"Marine I", el naufragio humanitario

lunes, 19 de febrero de 2007
México, D F(apro)- Eran casi 400 hombres Bajaron del barco "Marine I" custodiados por la policía de Mauritania, guardafronteras españoles y miembros de la Cruz Roja Internacional y de la Media Luna Roja Los náufragos estaban deshidratados, débiles, con sarna que les carcomió la piel por la falta de higiene; presentaban vómito, diarrea y quemaduras por el sol Algunos padecían disentería y seis tuvieron que ser hospitalizados Se cree que partieron de Guinea Conakry Llevaban dos meses de viaje en altamar cuando se descompuso el motor del barco y quedaron a la deriva una semana La corriente los acercó a las costas de Senegal Un avión de reconocimiento español los vio el 30 de enero y alertó al Centro de Control Nacional de Salvamento, en Senegal Con el pretexto de falta de medios, Senegal negó ayuda al "Marine I" y solicitó al departamento de Salvamento Marítimo español se hiciera cargo del asunto, pues las pateras, cayucos y barcos con inmigrantes africanos y asiáticos, tienen como destino España La corriente acercó al "Marine I" a las costas de Mauritania, país que también se negó a recibirlo El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dio la voz de alarma sobre la catástrofe humanitaria del barco a la deriva, a tan solo 14 millas náuticas de Mauritania La Cruz Roja Internacional y la Media Luna Roja se acercaron al carguero para hacer llegar agua, fruta y galletas, mientras los diplomáticos de España y Mauritania discutían cómo deshacerse de los indocumentados La patrullera "Río Duero", de la Guardia Civil española, subió a la cubierta del "Marine I" para hacer una inspección España envió al "Luz de Mar" que remolcó al navío hasta el puerto de Nuadibú, en Mauritania; allá llegaron 60 policías españoles para ayudar a los mauritanos a identificar y repatriar a los inmigrantes Dos aviones militares y uno civil españoles se ubican en el aeropuerto de Nuadibú para enviar a los náufragos a sus lugares de origen Todos los gastos correrán por cuenta de Madrid En grupo de veinte en veinte, los tripulantes, los indocumentados, todos de sexo masculino y mayores de edad, fueron descendiendo del barco para recibir atención médica en un campamento improvisado como hospital La Cruz Roja donó a cada persona dos pares de calzoncillos, dos playeras, un pantalón, sandalias y una manta El domingo 11 de enero llegó desde las Islas Canarias un avión español con material sanitario, un hospital de campaña y medicinas para reforzar el operativo de la Cruz Roja La repatriación Después de brindar los primeros auxilios comenzaron los trámites para la identificación de los pasajeros y repatriarlos Esto resulta complicado para las autoridades, pues los migrantes se deshacen de todos sus documentos personales, precisamente para que en caso de que sean interceptados por los guardafronteras europeos, éstos no sepan a dónde enviarlos Las autoridades estiman que en el "Marine I" viajaron 372 asiáticos y subsaharianos; 305 hombres de Cachemira, y el resto, de Costa de Marfil, Birmania, Sierra Leona, Sri Lanka y Liberia Los famélicos pasajeros fueron puestos a disposición de un representante de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para tratar de "adivinar" su nacionalidad En esta labor colaboran delegaciones de Pakistán, India y Guinea Conakry, que ya trabajan de fijo en Mauritania para identificar a sus connacionales Los primeros en ser identificados procedían de la India, y el 14 de febrero fueron enviados a ese país en un avión militar español De las personas de las que no se pueda establecer su procedencia, serán enviadas a las Canarias, a un campo de refugiados, donde se les estudiará con más detenimiento; hasta el 14 de febrero había 90 hombres en esa categoría que ya fueron enviados a esas islas, donde se tramitarán sus expedientes de repatriación La estrategia de los migrantes de no revelar su procedencia causó tantos problemas a las autoridades, que se formó, desde el 2006, una comisión de especialistas para estudiar los rasgos físicos y culturales de los sin papeles A veces se cometen errores y a un deportado se le envía a un país que queda a 10 mil kilómetros de su casa La comisión En Canarias hay una comisión