Gran Bretaña: El "hombre que volvió de la muerte"

domingo, 16 de diciembre de 2007
Londres, 16 de diciembre (apro) - Cuando el 1 de diciembre anterior el británico de 57 años, John Darwin, reapareció en una comisaría del centro de Londres, después que se le declaró oficialmente muerto en 2003 en un supuesto accidente con una canoa, los detectives de Scotland Yard no imaginaban que tenían frente a sí uno de los casos más insólitos en la historia criminal de Gran Bretaña El "hombre que volvió de la muerte" reapareció sorpresivamente diciendo que sufría de amnesia, y que no recordaba absolutamente nada desde que hacía más de cinco años fueron hallados los restos de su canoa en el lago de Teeside, en el norte de Inglaterra, en el que se creyó había sido un accidente fatal El caso, que hasta ese momento no contaba con mayores problemas para el personal de criminalística de la Policía Metropolitana, tomó un giro inesperado tres días más tarde, cuando el tabloide inglés Daily Mirror, uno de los matutinos más leídos de Gran Bretaña, publicó en exclusiva en su portada una foto de Darwin y de su esposa Anne, ambos sonrientes, bronceados y disfrutando del sol panameño, en una imagen supuestamente tomada en julio de 2006 El artículo explicaba además que la pareja había cobrado un seguro de vida por la "muerte" del canotista, por un valor estimado en los 350 mil dólares, y que le había mentido a sus dos hijos, Anthony, de 29 años, y Mark, de 31, quienes seguían creyendo que su padre estaba muerto y hasta lo iban a llorar al lago de Teeside, donde suponían estaba su cuerpo La nota también detallaba que Anne Darwin había vendido la casa de siete habitaciones y una piscina que la familia poseía en Cleveland, y además había comprado una mansión en Panamá, donde planeaba vivir a escondidas con su esposo Un día después de la explosiva publicación, Darwin, que se había trasladado a su Teeside local, fue arrestado de inmediato por la policía de Cleveland, que desde 2002 estaba a cargo de investigar el supuesto accidente de canoa Allí se lo acusó formalmente por el delito de fraude, específicamente "por la ofensa de haber obtenido una transferencia de dinero ilegal a través del engaño y por haber mentido para obtener un pasaporte con nombre falso" Y quedó a disposición de la justicia Su esposa, de 55 años y con la apariencia típica de una benévola mujer madura británica, finalmente aceptó la existencia de la sorprendente coartada y decidió regresar a Gran Bretaña, donde la esperaba un grupo de 15 policías británicos para detenerla "La viuda negra", "Todo una farsa", "Canotista que vuelve de la muerte y su esposa revelan mentira", fueron algunos de los titulares que se publicaron días después de conocerse la trama La mujer quedó detenida el pasado domingo 10 de diciembre en el aeropuerto de Manchester, en el norte de Inglaterra, tras viajar desde Panamá vía Estados Unidos, y un día después fue acusada por obtener de forma deshonesta unos 330 mil dólares en 2003 por el cobro del seguro de vida de su esposo "muerto" Luego de sendos interrogatorios y de los testimonios de los esposos Darwin, Scotland Yard logró rearmar el caso paso por paso No estaba muerto? La historia se remonta a la tarde del 21 de marzo de 2002, cuando John Darwin fue declarado desaparecido luego que su esposa diera la alarma a la policía local La mujer contó que su esposo había salido por la mañana con su canoa al lago local, y desde entonces no había regresado A pesar de denodados intentos de búsqueda por parte de varios helicópteros, botes de emergencia y hasta de un buque de la Royal Navy, no se logró hallar el cuerpo del inglés El 7 de mayo de ese mismo año fueron encontrados finalmente los restos destrozados de la canoa de Darwin, que habían sido arrastrados tras una tormenta hacia la orilla del lago, ubicado a pocos kilómetros de la casa familiar El 20 de septiembre siguiente, la esposa del hombre leyó frente a las cámaras de la televisión local un emotivo comunicado en el que dijo sentirse "profundamente entristecida" por no haberse hallado el cuerpo de su marido "Necesito saber dónde está el cuerpo de John para poder seguir con mi vida", dijo la mujer, entre sollozos Sólo fue hasta el 10 de abril de 2003, es decir casi siete meses más tarde, cuando un juez de instrucción de Teeside declaró muerto a John Darwin, citando como causa de fallecimiento el haberse ahogado Desde entonces nadie sospechaba en lo más mínimo de la verdadera historia? Todo se precipitó en la mañana del pasado 1 de diciembre, cuando de forma sorprendente Darwin reapareció en una comisaría de Londres, y afirmó a los detectives no recordar nada desde entonces "Creo que soy una persona desaparecida", fue lo único que atinó a decir frente a los azorados agentes policiales británicos Su esposa fue localizada en Ciudad de Panamá, e inicialmente admitió