Depredación criminal

domingo, 23 de diciembre de 2007
Denunciados y repudiados en su propio país por la destrucción que ahí han perpetrado de los recursos naturales, los grandes hoteleros de España mantienen su carrera depredadora en México Para ellos no hay ley ni autoridad ni instancia legislativa que los detenga Así lo confirma el usufructo que hacen del patrimonio ambiental en la Riviera Maya, con el contubernio de autoridades federales y de Quintana Roo, así como de legisladores panistas y priistas CANCÚN, QR- La voracidad depredadora de los grupos hoteleros españoles asentados en Quintana Roo está aniquilando los recursos naturales del estado y, en consecuencia, el patrimonio ambiental de la nación Con todo, esta legión de empresarios, dueña de más de 28 mil cuartos de hotel en la entidad, no ha podido ser contenida por autoridades de ningún nivel ni por actores políticos Antes bien, cuenta con su apoyo Grupos ecologistas y especialistas en planeación turística denuncian que los hoteleros españoles, en su afán por enriquecerse a costa de los recursos naturales del país y de una mano de obra mexicana que explotan como si fuera esclava, pasan por encima de leyes ecológicas, de desarrollo urbano y laborales A pesar de que sus complejos turísticos enfrentan denuncias por devastar los manglares, acabar con las dunas costeras y arrasar las selvas, sus proyectos no tienen freno De acuerdo con estimaciones del gobierno estatal, para el presente año la inversión española en la Riviera Maya superará los 360 millones de dólares "No hay quien los pare", advierten Araceli Domínguez y Patricio Martin, representantes del Grupo Ecologista del Mayab (Gema) y del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), respectivamente A su vez, fundadores de Cancún como Salvador Ramos, exdirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), y Gustavo Arce, exdirigente local de la Asociación de Hoteles, coinciden en que el modelo de turismo masivo impulsado por los españoles ?denominado all inclusive (todo incluido)? no sólo provoca daños ambientales, sino que no aporta recursos al país y atenta contra las garantías laborales de los trabajadores "No son los empresarios españoles los que son lesivos, sino la forma en que se hace turismo en México; todo se justifica por la vulnerabilidad del sector Tenemos exactamente lo que nos merecemos", sostiene al respecto Marisol Vanegas Pérez, especialista en desarrollo y planeación turística e integrante del equipo que diseñó el Plan Nacional de Turismo 2007-2012 En entrevistas por separado, Domínguez y Martin concuerdan en afirmar que en México las autoridades permiten la devastación ecológica de las costas quintanarroenses, causada por la invasión de hoteles propiedad de españoles Incluso en España misma se han alzado voces contra la voracidad turístico-inmobiliaria: En septiembre pasado el Ministerio de Medio Ambiente publicó un informe, titulado Estrategia para la sostenibilidad (sic) de la costa, en el que se denuncia que ese modelo depredador acabó con la cuarta parte de los 2 mil kilómetros de playas españolas El pasado 25 de octubre, inversionistas de aquel país a quienes la Profepa les clausuró construcciones por violar la Ley General de Vida Silvestre (LGVS), aprobada el 1 de enero de este año, promovieron una reunión entre el embajador español, Carmelo Angulo, y el subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental, Mauricio Limón Aguirre El objetivo: llegar a acuerdos que permitieran continuar con sus edificaciones "Lo que no hacen en su país lo quieren hacer aquí", comenta Araceli Domínguez Y añade: "Tengo entendido que esos españoles que están incumpliendo con la legislación ambiental pedían que se modificara porque perjudicaba sus intereses" Pese a que la Ley General de Vida Silvestre prohíbe la destrucción de manglares, este ordenamiento ha sido violado por casi todos los desarrollos inmobiliarios de la franja costera De hecho, hace dos semanas se fraguaba en el Senado de la República, con el soterrado cabildeo de hoteleros españoles, la aprobación de una serie de enmiendas a la nueva Ley de Vida Silvestre y a la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente, las cuales, de acuerdo con diversos grupos ambientalistas, darían grandes ventajas a los inversionistas extranjeros en detrimento de los recursos naturales Hace una semana, la organización no gubernamental española Ecologistas en Acción denunció en Madrid que la embajada en México presiona a las autoridades de este país para que permitan a empresas peninsulares construir complejos turísticos en zonas de manglar La denuncia, publicada por el periódico Reforma el pasado jueves 20, fue realizada por el coordinador de dicha