Las huellas de El Tigre en México

lunes, 8 de octubre de 2007 · 01:00
México, D F, 8 de octubre (apro)- A pesar de que el presidente Felipe Calderón celebró la detención de Sandra Ávila Beltrán La Reina del Pacífico, y de su novio, Juan Diego Espinoza, El Tigre, por lo menos éste último no figuraba hasta hace poco en los registros policiales como uno de los principales capos del narcotráfico en México Sin embargo, El Tigre ya tenía camino andado en el tráfico de drogas A fines del sexenio del presidente Ernesto Zedillo, ya era el principal proveedor de droga del cartel del Milenio Por aquellos años ?1998 y 1999? los hermanos Valencia Cornelio se asociaron con Espinosa Ramírez De esa forma, el novio de Sandra Ávila logró penetrar el estado de Michoacán, a la postre uno de sus más importantes territorios Invisibles como El Tigre, a los Valencia nadie los conocía, a pesar de que introducían más de 40 toneladas de cocaína por mes a Estados Unidos Lo hacían siguiendo la misma estrategia aprendida de su proveedor, a bordo de barcos atuneros Esta forma de operar hizo que los Valencia se convirtieran en el cartel más eficiente por aquellos años, pues al mismo tiempo que movían sus cargamentos de aguacate ?el principal producto que exportaban? también introducían cocaína al mercado estadunidente Sin embargo, en el 2001 la caída de Gino Brunetti ?socio de El Tigre y, al igual que él, proveedor de varios cárteles? puso al descubierto a los Valencia Cornelio como los cabecillas del cartel más eficaz en el negocio del narcotráfico Cuando Gino Brunetti declaraba ante la SIEDO, entonces a cargo de José Luis Santiago Vasconcelos, comentó: "Hay otra organización criminal que ustedes no conocen" --¿Cuál? ?preguntaron las autoridades con curiosidad --Los Valencia --¿Quiénes son los Valencia? --Los mejores, los mejores pasadores de droga? Ante Vasconcelos, Brunetti puso en conocimiento de la PGR cómo habían crecido los jefes del cartel del Milenio y cómo introducían sus cargamentos de droga a territorio estadunidense Les dijo que utilizaban buques atuneros ?como los utilizaban Ávila Beltrán y El Tigre--, los cuales estaban equipados con radares y equipo sofisticado de comunicación para detectar cualquier embarcación, tanto de la Armada de México como del Ejército Pero lo que Brunetti no dijo, fue que los Valencia no se manejaban solos, que detrás de ellos estaba precisamente Sandra Ávila Beltrán y su pareja El Tigre, quienes por esas fechas aún no figuraban en los expedientes criminales de la PGR Larga historia Larga es la historia de Espinoza Ramírez en el mundo del tráfico de drogas: proviene, según la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), del cartel del Norte del Valle, Colombia, de donde fue enviado a México para agrupar una célula dedicada tanto a la recepción de droga como al lavado de dinero El cartel del Norte del Valle es una de las organizaciones colombianas más importantes, con amplias redes de operación en México y con clientes poderosos, como Joaquín Loera Guzmán El Chapo Diego Espinosa llegó a México con el sello de proveedor del cártel del Milenio, pero tan pronto como se relacionó con Sandra Ávila Beltrán, alcanzó su mayor etapa de esplendor, a grado tal que la averiguación previa 663/MPFFEADS/2002 ?iniciada en contra de la organización de La Reina del Pacífico? logró establecer que El Tigre movilizaba unas 30 toneladas de cocaína mensualmente hacia Estados Unidos No sólo eso: la empresa criminal disponía de una amplia red de mujeres, todas ellas presuntamente reclutadas por Ávila Beltrán, a través de la empresa de masajes y bronceado Electric Beach, quienes realizaban viajes frecuentes a Colombia y otros destinos de Sudamérica para entregar maletas de dólares que, en realidad, eran los pagos que enviaba El Tigre a sus proveedores y paisanos Sin embargo, las actividades de El Tigre comenzaron a conocerse por errores y algunas huellas que dejaron sus actividades Por ejemplo, en una ocasión, en el 2001, fue avisado por autoridades a su servicio que estaban a punto de entrar a su residencia, en Zapopan, Jalisco Tan rápido se retiró que dejó olvidado un álbum con fotografías, en las que aparece su socio, Ismael Zambada García, sus hermanos ?uno de ellos se llama Mauricio? y familiares de Sandra Ávila Beltrán De esta forma, la PGR pudo conocer que la organización de El Tigre estaba vinculada al cartel de Sinaloa, pues confirmaron que había una relación sentimental entre la llamada Reina del Pacífico y Espinosa Ramírez El Tigre saltó al negocio del tráfico de drogas a gran escala tras la caída de Alcides Ramón Magaña, El Metro ?operador del extinto Amado Carrillo Fuentes?, y de Albino Quintero Meraz, cabeza de la llamada "célula del Sureste" del cártel Sinaloa, que logró cimentarse particularmente en la Península de Yucatán Los tentáculos de El Tigre son amplios y poderosos: Como sus socios, los Beltrán Leyva, dominaba los estados de Jalisco, Colima, Sonora, Sinaloa, Quintana Roo y el Distrito Federal En esta última plaza, según datos de la SIEDO, era uno de los proveedores del llamado cartel de Neza, encabezado hasta el año 2002 por Patricia Buendía ?actualmente en prisión, conocida en el mundo del narcotráfico como Ma Baker Tras ser interrogada en la SIEDO, con voz firme y segura, Sandra Ávila dijo que es originaria de Tijuana, Baja California Expuso que tiene su domicilio particular en León, Guanajuato, aunque tiempo atrás se conoció que vivía en el lujoso fraccionamiento Puerta de Hierro, en Zapopan, Jalisco Ante la PGR dijo que se dedica a la renta de casas y a la venta de ropa Según el expediente del caso, estas actividades han servido para encubrir sus verdadero negocio: el tráfico de drogas, pues la misma indagatoria sostiene que Sandra Ávila posee más de doscientas residencias y su empresa criminal cuenta con más de 300 operadores, a través de los cuales "blanquea" las ganancias ilícitas que obtiene Actualmente libre, Mauricio Espinoza Ramírez, hermano de El Tigre, es, según el organigrama criminal, el segundo hombre en jerarquía e importancia en el cartel comandado por La Reina del Pacífico

Comentarios