estar "en shock" por la aparición de su esposo Pero luego fue confrontada por la foto publicada en los medios británicos donde aparece con su esposo en Panamá, en julio de 2006 La coartada En sendas entrevistas con el Daily Mirror y Daily Mail, otro de los tabloides que siguió en detalle el caso, Anne dijo que planeó junto a su esposo el complot de accidente para escapar a deudas enormes superiores el medio millón de dólares, y poder vivir así en secreto por años sin ser perseguidos Reveló que en un principio la idea había surgido como una broma, pero que con el correr de los meses tomó una forma "más real" "Durante tres años, cuando virtualmente todos nuestros allegados y seres queridos creían que John estaba desaparecido, presumiblemente muerto, él estaba conmigo en casa", declaró la mujer a los tabloides "Se que parece increíble, pero es la verdad", agregó Anne contó que junto a su esposo contaba con 12 viviendas alquiladas, pero tras la falta de inquilinos, comenzaron a acumularse las deudas por miles de dólares Su esposo le propuso entonces simular su propia muerte, y el 21 de marzo de 2002 llevó su canoa al mar y desapareció Sin embargo, la mujer dijo que en un principio creyó que su marido estaba muerto, debido a que hacía ya varias semanas desde que ambos no hablaban de los planes para desaparecer y cobrar el seguro de vida "Realmente en un principio pensé que él estaba muerto", dijo Anne, a quien ahora la policía no le cree Según la versión de la mujer, en febrero de 2003 y de forma misteriosa, el hombre regresó a su vivienda cuando sus hijos no estaban en casa Con la ayuda de su esposa, Darwin se escondió en una pequeña habitación que solían utilizar sus hijos entristecidos por su muerte, rara vez aventurándose a salir fuera Vivía prácticamente como un recluso, sin acercarse a las ventanas por miedo a ser visto Y cuando salía fuera de la casa, se cercioraba de utilizar un abrigado gorro de lana, un saco pesado que le cubría el cuerpo, un bastón y cojeaba para confundir a los vecinos Pero cansado de vivir como un "muerto", él y su mujer planearon meticulosamente abandonar Gran Bretaña y vivir en algún país con clima tropical, o playas soleadas El típico sueño de un británico promedio Fue por ese motivo y ayudado por su esposa, que solicitó a través del correo un pasaporte dando información incorrecta, y el nombre falso de "John Jones" Luego de recibir el documento, la pareja finalmente logró viajar a Chipre, en el Mediterráneo, con la esperanza de mudarse a ese país para llevar una vida secreta, pero finalmente se decidió por la ciudad de Panamá, donde les atrajo no sólo el clima tropical y las playas, sino las leyes secretas bancarias y los bajos precios de las propiedades Fue así como en abril de 2007 compraron un apartamento por 97 mil dólares con vista al mar Sin embargo, cuando John Darwin tuvo que regresar a Gran Bretaña para renovar su visa de residente en el exterior, le dijo a su esposa que reaparecería y diría a la policía que sufría de amnesia, para poder así poder contactar a sus hijos, a quienes no veía desde marzo de 2002 "No creía que iría a engañar a la policía, pero estaba harto de hacerse pasar por un hombre muerto No podía llevar más esa doble vida", dijo su esposa antes de ser detenida en Manchester En tanto, la tía de Darwin, Margaret Burns, de 80 años y asidua lectora del Daily Mirror, quedó perpleja por la inusual historia La anciana calificó el caso de "estrafalario" y agregó: "va más allá de cualquier sátira" "Si inventara algo semejante nadie me lo creería", comentó la anciana desde su casa de pensionada en el oeste de Londres Los esposos Darwin podrían ser ahora condenados a al menos 30 años en prisión por obtener dinero a través del engaño a una compañía aseguradora y por dar datos falsos para obtener un pasaporte ilegal El insólito caso, que no tiene antecedentes en la historia criminal de Gran Bretaña, generó de inmediato un gran interés en los medios de prensa escrita, noticieros y talk shows del país, y ahora varias productoras cinematográficas de Londres y Hollywood evalúan la posibilidad de llevar la truculenta historia a la pantalla grande Además, la historia de los Darwin dejó al descubierto un problema aún mayor entre la clase media británica: el de miles de familias que se están viendo cada vez más amenazadas con la bancarrota por las altas tasas de interés de las hipotecas, la falta de inquilinos dispuestos a pagar alquileres elevadísimos y una cultura de endeudamiento que podría terminar en una crisis económica, la cual ya es pronosticada por los analistas financieros para el próximo año "Si estaban mal de dinero, tendrían que haber pedido ayuda Aunque la situación de angustia los debe haber llevado a tramar semejante plan En la cárcel aprenderán", dijo categórica la octogenaria Burns (17 de diciembre de 2007)

Comentarios