Las paranoicas

lunes, 24 de diciembre de 2007
Ligia Escalante, Aleyda Gallardo y Marcela Alvarado, son las protagonistas de un divertimento escénico que, a manera de sketches, ofrece al espectador tres historias muy femeninas, cuyos personajes son Sor Juana Inés de la Cruz y Carlota de Hasburgo, tres generaciones de una familia (hija, madre y abuela) y, finalmente, la madre y la amante de un narcotraficante acompañadas por una solterona traumada Las paranoicas ofrece una visión mordaz que trastoca la realidad Se trata de tres mujeres que se ríen de ellas mismas al enfrentar circunstancias extremas que las conducen al borde de la demencia, porque sus formas de solucionar las cosas no concuerdan con lo que el mundo espera de ellas Sueño, WC y La madre del narco, son los títulos de los tres cuadros que, surgidos de la pluma de Marcela Alvarado, transitan entre la comedia y la farsa, con el humor irónico como principal ingrediente, aderezados con algunas coreografías innecesarias y no muy afortunadas de Iker Mitchel y Jorge Becerril La trilogía inicia con el encuentro delirante entre Sor Juana y Carlota, quienes como dos buenas amigas, entre poemas y alucinaciones, hablan de sus pasiones y de su vida íntima La locura a través de la cual escapan de la realidad es el hilo conductor de este hipotético encuentro que sólo es posible en el teatro? o en un manicomio, que finalmente resulta ser el escenario donde se encuentran estas dos mujeres que en realidad son un par de locas que creen ser Sor Juan y Carlota El segundo cuadro, WC, habla de las relaciones generacionales entre mujeres de una misma familia; y de las preocupaciones, prioridades, miedos y problemas existenciales de cada una de ellas, de acuerdo con el momento de la vida que les toca vivir: la hija, llena de ilusiones, estudiante universitaria y con un embarazo prematuro de su maestro de Tai Chi; la madre, divorciada y un poco amargada porque siente que se le va el camión, y la abuela chantajista y criticona a quien su hija quiere internar en el asilo Mundet Las acciones se desarrollan en el baño, donde estas mujeres se encuentran para evidenciar la herencia de vicios y virtudes familiares, mostradas de manera cómica Por último, en La madre del narco se presentan mujeres de gran fortaleza, que viven condiciones privilegiadas pero fuera de la ley Así, una madre sobre protectora y una amante indomable, viven cada instante como si fuera el último de su existencia En este cuadro la autora combina tradiciones religiosas y paganas de la sociedad mexicana con el mundo del narcotráfico Además de un divertimento que nos permite burlarnos de nosotros mismos (principalmente a las mujeres), Las paranoicas es también un delicioso ejercicio actoral en el que, a través de las caracterizaciones mencionadas, tres experimentadas actrices ofrecen lo mejor de su oficio con personajes muy diferentes unos de otros, pero todos resueltos con gran solvencia en un trabajo en el que el histrionismo de estas tres artistas es lo más destacado, bajo la dirección de Martín Álvarez Las paranoicas, reiniciará su temporada a partir de febrero de 2008 en el teatro Helénico, los jueves a las 20:30 horas

Comentarios