Guajardo Anzaldúa confiaba en ganar su caso ante el TEPJF

sábado, 1 de diciembre de 2007
* El petista tamaulipeco detalló su estrategia de defensa poco antes de ser ejecutado Río Bravo, Tamps , 30 de noviembre (apro)- Unas horas antes de ser ejecutado por sicarios, el excandidato petista a esa alcadía, Juan Antonio Guajardo Anzaldúa, expresó su confianza en que lo favorecería el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) En entrevista realizada poco después de las tres de la tarde del jueves, alcanzó a detallar algunos de los puntos que aseguraba tener en su favor para comprobar que procedía la causal abstracta para declarar la nulidad de los comicios efectuados el 11 de noviembre en ese municipio Incluso durante la campaña, tanto el malogrado candidato del Partido del Trabajo como diputados y dirigentes del blanquiazul hicieron reiterados llamados al gobierno de Felipe Calderón para que el Ejército Mexicano vigilara las calles el día de las elecciones, pero sus ruegos fueron desoídos Sin embargo, Guajardo Anzaldúa fue ejecutado ayer junto con otras cinco personas, entre ellas dos agentes de la Agencia Federal de Investigación (AFI) que resguardaban su seguridad Guajardo, quien ya había sido dos veces alcalde de esa población, diputado local y dos veces diputado federal, fue baleado por un grupo de sicarios afuera de la cafetería de su propiedad, "La Rocola", ubicada en la calle principal de esta ciudad, en el crucero entre Madero y Aldama Las otras tres víctimas fueron identificadas como Luis Carlos Cott, Carlos Hugo Moncada y Enrique Gerardo Guzmán Este último también había contendido como candidato a regidor en los recientes comicios En entrevista poco antes de su violenta muerte, Guajardo Anzaldúa detalló algunos de los puntos que aseguraba tener en su favor para comprobar que procedía la causal abstracta para declarar la nulidad de los comicios en Río Bravo Dijo estar seguro que la impugnación le sería rechazada en el estatal Tribunal Electoral, "porque está totalmente al servicio del gobernador" Eugenio Hernández Flores, pero confiaba en que al llegar el recurso al TEPJF, pudieran tomarse en cuenta los elementos que denunciaba para pedir la nulidad de las elecciones La injerencia del narco Detalló las dos denuncias judiciales que se presentaron en el marco de la jornada electoral y que apuntaban a la participación del crimen organizado y de las fuerzas de seguridad pública en la contienda para favorecer a los candidatos del Revolucionario Institucional Una de las querellas la presentó él mismo y la otra la protagonizó el candidato del sol azteca a la misma alcaldía, Miguel Ángel Almaraz Maldonado La denuncia presentada por Guajardo se refiere a los hechos ocurridos el 6 de noviembre, cuando seis vehículos en los que se transportaban más de 40 pistoleros del cártel lo acorralaron a él y a gente de su campaña cuando se disponían a participar en un acto de campaña Aparentemente los pistoleros perseguían a uno de los colaboradores de la campaña del candidato para arrebatarle una cámara de video con la que los habían grabado Y llegaron hasta la Casa de la Cultura, donde Guajardo y su equipo se disponían a participar en un evento Atrincherado en el interior del edificio, Guajardo llamó desde su celular a las autoridades para denunciar los hechos En entrevista el mismo día de su ejecución, refirió que en esa ocasión los únicos que acudieron fueron los elementos del Ejército Mexicano, pues ni las fuerzas públicas municipales, ni las estatales, atendieron su denuncia A raíz de la queja que el entonces candidato a alcalde presentó, fue que se le asignó la protección por parte de cuatro elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), dos de los cuales cayeron acribillados el jueves La denuncia de Almaraz, expuso, se relaciona con la actuación que tuvo el alcalde saliente de este municipio, Juan de Dios Cavazos, quien acompañado de elementos de seguridad municipal se dedicó, el día de las votaciones, a detener e intimidar a militantes perredistas, e incluso el edil irrumpió en el domicilio de uno de ellos Guajardo mencionó que el día de las votaciones se observaron camionetas con gente del crimen organizado que estuvo intimidando a los votantes En un spot televisivo, el candidato asesinado había también expuesto la denuncia de dos menores que señalaban al chofer del candidato a alcalde del PRI, Roberto Benet, como el sujeto que les pagaba 2 mil pesos por semana para que destruyeran la propaganda de los candidatos del PT "Que si nos agarraba la maña, o cualquiera otro que nos agarrara, dijéramos que nos había mandado el PRI", decían los jóvenes ante las cámaras y luego, una voz en off, remataba: "Violencia, tablazos, balazos, eso fue lo que nos trajo el PRI a Río Bravo; ya los conoces, ya sabes de lo que son capaces, ¡dale la espalda a los delincuentes!" En la entrevista poco antes del mortal atentado, Guajardo dijo tener la certeza de que el operativo Carrusel fue modificado en Tamaulipas Recordó el escándalo que se había generado después que el Instituto Estatal Electoral pagó 9 millones de pesos más que en Michoacán por los paquetes electorales, pese a que contrataron la misma empresa "Hicieron boletas electorales de más", apuntó, "y lo que hacían el día de la votación es que en las casas amigas les daban a la gente la boleta tachada por el PRI, y no les pagaban hasta que regresaban con la boleta sin marcar que les daban en la casilla; así aseguraban el voto" Reveló que esta acción provocó que fuera inconsistente el conteo de boletas electorales en muchas casillas, y que todos esos elementos se habían incluido en la impugnación Otro de los puntos que alegaron, mencionó, fue que tanto el candidato del PRI, Roberto Benett, como el del PRD, Miguel Angel Almaraz, se sobregiraron en los gastos de campaña, que eran de 2 millones 420 mil pesos para ese municipio "Mala señal" En la votación final de Río Bravo, la coalición PRI-Nueva Alianza obtuvo 19 mil 357 votos, contra 14 mil 632 que cosechó Guajardo Guajardo dijo en esa entrevista sentirse confiando de poder sacar adelante esta impugnación, aunque calificó de "mala señal" el que el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, haya asistido al tercer informe de gobierno de Eugenio Hernández Flores, y con ello convalidado de cierta manera los resultados de una contienda electoral que se caracterizó por la inequidad y la participación de la delincuencia organizada "En años anteriores los que pagaban las campañas eran los empresarios, la gente del dinero, y eran ellos los que mandaban, pero ahora los que están pagando las elecciones son los del crimen organizado; el poder entonces no dimana del pueblo, sino de quien pone el dinero, y es por eso que el compromiso de quien gana las elecciones no es con el pueblo, sino con el narco", declaró unas horas antes de ser acribillado También mencionó que después de lo ocurrido en los comicios de Tamaulipas, cada vez se complicaba más el escenario político, y cada vez era más peligroso denunciar las condiciones en que se encontraba la entidad "Son mayores los riesgos, no hay garantías de seguridad", apuntó "No hay instituciones que te ofrezcan seguridad, antes te decían que si denunciabas estabas protegido, ahora sabes que si denuncias, te dan cuello El poder lo tienen ellos"

Comentarios