La reforma y Silvio Zavala

lunes, 19 de febrero de 2007
México, D F, 19 de febrero (apro)- El pasado 7 de febrero el historiador yucateco Silvio Zavala celebró 98 años de edad y aún no ha visto cumplido su reiteradamente expresado deseo de que el Paseo de la Reforma sea una especie de recorrido por la historia de México Entrevistado por esta reportera hace justo diez años, el autor de la serie de libros Servicio personal de los indios en la Nueva España, publicada en ocho tomos por El Colegio Nacional y el Colegio de México, expresó que Reforma no sólo es la principal avenida de la capital, sino también "un reflejo de la historia nacional": "La primera glorieta (en el tramo de avenida Juárez al Bosque de Chapultepec está dedicada a Cristóbal Colón) recuerda el descubrimiento colombino; la segunda, de las que tienen monumento, está dedicada a Cuauhtémoc, es decir al drama de la Conquista Después tenemos la Columna de la Independencia" Al final, dijo entonces, al pie del Castillo de Chapultepec está el monumento a los Niños Héroes, que evoca la guerra con Estados Unidos de 1847 Su propuesta, expresada también en el libro Textos en defensa del Paseo de la Reforma, editado por la Universidad Iberoamericana en 1997, ha sido retirar de la amplia avenida, comparada en alguna época con los Champs Elyseés de Francia, la fuente de la Diana Cazadora, ubicada en Río Mississippi y la palmera de la glorieta de Niza La obra de Juan Olaguíbel, cuya modelo fue la entonces adolescente Helvia Martínez Verdayes, a la postre esposa del exdirector de Petróleos Mexicanos Jorge Díaz Serrano, recién se había movido del cruce de Melchor Ocampo (Circuito Interior) y Reforma hacia la glorieta ahora conocida como La Diana, para sustituir un conjunto de cinco fuentes hechas por el arquitecto Sergio Zaldívar, que diversas versiones equiparaban con la familia del expresidente José López Portillo, aunque su autor ha negado que tuvieran ese significado Nacido en Mérida, Yucatán, el 7 de febrero de 1909, Zavala explicó que La Diana está inspirada en un tema de la mitología grecorromana, es la diosa de los cazadores, por lo cual "no tiene nada qué hacer en ese lugar que le quita al monumento de la época nacional de México", Para él lo mejor es que estuviera en el Bosque de Chapultepec Y destacó: "Cualquiera que entienda la historia y que la respete, comprenderá que una palmera y la equivocada colocación de la Diana deben histórica y cívicamente completarse con un monumento a los valores culturales" Juárez y los derechos sociales Doctor en derecho por la Universidad Central de Madrid, España, autor de El servicio personal de los indios en el Perú (1978) y El mundo americano en la época colonial, que junto con otros le valieron el título de "historiador de América", el también miembro de El Colegio Nacional delineó su propuesta: Para sustituir la palmera, pidió un monumento alusivo al periodo histórico de entre 1521 y 1821, anterior a la consumación de la Independencia Entre los temas que propuso se ubican la primera imprenta de América que comenzó a trabajar en 1539; la primera universidad de México, en 1553; o un monumento alusivo a sor Juana Inés de la Cruz, décima musa de la literatura En cuanto a la sustitución de La Diana, sugirió un monumento que se refiera a la época posterior a 1821 Incluso se había realizado ya una maqueta, dada a conocer en aquel momento en el Archivo General de la Nación Así la describió el historiador: "Tiene la efigie de Benito Juárez y alrededor de cuatro dinteles los lemas esenciales de nuestras constituciones" El impulsor de las Leyes de Reforma, por cierto, no tiene ninguna efigie en el Paseo que evoca aquel pasaje histórico de la nación, y que a sus lados muestra los bustos de los artífices del hecho histórico El primer lema, la Libertad, por la cual luchó Hidalgo, quien en 1810 proclamó que toda persona que pisara territorio mexicano era por ese hecho libre El segundo, la Federación, forma de organización política de la República conservada desde 1824 El tercero, la Constitución de 1857, sobre la cual expresó: "Leo todavía con gusto y hasta con emoción, el título de las garantías de los derechos humanos espléndidamente pensado y escrito en nuestro texto de 1857 y que todavía vivimos, es la raíz de lo que llamamos juicios de amparo" El cuarto dintel estaba dedicado a los Derechos Sociales, "porque como decía el profesor campechano Alberto Trueba Urbina, México se distingue en el siglo XX por haber elevado al rango constitucional los derechos de los trabajadores, los bienes de la Nación, la educación laica gratuita; es decir, principios de la vida social que forman parte íntima del ser histórico mexicano" Zavala emplazó en su momento a que los titulares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y aun el secretario de Gobernación y el mismo presidente de la República debían emitir su opinión Cuando lanzó su libro sobre Reforma se conmemoraban 80 años de la promulgación de la Constitución del 5 de febrero de 1917, y preguntó si no era el momento adecuado, histórica y cívicamente, para celebrar el aniversario llenando "los vacíos" históricos de las glorietas anterior y posterior a la de la Independencia Cabría preguntar si ahora que se aproximan el bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución valdría, cuando menos, que se volviese a discutir la propuesta del historiador Y si al actual gobierno de derecha le interesa recordar con sendos monumentos los pasajes por él propuestos

Comentarios