con 29 expertos de Portugal, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, Países Bajos y Noruega, que ya han ayudado a identificar a 19 mil indocumentados La comisión es parte de la operación Hera I, diseñada por la agencia europea de fronteras Frontex, y cuenta con un presupuesto de 370 mil euros España solicitó en mayo pasado ayuda a la Unión Europea para frenar el alud de inmigrantes en Canarias; simplemente en esas islas, de junio a septiembre del 2006, según los datos de Frontex, fueron interceptados 19 mil indocumentados No sólo se trata de averiguar el origen de un migrante para su repatriación, sino también de estudiar las rutas que siguieron y qué redes de traficantes de personas están operando y en dónde Los demógrafos obtienen también datos sobre la evolución de las migraciones africanas Toda esa información ha servido de soporte logístico para el despliegue de aviones, helicópteros y fragatas de la UE en la operación Hera II, también diseñada por Frontex Por su parte, los migrantes que vienen no sólo de Africa sino de Asia y Oceanía, se ven forzados a cambiar sus rutas y de partir de lugares cada vez más lejanos y peligrosos, sobre todo en invierno, cuando el mal tiempo puede ser fatal Aún así, tan sólo en el 2006 llegaron a Canarias más de 25 mil inmigrantes clandestinos a bordo de cayucos que partieron de Senegal, Gambia, Guinea-Bissau, Cabo Verde, Mauritania y Marruecos Fueron verdaderas Babeles flotantes, pues sus pasajeros procedían de decenas de países de Asia, de África y de Oceanía Son muy pocas las organizaciones humanitarias españolas, como SOS Racismo, que muestran piedad hacia los migrantes, y le recuerdan al gobierno español que tiene un compromiso firmado con la Convención de Ginebra, y que no debe olvidar el derecho de asilo Las leyes internacionales prohíben mandar de regreso a una persona, a un país en guerra o donde su vida corra peligro Los pasajeros del "Marine I" vienen precisamente de países en guerra, como Sierra Leona, Liberia o Costa de Marfil, Sri Lanka y Afganistán Otros vienen de lugares donde hay guerra civil o dictaduras militares El "Marine I" partió de Guinea Conakry, que sufre una dictadura fruto de un golpe de Estado La cancillería española hizo gestiones con Cabo Verde para que reciba a los migrantes de Guinea y todos los indocumentados oriundos de países al sur del Sahara La otra cara de Rodríguez Zapatero Diversas organizaciones humanitarias denunciaron la actuación del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que no dio oportunidad a nadie de solicitar asilo político, que es un derecho inalienable Y justo el viernes 16, el gobierno español aprobó --mediante real decreto--, la concesión a Mauritania de una ayuda extraordinaria de 655 mil euros para "reforzar sus fronteras y luchar más eficazmente contra la inmigración ilegal" Las críticas apuntan a que España extiende sus fronteras miles de kilómetros al sur, hasta Mauritania, y despliega una política de extraterritorialidad Desde Mauritania operaron los agentes migratorios españoles y desde allá deportan a quienes tengan intención de acercarse a España Por ello SOS Racismo acusó a Madrid de ser "responsable de miles y miles de muertes que se producen como consecuencia directa de sus políticas de inmigración", y remarcó que "la única preocupación del gobierno español es despreocuparse, no asumir ni el auxilio ni la protección de los inmigrantes" Por su parte, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) reclamó el derecho de asilo para aquellos inmigrantes del "Marine I" que lo soliciten También exigió al gobierno español una explicación del pago de 650 mil euros a Mauritania a cambio del desembarco de los inmigrantes: "Creemos que España tiene corresponsabilidad si no se defienden los derechos de refugiados e inmigrantes, y se les repatría a sus países de origen, cuando es conocido que en alguno se violan los derechos humanos Sería una violación de la Convención de Ginebra de 1951, que España ha firmado" Al tiempo que se atendía los tripulantes del "Marine I", un cayuco con 43 subsaharianos llegó a las costas de Tenerife el martes 13 de febrero En la playa, los turistas les brindaron los primeros auxilios(19 de febrero de 2007)

Comentarios