Salva la Corte a Mario Marín

viernes, 30 de noviembre de 2007
* No hubo "violación grave" a las garantías de Lydia Cacho * Censura Silva Meza la decisión México, D F, 29 de noviembre (apro)- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) salvó del juicio político al gobernador de Puebla, Mario Marín, con una resolución que el ministro, Juan Silva Meza, criticó por dejar impune las violaciones a las garantías constitucionales cometidas por el mandatario estatal, en agravio de la periodista Lydia Cacho En una votación de seis a cuatro, el pleno de ministros resolvió que no hubo "violación grave" a las garantías de Cacho, por lo, argumentaron, que no se puede establecer que hubo concertación de autoridades para detener a la periodista, en represalia por la publicación de su libro Los demonios del edén Esa fue la opinión mayoritaria apoyada por los ministros Sergio Salvador Aguirre Anguiano, Margarita Luna Ramos, Mariano Azuela, Sergio Valls Hernández y Guillermo Ortiz Mayagoitia, presidente del máximo tribunal Sostuvieron que lo que existió, en todo caso, fue una violación durante el proceso judicial para detener a Cacho en Cancún, Quintana Roo, y trasladarla a Puebla, en diciembre de 2005, según matizó Sánchez Cordero Para esa mayoría, la grabación entre Marín y Kamel Nacif en la que celebran la detención de Cacho, fue sólo "una hipótesis" de trabajo y no una prueba de que Marín haya utilizado a la procuraduría y al Poder Judicial de Puebla, para acelerar la denuncia por difamación presentada por el empresario contra la periodista Con esos argumentos, echaron abajo el proyecto de resolución elaborado por el ministro Juan Silva Meza, quien responsabilizaba directamente a Mario Marín de haber concertado, en colusión con otras autoridades, la detención de Cacho De igual forma, la resolución de la Corte eliminó por completo cualquier posibilidad de promover ante el Congreso el inicio del juicio político contra el "gober precioso" Silva Meza, quien estuvo a cargo de las dos comisiones especiales creadas por la Corte para investigar el caso y que implicaba a otros 29 funcionarios de los dos estados, únicamente logró el respaldo de los ministros José Ramón Cossío, Genaro Góngora Pimentel y José de Jesús Gudiño Pelayo El voto de Sánchez Cordero hizo la diferencia Declarada promotora de la defensa de los derechos de las mujeres, la ministra abrió la puerta de la exoneración a Marín cuando dijo: "No se puede afirmar sin controversia alguna que tuvo la participación que se le imputa", aunque admitió que en el traslado de Cancún a Puebla, Cacho sufrió tortura psicológica La declaración marcó el desenlace porque, hasta ese momento, era claro que los abiertos defensores de Marín eran Aguirre Anguiano, Azuela y Valls Después se les sumaron Luna Ramos y Ortiz Mayagoitia Sobre la llamada de Marín con Nacif, el presidente de la Corte dijo que, aún cuando se considerara probada, "no surte un ponerse de acuerdo del Ejecutivo con el presidente del Tribunal Superior de Justicia, ni una orden a la procuraduría, para que actuando conjuntamente consumaran actos ilegales en contra de los derechos humanos de la periodista" Azuela dijo que el caso de Lydia Cacho no era "de gravedad especialísima" de garantías, según lo que prevé el artículo 97 de la Constitución, con base en el cual la Corte tomó el caso Con la votación perdida, Silva Meza manifestó su rechazo a la decisión de la mayoría: "Tengo la convicción de que en un estado democrático de Derecho no hay lugar para la impunidad", subrayó De esa manera, la Corte puso fin a un caso que se inició con la detención de Cacho en 2005, y que llegó al máximo tribunal a petición del Congreso de la Unión, luego de que, en febrero de 2006, se conociera la grabación entre Marín y Nacif La Corte integró dos comisiones investigadoras presididas por Silva Meza, quien en todo momento buscó el juicio político contra Marín El martes pasado, la Corte ya había perfilado su resolución, al excluir de su fallo cualquier consideración relativa a pederastia y pornografía infantil, expuestas por Cacho en el libro que desató su persecución

Comentarios