El Festival de San Luis Potosí (Primera de tres partes)

lunes, 29 de octubre de 2007
San Luis Potosí, SLP , 29 de octubre (apro)-El Festival Internacional de San Luis Potosí "Lila López" ha logrado convertirse en el mejor de danza del país Basta asomarse a su programación nacional e internacional, a la presencia de grandes videos de danza provenientes de la "Cinémàtheque de la Danza" de Francia y a los talleres que se impartieron del 29 de septiembre al 16 de octubre pasado, para darse cuenta que el nivel que ha adquirido podría ponerlo en los circuitos de los festivales más importantes de América Latina En la parte internacional se destacó por supuesto la presencia de Jirki Kartunnen, Louise Lrcavalier, Les Ballets Tockadero, Agente Libre y Emio Greco Jirki Kartunnen, de Finlandia, con Human Imitations, mostró el lado humorístico de los nórdicos a través del intento de un supuesto grupo de bailarines que intentan crear una puesta en escena y utilizan todos los clisés posibles para llegar al punto del fracaso total Bien hecha formalmente y sin grandes pretensiones es buen acercamiento a otra manera de trabajar y de ver el foro No obstante, frente a los otros grupos del extranjero, se quedó en el límite de lo correcto Louise Lecavalier, de Canadá, parece un ángel desprotegido y vulnerable Su pieza "Fou Glorieux", sin embargo es una propuesta que sólo una atleta de altísimo rendimiento podría hacer Encasillada durante años en una extraña bailarina andrógina de cabello blanco, en la vida real es una mujer sensible y dulce que se preocupa porque sus hijas no vean toda la basura televisiva que existe para los niños y que, sin automóvil, se transporta por Montreal en bicicleta Con la idea de no hacer más giras extensas y decidida a trabajar bajo el cobijo de la intimidad de duetos y tríos, a sus 50 años de edad parece una jovencita Por otro lado, su decidida convicción de trabajar hacia el centro de sí misma sólo baila aquello que la conmueve o que la lleva al terreno del autoconocimiento Sin concesiones y sin permitirse caer en lugares comunes de su antigua imagen, su espectáculo es de tal refinamiento que no todo el público puede gozarlo a plenitud Lo de Lecavalier tiene un formato extraordinariamente complejo que la coloca en una categoría de excepción, como lo son aquellas piezas de las artes plásticas que son enigmáticas y tal vez indescifrables, pero no por ello menos bellas De lado opuesto se encuentran Les Ballets Trockadero de Monte Carlo Archirreconocidos por su nivel técnico y por presentarse en los mejores teatros del mundo ?incluído el Bolshoi? los "Trocks" no son de Montecarlo sino de Nueva York y saltaron a la escena durante los años setenta cuando los o las Drags Queens dieron un paso hacia delante para asumir su lugar durante la llamada "revolución sexual" Y lo hicieron de la manera más digna y difícil que se pueda concebir, haciendo sátiras de los ballets clásicos y contemporáneos Toda la compañía es de varones y una buena parte de ellos interpretan los papeles femeninos Durante una rueda de prensa, los "Trocks" afirmaron: "No tratamos de convencer al público de que somos mujeres al bailar Somos hombres haciendo los roles femeninos con una técnica refinada y asumiendo que el papel de los varones debe tener siempre un entrada varonil Y si bien la mayoría somos homosexuales, ese hecho no tiene que ver con las puestas en escena No somos un show gay de ninguna manera Tampoco ponemos la agenda de la problemática gay en el escenario Simplemente explotamos los estereotipos y nos burlamos de ellos" En el grupo se encuentra el mexicano Roberto Lara, exbailarín de la Compañía Nacional de Danza del INBA De estar como uno más en México, pasó a ser un solista de enorme potencial con papeles estelares femeninos, como el de "Paquita" Con el teatro lleno a reventar de un público que incluía niños y adolescentes, la presencia de Les Ballets Trockadero fue un éxito con el público de pie y gritos Nadie cuestionó por qué en un festival de danza contemporánea se presentaba un grupo de ballet Cuando la calidad es de tal magnitud, a quién le importan ciertas sutilezas El toque final del espectáculo fue la presencia del crítico musical Lázaro Azar y su compañero Angelo vestidos, el primero como cisne negro, y el segundo como cisne blanco A una pregunta sobre su atuendo, Azar respondió: "Si los niños van al cine a ver las películas de Harry Potter con sus togas, bufandas y sombreros, por qué no puedo yo venir vestido de Odile, el cisne negro de `El Lago de los Cisnes` en una función de una compañía tan grandiosa como esta" Más de una decena de niños acosaban a Azar y a su amigo para pedirle autógrafos y tomarse fotos con él

Comentarios