La hora del socialismo

domingo, 2 de diciembre de 2007
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada en 1999 por una Asamblea Nacional Constituyente, era a juicio del presidente Hugo Chávez la mejor del mundo? hasta enero pasado, cuando lanzó la iniciativa para modificarla y hacer de Venezuela una nación socialista, publica Proceso en su número 1622 La reforma constitucional ?que este domingo 2 será sometida a un referéndum? generó un debate en el que predominaron las posiciones antagónicas en una sociedad ya de por sí marcada por la polarización política La reforma pretende abarcarlo casi todo: desde equiparar administrativamente a los recién creados consejos comunales con las alcaldías municipales y gobernaciones de los estados, hasta fijar la jornada de trabajo en seis horas diarias y organizar un sistema de seguridad social universal; desde establecer que la propiedad deje de ser un derecho, hasta otorgar a las nacientes milicias populares ?formadas por voluntarios que se reúnen cada fin de semana? el mismo rango que tienen las fuerzas armadas, las cuales hacen a un lado su carácter profesional para definirse como "un cuerpo esencialmente popular, patriótico y antiimperialista" Pero, sobre todo, la reforma pretende aumentar el poder del presidente, cuyo mandato pasaría de seis a siete años, y no habría límite en el número de reelecciones presidenciales, un caso único en América Latina, con excepción de Cuba, destaca el reportaje que aparece en la edición 1622 de Proceso

Comentarios