Otra presa para Washington

jueves, 8 de noviembre de 2007
El pasado 24 de junio, Proceso dio cuenta de la liberación del exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, luego de permanecer seis años encerrado en el penal de máxima seguridad del Altiplano, por delitos contra la salud que la PGR nunca pudo probar en el llamado maxiproceso Pero cuando Villanueva suponía que la pesadilla había terminado, las autoridades federales volvieron a arrestarlo ?fue confinado en el reclusorio Norte--, a petición de la justicia estadunidense que lo considera pieza clave para conocer los sótanos de la narcopolítica mexicana Este es el texto de ese reportaje México, DF, 7 de noviembre (apro)- Todo estaba listo en Chetumal, Quintana Roo, para la gran fiesta Apenas conocida la decisión judicial de poner en libertad a Mario Villanueva Madrid, quien durante varios años fue considerado como uno de los operadores clave del cártel de Juárez en la entidad, simpatizantes, amigos y familiares suyos comenzaron a preparar los festejos Después de seis años de encarcelamiento, El Chueco, como lo bautizaron sus presuntos cómplices, le ganó las partidas a la Procuraduría General de la República (PGR), que no pudo sostener sus acusaciones contra el exgobernador de Quintana Roo en por lo menos cuatro averiguaciones previas Con la sentencia del miércoles 20 emitida por el juez tercero de Distrito, Octavio Bolaños Valadez, se desmoronó otra parte del llamado Maxiproceso emprendido contra el cártel de Juárez El exgobernador priista fue implicado en esta trama a raíz de sus presuntos vínculos con la célula que Amado Carrillo Fuentes, "El señor de los cielos", afincó en la Península de Yucatán y que alcanzó sus momentos de mayor actividad en el sexenio de Ernesto Zedillo La mañana de ese día, momentos antes de que Bolaños Valadez dictara su sentencia, en Chetumal los familiares de Villanueva festejaban ya su liberación: Preparaban relleno negro, el platillo yucateco favorito del exgobernador, consistente en carne de pavo, un caldo aderezado con chiles quemados y habaneros, así como carne de pavo, but (albóndigas) y huevos duros El festín sería en grande En la casa familiar de Villanueva había risas, abrazos, expectación? Pero las horas pasaban y el exgobernador no abandonaba el penal del Altiplano --al que ingresó el 24 de mayo de 2001, después de casi dos años de estar prófugo--, no obstante que el juzgador ya había dictado sentencia En poco más de media hora, el juez Bolaños Valdez convirtió en historias fantásticas todas las acusaciones por narcotráfico que pesaron por más de seis años contra Mario Villanueva Atrás quedaban los señalamientos de más de 20 testigos protegidos que ante la Procuraduría General de la República (PGR) declararon contra Villanueva y que hablaron de su presunta adicción a la cocaína; de que daba órdenes para que aviones cargados con enervantes aterrizaran en el hangar del gobierno del estado; de que se entrevistaba con Alcides Ramón Magaña, "El Metro", y con Albino Quintero Meraz en hoteles de lujo de Cancún? El juzgador absolvió a quien estuvo acusado de cuatro delitos --delincuencia organizada, narcotráfico, asociación delictuosa y cohecho-- y solamente lo sentenció a seis años de prisión por lavado de dinero, aunque consideró que, por el tiempo pasado en prisión, la pena ya estaba compurgada Las horas transcurrían y la algarabía subía de tono entre los familiares de Villanueva y algunos de sus excolaboradores, quienes junto con uno que otro empresario abrigaron la esperanza de que abandonaría el penal El defensor de Villanueva, Jesús Horacio García, era un manojo de nervios --¿Qué posibilidades reales existen de que su cliente recupere la libertad? --preguntó el reportero --El juez ya lo liberó La PGR está en su derecho de apelar la decisión Hay que esperar En la PGR nadie hablaba del caso "El juez de la causa no nos ha notificado nada", respondían lacónicos a los reporteros que preguntaban sobre el asunto Cerca de las tres de la madrugada de ese miércoles, una silueta cruzó la última puerta del penal del Altiplano Era Mario Villanueva Cargando sus pocas pertenencias, con una chamarra beige puesta y visiblemente sorprendido, finalmente abandonó la prisión que dobló su egocentrismo tras seis años de encierro En la calle lo esperaban amigos, familiares y una cauda de reporteros y fotógrafos En el