Irresponsabilidad desbordada

domingo, 4 de noviembre de 2007
Como siempre, las causas del desastre de Tabasco ?que hasta el pasado viernes había causado más de un millón de damnificados y mantenía a cientos de miles varados en medio de las aguas?, no son las lluvias torrenciales y los desbordamientos de los ríos, sino la imprevisión, la negligencia, el desvío de recursos y la corrupción de autoridades, expone la edición 1618 de Proceso El viernes 2, el diario La Jornada recordó que Pemex, en un documento entregado a la Cámara de Diputados, dijo haber entregado a los gobiernos de Roberto Madrazo y Manuel Andrade mil 970 millones de pesos, en efectivo y en especie, para realizar obras de infraestructura y de protección contra las inundaciones, para construcción de viviendas destinadas a la gente que vivía en zonas de alto riesgo "Sin embargo ?añade el diario?, la paraestatal, mediante el oficio DG/CE0071/2007, dirigido a la comisión especial que investiga los daños ecológicos causados por la petrolera, precisó que no hay evidencia de que los recursos se hayan aplicado en la entidad, que enfrenta las peores inundaciones de los pasados 50 años" Y el propio matutino documenta una serie de desvíos de recursos y alteraciones de facturas por parte de los funcionarios encargados de prevenir otro desastre como el actual Pese a las advertencias de los especialistas, los sucesivos gobiernos de Tabasco sólo han exhibido una negligencia crónica para prevenir inundaciones como la que ha devastado a la entidad Peor aún, en Villahermosa han permitido megaconstrucciones que agravan los anegamientos, y no se sabe qué destino ha tenido buena parte de las aportaciones federales y donativos dirigidos a obras de infraestructura y construcción de viviendas para la población situada en zonas de alto riesgo, publica Proceso en su número 1618

Comentarios