organización, Theo Oberhuber, quien puntualizó: "En este caso existe además un agravante, ya que el embajador español está participando en este tipo de presiones, prestándose a mantener reuniones y contactos en apoyo de un sector turístico concreto? pretende liberar a estos empresarios de las obligaciones legales de proteger los manglares" El proyecto de reformas a la Ley de Vida Silvestre y a la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente tiene el aval de senadores priistas y panistas En su edición del viernes 14, el periódico La Jornada aseguró que legisladores del PAN incurren en conflicto de intereses en negocios turísticos al ser empresarios o familiares de inversionistas El proyecto ?aseveró? llevaba consigna desde Los Pinos: aprobarlo a toda costa Sin embargo, el dictamen respectivo fue retirado el jueves 13 por la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, con lo que se evitó por lo pronto la aprobación de los cambios, que prevén facilidades para la construcción de zonas hoteleras incluso en áreas de manglares, lo que implicaría la destrucción de estos ecosistemas Tormenta de denuncias A finales de 2006, la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España realizó un estudio, que tituló El sector turístico en México, en el cual afirma que de 94 hoteles propiedad de españoles que operaban en México, 61 se ubicaban en Cancún y la Riviera Maya, y añade que durante 2007 se crearían otros nueve, seis de ellos en esta región "De cada cuatro hoteles en Cancún y la Riviera Maya, tres pertenecen a españoles", puntualiza Domínguez, y agrega que en los últimos cinco años estos inversionistas han edificado sus construcciones sin respetar las normas nacionales "Casi todos los hoteles de los españoles tienen sanciones administrativas, permisos ilegales e irregularidades en las autorizaciones de construcción Gran parte de las sanciones, muchas tardías, se dieron porque las organizaciones denunciamos", sostiene En 2005 el Centro Mexicano de Derecho Ambiental interpuso nueve quejas por violaciones a las normas ambientales; cuatro de ellas contra construcciones españolas De las 40 denuncias que presentó el año pasado 12 correspondieron a empresarios ibéricos En lo que va de 2007 ha interpuesto 25 quejas, siete de éstas contra inversionistas de España Patricio Martin, representante del Cemda, sostiene que en los últimos seis años los grupos ambientalistas que representa han solicitado a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que los incluya en consultas ciudadanas para inconformarse con 42 proyectos, seis de ellos españoles Precisa que de los 20 juicios de nulidad que han interpuesto contra los permisos otorgados por la dependencia, dos correspondieron a empresas de capital español, y aclara que por lo menos en 50% de los casos en que sus organizaciones presentaron recursos de inconformidad, las autoridades modificaron o cancelaron los proyectos "Puedo asegurar que en los seis años que llevo en Cancún ningún proyecto cumple con la normatividad establecida", indica En lo que respecta a la identidad de los inversionistas, Martin dice que no siempre es posible conocerla, ya que los extranjeros suelen escudarse en firmas mexicanas Comenta que para quienes violan las leyes ambientales, la multa más cara asciende a 2 millones de pesos, monto insuficiente para desincentivar a quienes las transgreden, pues por cada cuarto de hotel el empresario tiene ganancias de 30 mil a 36 mil dólares al año Como langostas La representante del Grupo Ecologista del Mayab refiere casos de construcciones irregulares impulsadas por españoles: En 1997, el Grupo Meliá pretendía construir, con permiso de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, un hotel en X?cacel, justo en la playa donde anidan las tortugas marinas Después de cuatro años de lucha, dice Araceli Domínguez, el proyecto se canceló Después, el consorcio Riu edificó un hotel en Cancún, sin contar con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) El proyecto fue defendido por Ignacio García Zalvidea, quien a la sazón era alcalde de ese municipio Poco después, Fernando, su hermano, vendió sus hoteles al grupo y se asoció con éste Al final el proyecto se terminó y la Procuraduría Federal del Medio Ambiente (Profepa) le impuso a la compañía una multa de 35 millones de dólares Otro hotel cuya construcción violó la ley es el Bahía Príncipe, de la cadena Piñero Hoteles Para edificarlo sus constructores destruyeron, además de los manglares, una de las playas más importantes de anidación de tortuga marina en Akumal, acusa Domínguez A los hoteles NH Cristal, afirma, "los tenemos demandados porque tiran aguas negras al manglar y en Puerto Morelos han cometido un ecocidio" "Son los