lugar también se encontraban estacionadas varias camionetas con vidrios polarizados En su interior, altos funcionarios de la PGR aguardaban el arribo Apenas abandonó las instalaciones de la prisión, aquellos hombres de rostro duro se le acercaron, en medio de la muchedumbre, para notificarle que estaba detenido "¡Me quieren secuestrar, me quieren secuestrar!", gritaba Villanueva, al tiempo que varias manos lo jalaban de la ropa para subirlo a una camioneta --Nos tiene que acompañar Traemos una orden de presentación --le dijeron los funcionarios de la PGR --Está bien, los acompaño --respondió Villanueva, quien ni siquiera pudo ver a sus familiares, pues abordó una de las camionetas, que arrancó a toda velocidad La escoltaban otros tres vehículos Así de fugaz fue la libertad del exmandatario estatal, quien fue remitido al Reclusorio Norte, ahora para enfrentar el juicio más difícil de su vida: el de su eventual extradición a Estados Unidos, cuyas autoridades lo requieren para juzgarlo por varios delitos, entre otros por narcotráfico y lavado de activos, según precisó el subprocurador para Asuntos Internacionales de la PGR, José Luis Santiago Vasconcelos El "yo acuso" Durante el encarcelamiento de Villanueva, su abogado, Jesús Horacio García, no pudo confirmar que su cliente estaba en la lista de personajes importantes reclamados por Estados Unidos Entrevistado por este reportero, el litigante mencionó que interpuso varios recursos de amparo en distintos juzgados En todos los casos la respuesta fue negativa Sin embargo, el subprocurador Vasconcelos dijo el jueves 21 que Estados Unidos ha solicitado la extradición de Villanueva en cuatro ocasiones y que, tras concluir su juicio en México, es el momento de proceder a su entrega, pues se le persigue por seis delitos relacionados con el tráfico de drogas y el lavado de dinero El expediente de Villanueva está radicado en una Corte de Nueva York Un año antes de finalizar su mandato como gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid ya era investigado por sus presuntos vínculos con el tráfico de drogas Diversos medios de comunicación empezaron a publicar datos acerca de sus relaciones con el cártel de Juárez, basados en reportes elaborados por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) Preocupado por los escándalos, Villanueva se dio a la tarea de confirmar o desmentir lo que sobre él se afirmaba: que servía a los intereses de la célula del cártel de Juárez en el sureste encabezada por Alcides Ramón Magaña, "El Metro", quien el martes 19 fue sentenciado a 47 años de prisión En un documento escrito en su celda, Villanueva relata que acudió con Jorge Madrazo, procurador General de la República en el sexenio zedillista, quien negó que existiera una investigación en su contra Luego, dice, visitó a Enrique Cervantes Aguirre, secretario de la Defensa Nacional, cuya respuesta también fue negativa Días después buscó a Francisco Labastida, secretario de Gobernación, quien, sostiene, negó así mismo que el Cisen hubiera filtrado documentos a la prensa sobre sus presuntos vínculos con el narcotráfico En su documento, cuya copia está en poder de Proceso, Villanueva acusa a Ernesto Zedillo de ser el artífice de las investigaciones en su contra Afirma que la causa de ello fue el haberse negado a entregar un paquete de contratos de obra pública a Rodolfo Zedillo, hermano del presidente Así lo cuenta: "Un hijo mío de nombre Carlos Mario, que era estudiante de leyes en la Ciudad de México, fue a verme para solicitarme una reunión con familiares del presidente Se trataba del hermano, Rodolfo Zedillo, el padre y un hermano de nombre Fernando Zedillo Me enteró mi hijo que trabajaba en una empresa denominada Compañía Impulsora de Servicios (CIS), cuyo director era Rodolfo (Zedillo), que lo había nombrado director de proyectos para la zona sur del país, para realizar una serie de proyectos en Quintana Roo "No estaba enterado de ello ni conocía a los familiares del presidente Mi hijo era un joven inexperto, sin la capacidad para el cargo que le asignaron, por lo que me quedó claro que lo estaban usando como gancho para enlazarse conmigo e interesarme en su propuesta Me pareció indebido su proceder, pero accedí a reunirme con ellos para conocer sus planteamientos? "El padre y el hermano del presidente actuarían como gestores directos para promover proyectos