El cine mexicano brilla por su ausencia

lunes, 24 de diciembre de 2007
El año pasado presumíamos con Babel, Children of men, Sangre y El laberinto del fauno; y nos sentíamos orgullosos y "México era la neta", y quién sabe qué más sueños guajiros Pero entonces, llegaron los Globos de oro y nada, los Goya? y nada Ninguna nominación Es decir, esto comprueba que nuestro cine posee sólo chispazos, aún no hay industria, sólo esfuerzos individuales que de pronto cristalizan los frutos de su enorme esfuerzo Bueno, Ok, en Cannes nos fue bien con Luz silenciosa, pero debido a su realización (una narrativa nada complaciente) con todo y que ha ganado en varios festivales pequeños, se ve difícil que vaya a figurar comercialmente como lo hicieron las cintas de Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu Pero, vamos, tampoco es culpa de Reygadas, simplemente su cinta es así y punto, con mucha calidad, pero destinada a una audiencia reducida Hace un par de meses, cuando se dio a conocer que su cinta era la candidata a representar a México en los Goya y en los Oscar, se hizo con mucho escándalo, como cuando México pasa al mundial, la diferencia es que Luz silenciosa apenas iba a ir a una ronda de repechaje y lo hacía con pocas probabilidades Es decir, al final fue todo un alboroto injustificado Tampoco fue culpa de la Academia, no había más candidatos, salvo la cinta de Paul Leduc, Cobrador, que ha dejado malas impresiones en la crítica extranjera Pero de ahí en fuera, ¿a quién hubieran escogido?, ¿a Malos hábitos? No, no era la opción Lo mejor de este año fue Luz silenciosa, pero no es una cinta para festivales como los mencionados con tintes comerciales, incluso, aunque Cannes lo ha tratado bien, hay que recordar que lleva tres competiciones y no ha ganado la Palma de Oro, sólo el Premio del Jurado Ojalá me equivoque y alguien en la Academia estadunidense aprecie el trabajo del director y Luz silenciosa quede nominada al Oscar, que es lo único que nos queda ¿Y El orfanato, la película de Del Toro? Pues sólo el productor es mexicano, bueno, y Edgar Vivar, pero la visión del director es española Ahí habría que sentirse orgulloso de Del Toro, pero de nueva cuenta nos encontramos con un esfuerzo individual En fin, esperemos que 2008 sea un mejor año, pero a decir verdad, aún falta mucho para que nuestra industria cinematográfica se consolide

Comentarios