mismos que se ?chutaron? Mallorca", dice Martin Y Domínguez asegura que los consorcios Globalia, Riu, Meliá, Barceló, Piñero Hoteles y Sunscape "tienen demandas en países como República Dominicana, Jamaica y Costa Rica, por violar normas ambientales y presionar a los gobiernos de esos países para obtener permisos de construcción" Martin cuenta que en reuniones sostenidas con empresarios españoles éstos le han solicitado que Cemda retire sus demandas "Ellos confesaron que buscan recuperar su inversión en un tiempo máximo de 10 años, y que después se irán a otro lado, como langostas, a destruir otros destinos (?) Me han dicho que esa es la nueva moda, y que Cancún y la Riviera Maya se van a acabar Esa es una dinámica que debe romperse" Gustavo Arce, exdirigente de la Asociación de Hoteles de Cancún, conviene en que los españoles son depredadores, pero, apunta, "no creo que en 10 años dejen un negocio tan jugoso como ha sido Cancún y la Riviera Maya" Explica: "Mientras los españoles tienen acceso a créditos de 2% (de interés) anual, en México tenemos tasas infames de mínimo 17% ¿Cómo no van a poner esas tarifas y ser altamente competitivos si tienen facilidades desde su país de origen?" Salvador Ramos, exdirigente de la CROC, sostiene que la desactivación del movimiento sindical ha permitido que las empresas abusen de los trabajadores que contratan "El 40% del personal que trabaja en los hoteles de españoles no recibe paga, con el pretexto de que está a prueba No hay reparto de utilidades ni aguinaldos Al país sólo le dejan los recursos que ingresan por predial, servicios y el 2% del impuesto de hospedaje" Abaratamiento Para la especialista Marisol Vanegas la laxitud jurídica con que se maneja el sector turístico en México es uno de los motivos que explican la expansión de los hoteleros españoles "Cancún ?dice? nació como un destino planificado en el que sólo se establecerían 16 mil habitaciones en construcciones que no rebasarían los cuatro niveles; pero se ha permitido que haya 30 mil cuartos en edificaciones de más de 11 niveles Ello, sin adecuar los servicios de drenaje, agua e infraestructura urbana para la población que trabaja en la zona En esto todas las autoridades tienen responsabilidad" Añade que este destino turístico "fue creado para venderse entre 80 y 90 dólares por persona por noche, precio internacional a los mayoristas, y ahora los precios están entre 40 y hasta 27 dólares con tarifa all inclusive? una ganga" El modelo español, explica, consiguió abaratar los costos en las tarifas porque, a diferencia del estadunidense, "que vende la marca de los operadores", controla todo el proceso: desde la construcción hasta la operación Para la construcción, puntualiza, los hoteleros españoles cuentan con sus propios arquitectos, controlan las agencias de viajes y hasta disponen de aviones, e incluso importan los alimentos que expenden en sus establecimientos, todo lo cual les permite abaratar costos La especialista afirma que "los empresarios españoles eliminan 20% del personal administrativo y contable, con un modelo de presupuestos en el que cada gerencia se hace cargo de su área, por lo que no hay nada que supervisar Además, los puestos ejecutivos son ocupados por extranjeros" Coincide con Salvador Ramos en que con la implantación de un modelo denominado "días económicos", los empleados mexicanos aceptan trabajar sin cobrar con tal de que la empresa no despida al personal Hay trabajadores que dejan de percibir 25% de su salario mensual, con el argumento de los empresarios de que el negocio no anda bien "Pero resulta que las ganancias están en Europa, y de esas no dan cuenta a los trabajadores Por ello no hay aguinaldos ni mucho menos utilidades" Debido a estas reducciones de costos, puntualiza Vanegas, las empresas españolas recuperan su inversión en cinco años, cuando lo normal es que, en el ramo hotelero, una compañía demore de siete a 10 años para lograr dicha recuperación En este sentido, Marisol Vanegas refiere que la llamada "sustentabilidad" en la industria turística "no es más que una inspiración; no existe, no conduce al desarrollo regional" Cuenta que en junio de 2006 acudió como representante de México al primer Encuentro Internacional de Turismo Justo realizado en Málaga, España Asegura que en la reunión, organizada por la Organización Internacional del Turismo, no hubo un solo expositor, de los 27 que participaron, que pudiera mostrar un caso de sustentabilidad en la industria turística En el caso de México, "ni siquiera se considera ese tema como eje de acción Sólo se contempla la competitividad y la diversificación Es cierto: el turismo genera 40% de las divisas (que se captan en el país)? pero esto no es México" l

Comentarios