Destaca el Vaticano el culto a la Virgen de Guadalupe

jueves, 13 de diciembre de 2007
México, D F, 12 de diciembre (apro)- El Vaticano afirmó hoy que el culto a la Virgen de Guadalupe sigue siendo el "modelo de una evangelización perfectamente inculturada", ya que demuestra como la fe católica penetró hondamente entre los pueblos de América En un mensaje enviado a México, con motivo de los festejos por el 476 aniversario de las apariciones del Tepeyac, la Santa Sede agregó que la Guadalupana tiene el título de "Emperatriz de América" precisamente porque es el más claro ejemplo de la evangelización en el llamado nuevo mundo "Seamos dóciles como lo fue María de Guadalupe, señalada por Juan Pablo II como modelo de una evangelización perfectamente inculturada Ella se adapta a la mentalidad de su interlocutor, a su cultura, a su ritmo", dice el mensaje de monseñor Claudio María Celli, presidente para las Comunicaciones Sociales del Vaticano Agregó que el guadalupanismo "es gesto, forma, imagen, lenguaje-idioma Es una comunicación amorosa y llena de aceptación por el mundo del otro, a la vez que ejerce un efecto dinamizador que cambia para siempre al interlocutor" En tanto, la figura de Juan Diego --aseguró el Vaticano-- representa al "ser humano que es elevado a tener un alta tarea: ser portador de un mensaje que le supera" Representa también a "los humildes", que se comprometen "a dar lo mejor de sí mismos" Por su parte, durante su homilía de hoy, el rector de la Basílica de Guadalupe, monseñor Diego Monroy, pidió a la Virgen de Guadalupe que proteja especialmente a los migrantes mexicanos: "Mira, de manera especial a nuestros hermanos migrantes, que habiendo dejado su tierra, buscando nuevas y mejores oportunidades de vida, se han encontrado con el dolor, la soledad, la enfermedad, la discriminación y los abusos", dijo En La Villa, el multitudinario festejo convocó a unos ocho millones de peregrinos que llegaron de todos los puntos del país a visitar a la Virgen Fueron desplegados dos mil policías preventivos para controlar el flujo de fieles, lo que demostró, una vez más, que el culto guadalupano sigue vigoroso a pesar de sus cinco siglos de vida

Comentarios