Cárcel de 3 a 41 años a cuatro militares por caso Castaños

martes, 2 de octubre de 2007
* Otros cuatro fueron absueltos; apelarán la decisión ante la CIDH Monclova, Coah , 1 de octubre (apro)- La justicia civil encontró culpables del delito de violación a cuatro de los ocho soldados inculpados por el caso Castaños, tres de los cuales fueron sentenciados a 41, 31 y 21 años de prisión y, uno más, a tres años nueve meses; este último, alcanza libertad bajo fianza El resto de los militares fue exculpado De esa forma, concluyó el primer juicio por violación encauzado por autoridades civiles contra los militares que, el 11 de julio de 2006, abusaron sexualmente de 14 bailarinas y sexoservidoras que trabajaban en centros nocturnos ubicados en la zona de tolerancia del municipio de Castaños Tal como lo adelantó la agencia Apro el pasado jueves 27 de septiembre, el juez segundo en Materia Penal, Hiradier Huerta Rodríguez, condenó a Omar Alejandro Rangel Fuentes, Juan José Gaytán Santiago, Fernando Adrián Madrid Guardiola y Angel Antonio Hernández Niño Rangel Fuentes fue sentenciado a 41 años cuatro meses de cárcel por agredir sexualmente a cinco mujeres aquella noche; Gaytán Santiago deberá compurgar 21 años de cárcel; Madrid Guardiola, fue sentenciado a 31 años dos meses de prisión por abusar de dos mujeres, y Hernández Niño fue condenado a tres años nueve meses de prisión y 20 mil 843 pesos de multa Este último sólo fue acusado de lesiones, por lo que podrá salir bajo fianza El juez Huerta Rodríguez exculpó del delito de violación al resto de los soldados debido a que las agraviadas se retractaron o no los identificaron Se trata de Norberto Francisco González, Rosendo García Jiménez, Casimiro Ortega Hernández, y Norberto González Estrada A la insólita audiencia judicial, sólo asistieron dos de las 14 mujeres agraviadas Ambas se mostraron inconformes por la sentencia absolutoria concedida a cuatro militares pues, insistieron, sí cometieron los delitos por los que fueron acusados Agregaron que no esperaban esta decisión de la justicia coahuilense, y que tampoco estaban conformes con las penas otorgadas a los soldados, mismos que dañaron sus vidas para siempre Una de las agraviadas incluso llevó a la niña que nació en febrero pasado, producto de la violación cometida por Madrid Guardiola, condenado a 31 años ocho meses: "¡Qué bueno que le dieron esa sentencia, pero merecía muchos más!, porque no le alcanzará la vida para pagar el daño que me ha hecho", sostuvo conteniendo el llanto En entrevista vía telefónica, el procurador general de Justicia, Jesús Torres Charles, informó que se apelará la sentencia, al considerar que existen elementos que el juez no tomó en consideración para emitir su fallo La abogada coadyuvante, Sandra de Luna González, coincidió con el procurador y agregó que buscarán apelar ante las instancias judiciales nacionales e internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Sostuvo que se trató de una "salida política" lo ocurrido hoy en el juzgado segundo, y además calificó de "absurda decisión del juez, que actuó de forma misógina" "Estoy tranquila", añadió, porque los cuatro militares que fueron absueltos esta tarde quedan sujetos a la justicia militar, "tan pronto como salgan de ahí (Centro de Readaptación Social para Varones) habrá personal de la Procuraduría de Justicia Militar para ser juzgados por el delito de abandono de servicio" Más tarde, el juez Huerta Rodríguez apuntó que los encausados serían conducidos al penal militar de Mazatlán, Sinaloa, de donde el 18 de agosto de 2006 fueron trasladados para iniciar el proceso judicial por el fuero común El 6 de agosto Apro publicó que las mayores dificultades para el proceso se presentaron cuando dos víctimas, Wendy y Nubia, se desistieron de sus declaraciones, y alegaron que la entonces directora del Instituto Coahuilense de las Mujeres, Guadalupe Frayre Camacho; las abogadas Sandra de Luna y Martha Castillón, del Centro de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar (Corpovvi), y Jacqueline Campbell Dávila, vocera de la diócesis de Saltillo, les pagaron para acusar a los militares Campbell Dávila interpuso una denuncia de hechos para que se investigaran los desistimientos, pero hasta el momento las autoridades no le han dado respuesta Las demás víctimas, entrevistadas por esta agencia, denunciaron que familiares de los soldados y personas de aspecto militar les habían ofrecido dinero y, posteriormente, las amenazaron para que se desistieran de sus dichos De acuerdo con el expediente judicial, Wendy y Nubia sí fueron violadas, pero su desistimiento terminó favoreciendo a los presuntos agresores Finalmente, el juez Hiradier Huerta consideró, en conferencia de prensa, que la Comisión Nacional de Derechos Humanos careció de los datos necesarios para emitir una opinión sobre el caso Dijo que los expedientes compartidos ?no su totalidad-- fueron del arranque del proceso, por lo que faltó a la CNDH actualizar su información Y este mismo lunes el juez Huerta lamentó la filtración Dijo sospechar del presidente de la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia, Ricardo Natalio Dávila Moreira, como el presunto autor de la filtración del fallo Huerta Rodríguez anunció que interpondría una denuncia al Consejo de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia del Estado, para que haga una investigación sobre el tema, pues los únicos funcionarios judiciales enterados con anticipación del sentido de la sentencia eran el magistrado presidente Gregorio Pérez Mata y Dávila Moreira

Comentarios