en Quintana Roo, obtendrían financiamiento y las obras se harían por empresas de su propiedad o de otros parientes y amigos de ellos Las ganancias se obtendrían por la ejecución de las obras y por comisiones tanto en la asignación como contratos a otras empresas, como la obtención de los financiamientos De las ganancias se me proporcionaría una parte "El gobierno del estado debería participar asignándoles obras de su propio presupuesto, aceptando y avalando los proyectos que ellos propusieran, y adquiriendo créditos de la Línea del Rey (financiamiento español) del Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras) y bancos privados? "Traerían un financiamiento autorizado de la Línea del Rey por aproximadamente 12 millones de dólares para iniciar de inmediato la construcción de un hospital, el cual debería estar por completo a cargo del arquitecto Luis Zedillo, tío del presidente, y el gobierno debería adquirir el crédito con cargo a la deuda pública "No pretendo justificarme calificándome como vulgarmente se dice (como) blanca paloma, pero la actitud de los familiares del presidente me pareció irresponsable y peligrosa para el mismo presidente Zedillo" Según Villanueva, supuestamente por negarse a ceder a las peticiones de los familiares del presidente, sobrevino su desgracia política Candidato a la extradición Libre de cargos en México, Villanueva ya es un candidato natural para la extradición, según confirmó el jueves 21 la PGR Tras abandonar el penal del Altiplano, contra el exgobernador se ejecutó una orden de detención provisional Su finalidad: la extradición Esta ordenanza judicial fue obsequiada a la PGR por el Juzgado Primero de Distrito de Procesos Penales Federales, con sede en el Distrito Federal Según los datos de su expediente, Mario Villanueva es requerido por la justicia de Estados Unidos, en particular por la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de Nueva York, por su probable participación en delitos por los que ya fue juzgado en México: asociación delictuosa para importar cocaína y poseer esa misma droga con fines de distribución Esos cargos se sustentan en las mismas historias que están registradas en el expediente mexicano, por el que ya fue absuelto: que Villanueva recibió de Ramón Alcides Magaña, "El Metro" --su presunto socio-- varios pagos y cohechos para descargar, trasladar, almacenar y proteger en Cancún, Quintana Roo, los cargamentos que recibía desde Colombia la organización de "El Metro" El objetivo: facilitar al cártel de Juárez el traslado de la droga por varios medios hasta Reynosa, Tamaulipas En esa ciudad, según el mismo expediente criminal, el cártel tenía el apoyo de Gilberto Salinas Doria, encargado de introducir los cargamentos a McAllen, Nueva York, Chicago y otras ciudades de Estados Unidos De acuerdo con la acusación de la Corte Federal de Distrito de Nueva York, "con ese apoyo Alcides Ramón Magaña logró que su organización pudiera transportar cientos de toneladas de cocaína colombiana, con un valor de venta de cientos de millones de dólares" Según la PGR, el apoyo de Villanueva resultó determinante para que Alcides Magaña fuera nombrado operador en jefe del cártel de Juárez en la Península de Yucatán Así mismo considera relevante la sentencia condenatoria de seis años dictada a Villanueva, pues confirma que utilizó recursos ilícitos para lavarlos en varios bancos extranjeros La dependencia indica, por ejemplo, que de septiembre de 1994 a abril de 1996, Villanueva realizó depósitos por 4 millones 700 mil dólares en Credit Suisse Estos movimientos forman parte de la causa penal 56/99 y sus acumuladas 141/99 y 81/2001 No sólo eso: de septiembre de 1995 a enero de 1996 hizo depósitos, en otra cuenta de inversión, por un total de 27 millones 800 mil pesos También realizó una operación de canje por poco más de 1 millón de dólares en Banca Serfin de Cancún El dinero fue transferido más tarde a Banca Serfin Nassau Dicho numerario --según la PGR-- fue dividido en dos partes proporcionales a nombre de las empresas Harley Limited y Kisin, Sociedad Anónima, respectivamente De acuerdo con la procuraduría, Mario Villanueva figuró como presidente de la primera compañía La DEA insiste en que Villanueva es uno de los personajes que más le interesa tener en sus manos, pues considera que conoce todo el entramado de la narcopolítica en México

Comentarios