaragua tiene sed de cambios, pero pocos recursos, y la idea es contar con todos, incluir a todos", aseguró un futuro miembro del gabinete y quien prefirió el anonimato El caudillo La victoria de Daniel Ortega, un controvertido líder popular, al que algunos califican de "caudillo autoritario", "corrupto" y "ambicioso", ha colocado al FSLN en una nueva dimensión política Existen en su seno luchas entre sectores, por un lado, que aprovecharon la revolución para enriquecerse, pero también existen quienes conservan sus "legítimas aspiraciones e ideas revolucionarias" "Con la victoria de Daniel, el sandinismo se ha redimensionado Nosotros teníamos un proyecto tras la derrota de la dictadura, que era de no alineamiento, pluralismo político y de economía mixta Todo se rompió con la guerra que nos impuso Washington", dijo a Apro el diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen) y dirigente del FSLN, Jacinto Suárez "La guerra nos truncó muchos proyectos en beneficio de la población, como fue la redistribución de las tierras a los campesinos; aun así, pese a la destrucción a que fue sometida Nicaragua y a su empobrecimiento, miles de campesinos tienen sus tierras Vamos en estos cinco años a legalizar tierras rurales y urbanas; vamos a dar créditos para que las trabajen", agregó Suárez enfatizó: "Cinco años no serán suficientes Tendremos que trabajar duro para erradicar, primero, la pobreza extrema Hemos creado una comisión nacional que se encargará de impulsar un programa nacional de alfabetización y de llevar salud a todos los rincones Esto será la prolongación del proyecto sandinista Estamos en una situación de paz y en un nuevo entorno latinoamericano, muy distinto a cuando Cuba y Nicaragua estaban solas enfrentando la agresión del entonces presidente estadunidense Ronald Reagan "Otro énfasis importante y prioritario será la transparencia y la lucha contra la corrupción No tenemos la filosofía de usar el Estado para el enriquecimiento de unos pocos sectores, como ha sido la práctica de los últimos gobiernos Muchos de los integrantes del nuevo gobierno proceden de la sociedad civil, misma que se encargará de auditar y controlar al gobierno", apuntó finalmente Suárez, un cercano colaborador de Ortega, especialmente en materia de relaciones internacionales

Comentarios