Protección del Patrimonio Paleontológico en Coahuila

lunes, 5 de febrero de 2007
México, D F, 5 de febrero (apro)- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a conocer recientemente un Programa de Protección Técnica y Legal del Patrimonio Paleontológico en el estado de Coahuila, uno de los más ricos en estos materiales en el país, donde se han encontrado restos de dinosaurios y otros organismos de la era Cretácica y del Pleistoceno La información cita datos de Felisa Aguilar Arellano, especialista del Centro INAH-Coahuila, quien explica que cerca del 65% del territorio coahuilense tiene depósitos fósiles La mitad de ellos, detalla, corresponden a especimenes del cretácico, esto es de entre 135 y 65 millones de años de antigüedad, entre ellos dinosaurios, organismos y reptiles marinos La otra mitad pertenece al pleistoceno, que va de 5 a 2 millones de años, y que fue habitada por mamuts, camellos, perezosos gigantes, antílopes y bisontes La información llama la atención sobre la riqueza de los materiales, que ha motivado la afición por la paleontología y la creación de colecciones particulares "compuestas hasta en un 90% de este tipo de vestigios", lo cual --señala el instituto-- ha propiciado el saqueo El programa tiene entre sus propósitos, además de la investigación, salvamento, protección y conservación de los restos fósiles, la "sensibilización de la gente para despertar su confianza y propiciar su colaboración para integrar un Registro de Colecciones Particulares" Se pretende con ello también que la gente informe al instituto sobre hallazgos fortuitos Sin embargo, éste reconoce que la tarea de concienciación es paulatina y hasta ahora sólo se han tenido sólo tres avisos, dos de ellos sobre restos de dinosaurios Sin embargo, el Centro INAH únicamente los dictaminó y dejó in situ, debido a que "sólo se hace salvamento en caso de que corran peligro de perderse los vestigios", lo cual debe desalentar mucho a quienes hacen los avisos Donde sí se extrajo el material, fue en el caso de un colmillo de mamut de aproximadamente metro y medio de longitud y 25 centímetros de diámetro, hallado en 2006 en la localidad de Candela, pues se encontraba en las paredes de un arroyo y, debido a las lluvias, corría el riesgo de destrucción Sin duda el INAH cuenta con muchos más recursos para la protección de ese patrimonio que un programa de "concienciación" de la sociedad, pues la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos obliga a las instituciones correspondientes al registro de las colecciones privadas La ley no prohíbe que los materiales fósiles estén en manos de particulares, pero éstos deben registrar sus colecciones ante el INAH Sin embargo, la ley de monumentos apenas y se ocupa de los restos fósiles Aunque desde 1985 un grupo de paleontólogos propuso al entonces presidente Miguel de la Madrid, se creara una ley de protección y regulación del patrimonio paleontológico, lo único alcanzado fue adicionar al año siguiente el artículo 28 de la ley federal de monumentos, que quedó así: "Artículo 28 bis Para los efectos de esta ley y de su reglamento, las disposiciones sobre monumentos y zonas arqueológicos serán aplicables a los vestigios o restos fósiles de seres orgánicos que habitaron el territorio nacional en épocas pretéritas y cuya investigación, conservación, restauración, recuperación o utilización revistan interés paleontológico, circunstancia que deberá consignarse en al respectiva declaratoria que expedirá el presidente de la República" Hace ya casi diez años, el ingeniero Joaquín García Bárcena, a la sazón presidente del Consejo Nacional de Paleontología e investigador del INAH, explicó a esta reportera que el problema de ese añadido a la ley es que sólo se prevé proteger aquello que tenga una declaratoria presidencial y "eso ha hecho prácticamente imposible aplicar la ley" Hay otros problemas, incluidos la definición de lo que se consideraría patrimonio paleontológico, pues a decir de García Bárcena incluiría lo mismo al petróleo que a los restos de animales y plantas como a las evidencias de su existencia como huellas y madrigueras, lo cual hace también inmanejable el artículo Por ello, desde instituciones --como el Instituto de Geología de la UNAM-- se ha pugnado hace tiempo por la creación de una ley que defina exactamente lo que se debe proteger y cómo, pero hasta el momento persiste sólo el añadido de la ley de monumentos

Comentarios